EMOLTV

Nació en el siglo XIX: Conoce a Emma Morano, la persona más longeva del mundo

La anciana italiana de 116 años, y que ha vivido la I y II Guerra Mundial y el paso de 11 Papas en el Vaticano, reveló sus secretos para mantenerse saludable.

16 de Mayo de 2016 | 11:24 | Emol
SANTIAGO.- Tras la muerte de Susannah Mushatt Jones (“Miss Susie”), una mujer de 116 años y 311 días de edad, la semana pasada en Nueva York, Emma Morano-Martinuzzi se transformó en la persona más longeva del mundo, con 116 años y 169 días a la fecha de hoy.

Esta italiana, se convierte así en la única persona viva, que nació en el siglo XIX –el 29 de noviembre de 1899, para ser más exactos-, en momentos en que reinaba en su país Humberto I de Saboya, mientras que en Chile, gobernaba Federico Errázuriz Echaurren, y recién se comenzaba a hablar del término “automóvil” en Estados Unidos.

Conocida como “la abuela de Europa”, ha presenciado no solo los conflictos políticos, bélicos y económicos de tres siglos, sino los de su propia vida.

Jubilada hace 60 años, comenzó a trabajar a los 13, cosiendo sacos de arpillera y ayudando así a la economía de la casa, donde era la mayor de 8 hermanos, todos hijos del matrimonio de Giovanni Morano y Matilde Bresciani.

Tal como aseguró hace un tiempo a “La Stampa”, cree ser una de las primeras mujeres en Italia en haberse separado, cuando abandonó a su marido hace unos 78 años atrás. “Me maltrataba y después de la enésima humillación decidí separarme en 1938”. El año anterior, Emma había perdido a su único hijo, con apenas 6 meses de edad.

Si bien hoy vive sola en un departamento en Verbania (Piemonte), en un segundo piso en un edificio sin ascensor, es acompañada constantemente por familiares –sobrinos e hijos de estos- amigos y enfermeros que la visitan diariamente.

Además, para sus cumpleaños, recibe felicitaciones de todos lados, como en el más reciente, en noviembre pasado, cuando el Papa Francisco le mandó mensaje en el que le deseaba “buena salud, serenidad de espíritu y todo tipo de bien”.

Asimismo, el jefe del Estado italiano, Sergio Mattarella, la felicitó entonces por haber alcanzado esta “excepcional meta” de edad “jamás alcanzada antes por un italiano”, ya que superó a Dina Manfredini, que vivió 115 años y 257 días, y que falleció en 2012.

La soltería y la genética, los secretos de la vida eterna


Nunca quiso casarse de nuevo, porque no quiso estar “bajo el mando de nadie”, según ha señalado en entrevistas; lo que la anciana atribuye a uno de los factores que le ha permitido vivir tanto tiempo.

Pero sin duda la genética es parte primordial de su larga vida, ya que varios familiares sobrepasaron los 90 años y una de sus hermanas menores, Angela, vivió hasta los 102.

A esto, Emma suma sus cuidados a través de la dieta, que se basa en dos huevos al día, uno crudo y otro cocido, un poco de carne, sopa de fideos, plátano y de vez en cuando, un pedazo de chocolate.