EMOLTV

Misogi, el ritual japonés que purifica la mente, el cuerpo y el espíritu

Es un antiguo rito de monjes y samuráis que se hace con agua fría y sirve para mejorar el organismo. En Chile también se practica mediante visualizaciones.

03 de Agosto de 2012 | 15:39 | Emol
imagen

¿Se bañaría en pleno invierno bajo una cascada de agua pura para purificarse? Los japoneses lo hacen. ¿El motivo? Misogi, un antiguo ritual sintoísta que es el más importante de esta religión.


El shinto, como también se le nombra a este culto, tiene la particularidad de no tener un fundador especial, sino que más bien son muchas las personas han contribuido a la evolución de la fe. Aunque dicen que su creador es la propia naturaleza. No hay doctrinas, mandamientos, ni ídolos u organización, solo adoración a los espíritus de la naturaleza, del cielo y la tierra.


Para ello cuentan con una serie de prácticas y rituales que se han pasado de generación en generación, donde el Misogi tiene un destacado lugar por el uso del elemento agua, que los vincula a los orígenes míticos del Japón, donde fue utilizado por monjes y guerreros para purificar la mente, el cuerpo, y el espíritu.


El rito se realiza en cualquier hora del día, en cascadas sagradas, ríos o lagos e incluso, los japoneses hacen masivas o individuales procesiones para ir a estos lugares. Cualquier hora del día o la noche es buen momento para hacer la conexión y mejorar el metabolismo, aunque el amanecer y el anochecer son las horas más recomendadas.


“Con Misogi se produce una eliminación de todos los obstáculos, una separación del desorden, una abstención de pensamientos negativos, un estado radiante de pureza sin adornos. Es una limpieza interna del subconsciente”, explica Genaro Cotta, psicólogo y director de Misogi, salud mental y física.


Es que el ritual es más que remojo en agua, dice, es una purificación que lleva a un estado de excelsa virtud, un medio ambiente sin mácula. “En el Misogi uno retorna al principio de todo, donde no existen diferencias entre uno mismo y el universo”, acota.


La idea es sencillamente entrar en armonía con las leyes naturales más allá del plano intelectual y físico, y “encontrar la fuerza interior a través de la respiración (kokyu) y los sonidos que vibran desde el abdomen o Hara, que se conocen como Kotodama, el agua (Mizu) y el fuego (Ho)”, señalan Cotta.


Para potenciar la unión con la naturaleza, los sintoístas realizan oraciones a sus deidades y respiraciones profundas para calentar el cuerpo.

Un ritual especial

El Misogi es conocido por los estudiantes de artes marciales, específicamente, en las escuelas de aikido, que lo utilizan para preparar la mente para la formación y para aprender a desarrollar su centro. Para hacerlo es habitual ayunar antes del ritual o realizar actividad física.


Sin embargo, en el país la práctica se remite más a una meditación que provoca similares resultados, según cuenta Genaro Cotta, la que también ayuda a perfeccionar el carácter, generando amor y respeto por la naturaleza y las leyes naturales. Algo parecido al Misogi no Suzu, que se hace con campanas y mantras que llaman a los espíritus del cielo y la tierra.


“Nosotros hemos incorporado la filosofía Misogi a nuestras terapias y también efectuamos meditaciones que mantienen el propósito de purificación del cuerpo y la mente”, afirma.


El ritual lo hacen de pié, flectando levemente las rodillas para fijar el peso del cuerpo. Después se agachan para con las palmas recoger agua pura y cristalina que se llevas al cielo y se vierte sobre el cuerpo. “Coordinas tu respiración con el movimiento, inspiro al tomar el agua, la mantengo al llevarla al cielo y exhalo al dejar caer el agua en el cuerpo”, detalla el director de Misogi en Chile.


Con el transcurso de los movimientos, añade, se siente que el agua va purificando y las personas se conectan con el aire, la tierra y el entorno. La idea es realizar el Misogi al principio de la jornada y al finalizarla, durante 2 minutos y hasta 1 hora.


“Lo importante es la constancia, como en cualquier practica meditativa, la visualización y sentir las sensaciones corporales que provoca el agua fría en tu cuerpo”, aconseja el psicólogo.


Además, cuenta que con su práctica se van eliminando obstáculos. “Es algo que sucede, ya que al purificar el cuerpo y la mente, en el camino se van expulsando las dificultades materiales y pensamientos negativos que impiden la fusión con el universo. Pero no es el propósito sino que se va dando solo”, señala.


Es que la intención del Misogi es un llamado a ser consciente en las acciones normales de la vida cotidiana, manteniendo un estado de alerta y un enfoque de auto-perfeccionamiento, para lograr esa armonía que se da en la naturaleza.

Sus beneficios

Como es una meditación y un rito que conecta con la naturaleza, su mayor bien es espiritual. Ayuda, especialmente a vencer miedos cuando se usa el agua fría.


En el cuerpo, mejora el sistema digestivo, aumenta las defensas del organismo y la producción de glóbulos blancos. Tonifica los músculos, al aumentar la circulación sanguínea y se dice que sirve para enfrentar de mejor forma enfermedades como asma, gripe y resfríos.


Como recomendaciones que entregan los ritualistas, se lee en la web www.eldespertarinterno.es que se debe hacer en ayuna o 2 a 3 horas después de ingerir alimentos; después del contacto con el agua fría, hacer algún tipo de meditación o ejercicio que caliente el cuerpo, o simplemente, darse un ducha con agua caliente y comer sólo una hora y media a dos horas luego del Misogi. “No bebas ni comas nada frío. La comida debe de ser una comida ligera. Si por una de ellas incumples esto el estómago puede llegar a resentirse ya que todavía no está preparado para recibir un atracón de alimentos”.


La práctica del ritual japonés no es recomendada para personas que sufran de epilepsia o problemas de corazón y se insiste, que sea realizado acompañado de personas con experiencia para un mejor entendimiento de lo que se hace y no quede solo en una exposición al agua helada.


EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?