EMOLTV

Planean quemar colección de artículos punk de $4 mil millones para reivindicar el espíritu del movimiento

El dueño de los artículos, el hijo de la diseñadora Vivienne Westwood, parece estar molesto de que más que una lucha por el cambio, “el punk se ha convertido en una p#$% pieza de museo o acto tributo”.

16 de Marzo de 2016 | 11:57 | Por Ángela Tapia Fariña, Emol.
SANTIAGO.- Londres está de fiesta este 2016. Durante todo el año, se realizarán muestras, charlas, conciertos, exhibiciones de cintas y varias otras actividades referentes al punk, movimiento cultural que se cree, surgió en Inglaterra hace 40 años, por lo que tanto los ciudadanos como las autoridades han dado el vamos a esta celebración que se ha llamado “Punk.London”.

“Que la reina le dé su consentimiento oficial al 2016, como Año del Punk, es lo más aterrador que he escuchado”, considera Joe Corré, el dueño de una colección de artículos punk avaluada en 5 millones de libras, es decir, unos 4 mil 800 millones de pesos chilenos. “Más que un movimiento por el cambio, el punk se ha transformado en una p#$% pieza de museo o acto tributo”, declaró el hombre, que pretende quemar sus valiosas posesiones punk, como una forma de reivindicar el espíritu del movimiento.

Su idea es ir hasta Candem Town el 26 de noviembre –para el aniversario 40° de la canción de Sex Pistols, “Anarchy In The UK”- y realizar la destrucción de sus artículos, reunidos en una colección que ha podido tener gracias a sus padres, la diseñadora Vivienne Westwood y Malcolm McLaren (fallecido empresario musical y de moda, otrora manager de Sex Pistols), ambos personajes clave del punk londinense de los años 70.

Westwood, la madre del punk


Cuando queremos hablar de la estética punk, tal como la conocemos: chaqueta de cuero, alfileres de gancho, cadenas, prendas que parecen armadas y cosidas rápido en la casa, los mohicanos, el negro, el rojo, la rabia, el hastío, la explosión; es vital mencionar a Vivienne Westwood.

Para graficar su influencia en el movimiento de contracultura, se considera que tanto ella como su entonces pareja, McLaren, fueron los responsables de reunir las influencias visuales que la juventud de los 70 expresaba en las calles, en medio de un ambiente de lucha contra el statu quo, como un grito desesperado por renovar la energía estancada de las generaciones anteriores, consideradas elitistas y retrógradas.

Tras visitar Nueva York, y ver la escena trasgresora que había allí, y que era resumida en la fanzine (revista cultural para fanáticos) “PUNK”, McLaren llegó a Londres para abrir con Westwood la tienda de ropa SEX –que vendía ropa inspirada en prendas sadomasoquistas- y trabajar como manager de Sex Pistols, quedando de inmediato unida la música con la moda cuando se piensa en este movimiento cultural.

Llegaba el año 76 y la banda más icónica del punk a nivel mundial se presentaba con un look fríamente estudiado por Westwood. “No podías imaginar el tema punk rock sin esa ropa”, ha declarado la diseñadora.

Hoy, en pleno 2016, su hijo, Joe Corré, quiere traer el espíritu del 76 de vuelta, destruyendo precisamente los recuerdos materiales de esos años, y haciendo un llamado a quien quiera unirse en su hoguera punk. “Hay un malestar general que se ha instalado en el público británico”, declaró hace poco a la prensa de su país, conversando sobre sus planes para el 26 de noviembre próximo.

“La gente se siente aletargada, y con el letargo viene la complacencia. La gente ya no siente que tiene una voz. Y lo más peligroso es que las personas han dejado de luchar por las cosas que creían. Han abandonado la carrera. Por eso tenemos que hacer explotar toda esta mierda de nuevo”, agregó Corré.