¿Sufres con los vellos de tu rostro? Aquí las alternativas que tienes para eliminarlos

Hay diversos métodos, unos más rápidos, otros más duraderos y algunos diferentes, como la depilación con hilos.

18 de Junio de 2013 | 08:00 | Por M. Francisca Prieto, Emol
Mariola Guerrero, LUN
El rostro es un área complicada para muchas mujeres, sobre todo para aquellas que tienen la mala suerte de tener demasiados pelos. Por lo general, se trata de una situación que provoca incomodidad y hasta vergüenza, aunque existen algunas excepciones como Mariam, quien cansada de vivir preocupada del vello que crecía en su mentón, decidió dejarlo crecer y ahora luce una barba.

Sin embargo, el caso de la mujer alemana es bastante particular y lo cierto es que la mayoría de las mujeres detestan los pelos que les salen en la cara, por lo que hacen de todo para deshacerse de ellos. Algunas evitan sacarlos y optan por decolorarlos utilizando algún producto que contenga peróxido o recurriendo al agua oxigenada.

Y aunque la decoloración es una alternativa barata y rápida, la verdad es que no pone fin al problema, ya que los vellos siguen estando ahí. Además, los productos que se utilizan en el proceso son irritantes, por lo que pueden afectar a quienes tienen la piel sensible.

Si es tu caso, entonces la siguiente alternativa que tienes para elegir son los métodos que cortan el pelo a ras de piel, es decir, las cremas depilatorias y las hojas de afeitar. Las primeras son muy fáciles y rápidas de usar, pero su lado negativo es que también pueden provocar alergias y que la duración de sus resultados es breve, ya que el vello no se saca desde la raíz.

Algo similar a lo que ocurre con las hojas de afeitar, aunque a éstas hay que agregarles considerables inconvenientes, como que pueden producir cortes e infecciones, ya que los pelos tienden a incrustarse más fácilmente. Asimismo, es posible que tras el afeitado, los vellos crezcan más gruesos, lo que claramente se aleja del objetivo que se busca.

Desde la raíz

La opción que sigue en la lista, serían las tradicionales pinzas. De hecho, durante más de dos décadas esta herramienta fue la aliada de Mariam en el combate de su vello facial, hasta que se aburrió de tener que dedicar diariamente varios minutos de su tiempo al proceso de retirar los pelos uno por uno.

Por esto, este método es recomendable para aquellas zonas donde no crecen muchos vellos -las cejas, por ejemplo-, pero si quieres usarlo para lugares en que el crecimiento es más profuso (patillas, bozo o incluso mentón), tendrás que pasar mucho tiempo con las pinzas en la mano, sin contar con que además de seguro te dolerá.

La ventaja de las pinzas es que sacan los pelos desde la raíz, por lo que éstos se demoran más tiempo en crecer. Pero, a la vez, los tirones provocan irritación y pueden hacer que los vellos terminen encarnándose.

Otra alternativa que saca los vellos de raíz es la famosa cera, ya sea aplicándola de la manera tradicional con una espátula de madera o bien en roll on. La ventaja de este sistema es que los pelos no crecen tan rápido e incluso comienzan a debilitarse si se realiza en forma repetida. Sin embargo, el problema es que debe hacerse con precaución, ya que la cera puede quemar la piel.

Además, es posible que los vellos se encarnen y que se produzcan irritaciones, así como también que los lugares donde se aplique la cera comiencen poco a poco a oscurecerse.

Si quiere probar un método diferente y que también extrae los pelos desde la raíz, puedes recurrir a la depilación con hilos. Paola Michea  aprendió la técnica en Canadá -aunque es originaria de India y el Medio Oriente- y ahora la realiza en Chile. "Es cien por ciento natural, así que es muy bueno (…) Sirve para todo el rostro: cuello, patillas, perfilado de cejas", dice.

Para este sistema se utiliza un hilo de algodón que se hace girar sobre la piel para que vaya sacando los vellos y, a la vez, debilitándolos, ya que los extrae de lado y no de frente como lo hacen las pinzas. De esta manera, el pelo nuevo se demora más tiempo en aparecer.

La depilación con hilos permite deshacerse hasta de los pelos más pequeños, aunque para algunas el proceso puede resultar algo molesto. "Produce un poco de dolor, ya que el hilo al arrancar el vello pincha el músculo. Pero no es nada tortuoso y también depende de la sensibilidad de quien se lo haga", sostiene Michea.

Respecto al tiempo que demora el procedimiento, la especialista dice que el perfilado de cejas se realiza en 20 minutos, en tanto que la cara completa puede tardar entre 30 minutos y una hora, dependiendo del tamaño del rostro, la cantidad de vello que haya y también el grosor de éste.

Según Michea, la depilación con hilos es un método muy sano para la piel, ya que trabaja la musculatura, oxigena la sangre y hace un suave peeling. Sin embargo, no puede realizarse en personas que tienen demasiado acné, en tanto que en las mujeres embarazadas es importante ir verificando la tolerancia que tengan al pequeño dolor que produce el arranque de los pelos.

De larga duración o prolongada

Es importante tener claro que la depilación definitiva no existe y que lo más cercano a ella es la denominada "de larga duración o prolongada" que se logra con dos técnicas: el láser y la luz pulsada intensa (IPL).
En el clínica estética Inspira realizan la depilación con láser diodo, el cual trabaja en forma de barrido y, además, posee una tecnología de enfriamiento, lo cual protege la piel de posibles quemaduras.

"Acá vienen mujeres de un amplio rango de edad, incluso niñas muy jóvenes", cuenta Claudia Montejo, dueña del recinto, quien agrega que el tratamiento puede hacerse hasta poco después de la menopausia, ya que cuando el vello pierde su color, el láser deja de ser efectivo.

Respecto a las zonas del rostro donde más se hace, Montejo sostiene que las que llevan la delantera son las del bozo (bigote) y mentón. "Pero también se pide en las patillas, las mejillas, la frente y el entrecejo", explica.

El láser permite deshacerse de entre un 60 y un 80% de los vellos de la zona tratada, en tratamientos que por lo general se extienden por 10 sesiones, espaciadas por entre un mes y medio y dos meses. Además, se recomienda una mantención de una o dos veces al año, para que aquellos pelos que vuelven a salir no sean retirados con otro sistema y se vuelva a iniciar el ciclo de crecimiento.

Aunque el láser incluso a veces es recomendado por dermatólogos para personas en tratamiento de acné, esta tecnología no debe utilizarse en quienes tienen tatuajes en el rostro, pacientes con diagnóstico de cáncer o embarazadas. Asimismo, quien se lo realice debe tener la precaución de utilizar filtro UV después de cada sesión y no tomar sol durante los tres días posteriores a ella.

La tecnología IPL, en tanto, trabaja de manera muy similar al láser, es decir, destruye la melanina que está ubicada en el folículo piloso, y se diferencia de éste en que el espacio que abarca es mayor, ya que la luz no sólo sale por un punto, sino que es como una especie de flash fotográfico.

La depilación con Luz Pulsada Intensa se puede realizar en centros profesionales, pero también en casa con equipos especialmente diseñados para el uso en el hogar. En 2012 Philips y Remington ingresaron a este mercado con Lumea e I-Light, respectivamente, y este año se les sumaron Braun y Bellisima. Sin embargo, sólo dos de estas depiladoras sirven para la zona del rostro.

La primera es la Venus Naked Skin de Braun, la cual puede ser utilizada en la cara, pero sólo por mujeres, ya que el vello de los hombres es demasiado grueso. Para que el tratamiento sea totalmente seguro, este equipo posee un sensor que selecciona la potencia más adecuada para cada tipo de piel. Asimismo, trae un instructivo específico para la depilación de la zona del rostro.

No obstante, antes de utilizarla se recomienda hacer una prueba en un área pequeña de la cara y esperar 48 horas para ver si hay alguna reacción.

La otra depiladora que puede ser utilizada en el rostro es la Lumea Precision Plus, una versión mejorada de la lanzada el año pasado, ya que ahora incluye un accesorio de 2 cm2 con filtro de luz adicional  para la zona de la cara, la cual se puede depilar en tan sólo un minuto.

"Se puede usar en patillas, en el mentón y en el labio superior. No se puede usar en ningún área que sea cercana a los ojos, por ejemplo en las cejas", explica Maricarmen Cañas, marketing manager de Philips. No pueden utilizarla mujeres con piel demasiado oscura o cabellos muy claros (rubios, canos o grises). Además, se aconseja como método de depilación desde los 15 años en adelante.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores