EMOLTV

¿$200 millones por una cartera? El "precio de la moda" que genera controversia

4 minutos se demoró un coleccionista privado en desembolsar más de 200 millones de pesos por un bolso de 30 centímetros. Los expertos, sin embargo, no muestran sorpresa y explican, más bien, que se trata de una tendencia en aumento...

18 de Julio de 2016 | 12:07 | Emol / The New York Times
imagen

Himalayan Birkin

Hermès
SANTIAGO.- Hace poco, en un salón de subastas lleno de gente, Christie’s de Hong Kong llevó a cabo una subasta para celebrar su trigésimo aniversario. El catálogo consistió en 30 paquetes; cada uno fue elegido por su atractivo y origen, en categorías como bellas artes, cerámica antigua, joyería, relojes y vinos raros.

Y, por supuesto, bolsos.

Una de las "estrellas" de la subasta fue el bolso Hermès Himalayan Birkin, una pieza de piel de cocodrilo mate de 30 centímetros, con aplicaciones de oro blanco incrustadas con diamantes con un peso cercano a los 10 quilates. Con un precio estimado de preventa de US$260.000, se promocionó como “el bolso más valioso del mundo”.

La multitud, principalmente de China y una pizca de coleccionistas de Taiwán y Japón, observaba ansiosa mientras Jussi Pylkkanen, presidente mundial de Christie’s, presidía la subasta ante postores que rápidamente llevaron al Birkin más allá de su precio de 128.679 dólares (o cerca de 1 millón de dólares de Hong Kong). En cuestión de cuatro minutos, el bolso se vendió (a un coleccionista privado) y se estableció un récord de 244.490 dólares, eso sin contar el impuesto del comprador (con un total de 300.168 dólares, por encima del precio de venta de 280.000 dólares).

Que un Birkin de Hermès reuniera más dinero que un pergamino perteneciente a la emperatriz de China viuda Cixí de la dinastía Qing (1 millón de dólares de Hong Kong) o un reloj exótico de domo de Patek Philippe que funciona con luz solar (1 millón de dólares de Hong Kong también), es una prueba del estatus mítico que tiene el bolso.

Una apuesta 100% exitosa


“Nuestra oficina en Londres comenzó a rematar artículos como parte de las ventas de inmuebles en los noventa, y en los años 2000 comenzó a incluir bolsos contemporáneos como piezas de coleccionistas”, dijo Matthew Rubinger, director internacional de bolsos y accesorios para Asia, radicado en Hong-Kong.

Christie’s ahora organiza subastas de bolsos y accesorios dos veces al año en Hong Kong, junto con sus ventas más tradicionales.

Según Rubinger, “Chanel siempre ha sido muy popular y también vendemos bolsos Gucci y Balenciaga, pero el líder indiscutible es Hermès” y explicó que los clientes suelen venir de Asia o Europa.

El frenesí en torno al Himalayan Birkin (sin mencionar los diamantes) se debió al color, pues “el blanco es el más difícil de obtener con la piel de cocodrilo ya que debes eliminar todo su pigmento natural”, dijo Rubinger. “Encontrar un bolso no utilizado es aun más raro”.

El vendedor fue un coleccionista privado que desde 2008 había tenido la Birkin sin usar. Se cree que solo uno o dos de estos bolsos se producen cada año en el taller de Hermès.

La subasta en Christie's Credit Lam Yik Fei para The New York Times
A algunos les podría parecer ridículo pensar en un bolso como una inversión, pero para una coleccionista de Birkins como Emily Chan, una banquera de inversión radicada en Hong Kong, tiene todo el sentido. Chan tiene más de 50 bolsos que ha comprado como cliente especial en las boutiques de París, Hong Kong y Tokyo, así como en mercados secundarios a través de subastas. “Para mí, los Birkin son un accesorio y una inversión”, dijo. “Son como una divisa: puedes cambiarlos por dinero en efectivo en cualquier momento”.

El valor por las nubes...


El valor de los Birkin ha aumentado un 500 por ciento en los últimos 35 años. Se espera que este incremento se duplique en los siguientes 10 años, de acuerdo con baghunter.com, una plataforma en línea para comprar y vender bolsos de lujo.

Por esto, no es casualidad que haya surgido un mercado secundario de Birkins dirigido por unos cuantos revendedores en lugares tan diversos como Japón y Florida. La tienda Brand Off en el distrito Ginza de Tokyo está a unos pasos de la boutique insignia de Hermès, mientras que el preeminente revendedor en París, Loïc Bocher, fundador de Collector Square, creó el LuxPrice Index, una clasificación de referencia para Hermès, así como para relojes y joyería, con resultados de aproximadamente 200.000 transacciones en subastas. Bocher adquiere sus bolsos de una red de compradores en Europa que está ligada a las boutiques de Hermès y las revende a clientes de Medio Oriente y Asia.

En Estados Unidos, Privé Porter, una tienda ubicada en Boca Ratón, Florida, vendió un Birkin rojo de cocodrilo con aplicaciones de diamante el año pasado por 298.000 dólares. Jeff Berk, fundador de Privé Porter, que antes se dedicaba a vender relojes de lujo liquidados, comenzó a vender Birkins en eBay en 2012.

Fiebre de los bolsos...


“Existe un interés abrumador en los bolsos”, dijo en referencia a los dos que vendió; “mi esposa y yo reunimos 250.000 dólares para invertir en nuestro primer inventario. Ha sido un proceso de consolidación, mientras comenzamos a trabajar con la clientela vip, los estilistas y quienes tienen familiares que trabajan en Hermès para recibir un suministro constante de bolsos”.

El 60 por ciento de los clientes de Berk son de Estados Unidos, el 3o por ciento de Medio Oriente y Asia y el resto de América del Sur. Tiene cinco empleados y una bodega de bolsos valorada en 1,5 millones de dólares.

“Los Birkin tienen algo especial”, dijo. “Es como tener un Mercedes-Benz. Cuando cierras la puerta de un Mercedes suena distinto a la puerta de un Toyota. Y eso es lo que los clientes de Hermès buscan y valoran. Para muchos de nuestros clientes, ser dueños de este bolso es un logro como ningún otro”.