Blog de Sexualidad: ¿Pornografía y juguetes en pareja?

Karen Uribarri nos explica por qué no debemos temer a enfrentar las fantasías del otro. “Si tu pareja quiere ver pornografía o incorporar juguetes sexuales o lo que sea, en vez de sentirte rechazado/a o preocupado/a, puedes usar eso a tu favor”, asegura.

02 de Septiembre de 2015 | 10:24 | Por Karen Uribarri, @karenuribarri
Fotobanco

Una pareja entra a un sexshop en busca de un juguete para reactivar su sexualidad. Él le propone un consolador pequeño, del tamaño de un dedo meñique. Ella se acerca a la vitrina que presenta los más grandes, con mayores regulaciones de velocidad e incluso mira los que llegan a ser grotescos visualmente. El vendedor los observa atentos. Ella está eufórica. Él, avergonzado y cauto. Ella le dice que quiere ése, el grande y grueso. Él le pregunta que para qué quiere eso, si solo le bastaría con una pequeña cápsula que vibre para complementar el juego. Ella insiste. Él asiente y baja la cabeza. Su hombría se fue al suelo… Y la fantasía de ella llegó al cielo…

El vendedor se pregunta qué habrá pasado cuando llegaron a casa y si finalmente lo habrán usado juntos o habrá terminado usándolo sola cuando él no está. No lo sabemos, pero sin duda alguna fue tema en su relación. Y lo más probable es que él tampoco lo haya compartido con nadie, menos con sus amigos. Le habrían dicho seguro que es porque ella está insatisfecha. Y no, no está insatisfecha, solo explora.

¿Por qué los hombres se espantan con los juguetes eróticos y las mujeres se espantan cuando se enteran que ellos ven pornografía? ¿Son ambas vías de excitación o de sanción? Depende de quienes protagonicen la historia. Lo importante es entender que en la vida hay actividades y placeres que cada uno/a prefiere experimentar de distinta manera. Así, un catador de vinos puede gustar de paladear solo un varietal o puede disfrutar hacerlo acompañado de conocedores o de amigos.

Entonces, si tu pareja quiere ver pornografía o incorporar juguetes sexuales o lo que sea, en vez de sentirte rechazado/a o preocupado/a, puedes usar eso a tu favor, interesándote por sus nuevos o viejos gustos, y mirar de una manera lúdica el fondo del tema. En definitiva, que no sienta que son temas tabúes, prohibitivos, sino que por el contrario, en ti tiene a una persona dispuesta a ayudarlo a llevar a cabo tanto sus fantasías como las tuyas, pues ambas fortalecerán el lazo y el encanto de la relación.

Así que dale rienda suelta a tu mente y a la suya, ¡y aprende a jugar! Y recuerda que no todas las fantasías son llevables a la realidad y que el porno sigue siendo una película, es decir, fantasía.

Saludos,

Karen Uribarri, periodista diplomada en Sexualidad.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores