EMOLTV

Ángela, "la niña de la maleta" que entristece a México

Ayer fue enterrada, tras ser hallado su cuerpo dentro de una maleta en Ciudad de México, con signos de maltrato y abuso. Después de un año de espera, ningún familiar la reclamó.

26 de Abril de 2016 | 14:12 | Emol
“Ángela, la pureza de tu alma perdurará por siempre. Descansa en Paz”, dice el epitafio puesto ayer en un cementerio de Ciudad de México, donde fueron enterrados los restos de Ángela, cuyo verdadero nombre, lugar y fecha de nacimiento, y familia de procedencia, se desconocen. Solo se sabe que su cuerpo fue encontrado en una maleta el 3 de marzo de 2015, y que la justicia mexicana esperó un año para alguien la reclamara. Nadie lo hizo.

Desnucada, desnutrida y con signos de haber sufrido violencia sexual, la menor fue hallada dentro de una maleta en la calle Berlín en la colonia Juárez. Llevaba una chaquetita roja, un pequeño pantalón de jeans, un gorro y una mochila con dos mudas de buena calidad, lo que hizo suponer a la policía mexicana que no se trataba de una niña que viviera en situación calle. Una pulserita de hilo parecía ser lo único que ayudaría a identificarla. Nadie vio quién la dejó en el lugar, y su bajo peso hizo difícil estimar su edad, pero los forenses calcularon unos 18 meses, y también la bautizaron con el nombre de Ángela.

La única persona que pareció responder por ella fue el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar, quien “apadrinó” a la menor tras su muerte, exigiendo que su cuerpo permaneciera en el Instituto de Ciencias Forenses de Ciudad de México todo el tiempo que fuera necesario hasta encontrar a alguien que permitiera descubrir la identidad de la niña –evitando así, que sus restos terminaran en una fosa común-.

Asimismo, ordenó enviar datos de su ADN y fotografías de su rostro a las morgues del país –y a embajadas de otros países-, para poder comparar dicha información con cuerpos que fueran llegando o con datos que estuvieran archivados. Debido a que nadie la reclamaba, creían que su madre también había muerto. Pedro tampoco hubo resultados al respecto.

“(Ángela) representa a todos los niños en el desamparo”, dijo su “padrino” en el velatorio realizado ayer. Luego de un año de espera, se decidió enterrar a la menor en el panteón Parque Memorial en Naucalpan de Juárez, Estado de México, con una ceremonia en la que estuvo presente personal forense, autoridades de la ciudad y medios de comunicación.

“A Ángela no la buscaremos en una urna o un cementerio”, dijo Édgar Elías Azar. “Representa a muchos niños y jóvenes violentados que no tienen suerte al venir al mundo y que éste se hace hostil para ellos”, comentó, agregando: "Ángela ha estado muy sola y hemos tratado de procurarle un cobijo póstumo, que tal vez no tuvo en vida".