Aprende a terminar tu relación sin arrepentimientos

Una autora española hace un llamado a las mujeres a tomar el toro por las astas y cortar definitivamente con esos amores tóxicos y sin futuro.

09 de Diciembre de 2011 | 15:18 | Emol
Hay veces en que las señales no pueden estar más claras. Aún sientes mucho cariño por él, y hasta te atrae casi como antes, pero ya no lo soportas y estás cansada de hacer como que no pasara nada, cuando lo único que quieres es que pronto se acabe la relación. Pero el temor a ser la mala de la película te frena a tomar una decisión.

Terminar una relación no es fácil para muchas. Si bien hay quienes cortan con alguien y dan vuelta la página como si efectivamente su vida fuera un libro, hay otras personas a quienes les pesa herir a su pareja, y prefieren aguantar en un noviazgo poco alentador.

Asimismo, hay otro tipo de gente cuyos frenos no son más que el temor a verse en un mes más echando de menos a su ex, y arrepintiéndose de haber cortado una relación que aunque no era la ideal, era algo seguro... Como si ese pájaro valiera más que los cien volando, sobre todo, cuando las prioridades son llegar en el corto plazo al altar.

A ellas, la periodista y escritora española, Alicia Misrahi les recuerda: “Desde Estados Unidos nos bombardean con películas en las que las mujeres buscan desesperadamente conseguir al hombre de sus sueños, convertirlo en el marido ideal y celebrar una gran boda en la que poder lucir como una auténtica reina Barbie”, pero se puede terminar divorciada y con un proyecto de familia disuelto, si esa es la única meta. Sobre todo, si se toma en cuenta solo el apuro por casarse, antes que los pro y contra de la congenialidad de su carácter y el tuyo.

Así que si todas las señales y estrellas te están mostrando que él no es el hombre de tu vida -y ya ni siquiera vale la relación como para algo pasajero-, Misrahi entregó una serie de consejos para saber terminar una relación, en su libro  “Sé mala” (Editorial Océano).

“Una relación tóxica se caracteriza por estar profundamente desequilibrada; bien porque uno da mucho más que el otro, o bien porque uno de los dos presenta problemas de comportamiento”, explica la autora.

Pero cuando hace un llamado con el título de su libro a ser “malas” se refiere a no ser una mujer que se deje atropellar, sino una que sabe perfectamente qué quiere en la vida, y, claramente, qué quiere en el amor.

A las mujeres “malas” “no les importa admitir que se han equivocado, ni ante ellas mismas ni ante los que las rodean. Aprenden de sus errores y les intentan poner remedio. Saben cuándo deben decir adiós; no están dispuestas a convertirse en víctimas. No son orgullosas, piden ayuda cuando la necesitan. Y, sobre todo: saben marcharse y emprender una nueva vida. Aunque les duela...”, señala Misrahi.

Y para tener más clara la película y darse cuenta cuándo se está frente a una relación que no llegará a buen puerto, enumera una serie de situaciones que son a su entender, claras señales de alarma.

Te ridiculiza, no te deja ver a tus amigos o familia, se queja de lo que haces continuamente, minimiza tus logros; te cuenta sus problemas, pero a la hora de escuchar los tuyos, no te presta atención; se enfurece por tonteras, siempre eres tú la que cede, te hiere, insulta o te hace sentir culpable y te presiona para que cambies, son solo algunas de ellas.

Demás está decir que cualquier signo de violencia es una razón de peso para terminar y no merece mayor análisis.

Pero en cuanto a las situaciones antes mencionadas, que te pueden tener indecisa, se debe intentar ver el panorama completo y evaluar si el conjunto de lo bueno y lo malo los está haciendo a ambos felices. En el caso de que sepas que debes terminar y no te atreves, Misrahi aconseja:

1.- Escoge un buen momento. Que no esté nervioso por algún problema personal por el que esté pasando.
2.- Habla con él a solas. “Evita los lugares públicos, a no ser que temas por tu seguridad”.
3.- No esperes a que la relación esté completamente deteriorada.
4.- “Escucha lo que tenga que decir, pero que no pese en tu decisión”.
5.- No te distraigas en discusiones. El objetivo final es terminar.
6.- “No alces la voz ni hables demasiado rápido o parecerá que solo tienes una rabieta. Respira hondo y habla con voz clara y pausadamente”.

“No cambies de opinión por mucho que él diga y prometa”, comenta la autora. Seguramente, si ya has llegado a estas alturas es porque le diste una segunda, tercera y cuarta oportunidad.

Tampoco se trata de humillarlo, acusándolo de que por él todo fracasó. Por eso, Misrahi recomienda que, cuando los motivos del quiebre sean humillantes para él (inmadures, ser hijito de su mamá, celópata, etc.), se debe buscar una razón más o menos neutra que no lo exponga tan cruelmente.  Paras eso, las películas nos han aportado grandes frases del estilo “no eres tú, soy yo” o “creo que no vamos por el mismo camino”.

“No es el momento de hacerle razonar (...) sino de salvar el pellejo. (...) Seguramente él intentará provocarte, pero lo que tienes que hacer es no entrar al trapo, conservar la calma y salir de la relación lo más tranquilamente posible”.

Por último, si en algún momento sientes que te estás arrepintiendo de tu decisión, “piensa en el peor momento que pasaste con él”, dice la española.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores