Michael Furmanski: Comida con bichos e insectos

03 de Abril de 2015 | 09:53 | Por Michael Furmanski
¿Le apetecen los escorpiones, larvas, escarabajos, gusanos o saltamontes? Muy por el contrario de lo que se piensa, no es una rareza ni mucho menos una enfermedad.

La ingesta de insectos y bichos ha estado presente en la dieta del mundo desde que el hombre habitaba en las cavernas.

Parte de la cultura de civilizaciones antiguas o tan sólo un fragmento de la dieta de países que podrían sonarnos menos exóticos, la verdad es que los insectos no son un capricho y pueden llegar a contener tantos nutrientes como el vacuno o guiso de verduras y carne de un hogar típico chileno.

A pesar de haber registros de ingesta de insectos, en la actualidad se estima que cerca de 2,5 billones de habitantes de Asia, África y América los consideran dentro de su dieta frecuente ya que, se estima, por ejemplo 100 grs. de vacuno aportan entre 54 a 57% de proteínas, mientras que 100 grs. de saltamontes, entre el 67 y 72%.

Los datos son elocuentes: de cada 10 animales que hay en la tierra, 8 son insectos. Y su aporte nutricional es notable ya que son una buena fuente de sales minerales, vitamina B y magnesio, entre otros. Y, por si fuera poco, en su estado larval, los insectos son una fuente de calorías de gran calidad gracias a su formación en ácidos grasos poli insaturados, que no son dañinos para el hombre.

En nuestro continente la cosa no anda tan lejos ya que México, Colombia y Uruguay son, en la región, los principales proveedores de tipos de insectos comestibles.

Por todas estas razones, se está transformando en una tendencia creciente hacia latitudes donde no se acostumbraba. Y es que la misma FAO ha recomendado entrar a considerarlos debido a que la comida no será suficiente para alimentar a todos en el futuro: el 2050 habrán en el mundo 2.000 millones de personas más que hoy por lo que el hambre es inminente.

Las razones de la FAO las hemos descrito: los insectos son una excelente fuente de alimentos –además de abundante y económica- y además que al ritmo de consumo y crecimiento poblacional actual llevará a la extinción de la mayoría de los animales cuadrúpedos “comestibles”, sin contar con el arrase de los mares.

Para comenzar a hacerse la idea pensemos en un plato mexicano que esté de moda para cocinar hoy: las quesadillas de gusanos. Por eso, hoy, les propongo probar una versión bastante menos ortodoxa y más “a la mano” de esta preparación: quesadillas de camarón, un carídeo –crustáceo- que bien podría pasar por un insecto por su aspecto en estado crudo. Es sólo cosa de imaginárselo… ¿O no?

Un abrazo a todos, Michael Furmanski, gerente del restaurante SportCafé
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores