EMOLTV

Para disfrutar: ¿Te gusta el yogur? Aprende a preparar uno en casa

Te contamos cómo hacer un perfecto yogur griego y de pajaritos o kefir, y dónde comprar uno artesanal.

05 de Noviembre de 2016 | 15:55 | Por Catalina Wallace
imagen
La Segunda
SANTIAGO.- Un buen yogur puede desatar pasiones. Los fieles seguidores de este lácteo lo prefieren en su estado más puro, sin químicos, y con un sabor y consistencia que son difíciles de encontrar en el mercado, pero no imposible de hacer en casa.

A continuación, te contamos cómo hacer un perfecto yogur griego y de pajaritos o kefir, y dónde comprar uno artesanal.

Yogur griego


Según cuenta Yasmin Rebolledo, ingeniera comercial y creadora de un sitio web de recetas saludables, el yogur griego no es más que el yogur natural pero colado que se hace en casa. Para elaborarlo se necesitan tres elementos: una yogurtera, leche y lactobacilos. ¿De dónde se sacan estos últimos? Fácil, se pueden obtener de un yogur comercial -que contienen esas bacterias- o también desde un cultivo láctico, un producto que viene en sachets. Este se puede adquirir en tiendas como Aldea Nativa a un precio que bordea los $8.000.

La receta personal de Yasmin para preparar yogur griego es la siguiente: usar leche (de preferencia orgánica, pero como en Chile todavía no hay, ella elige la de la marca Colún descremada porque en su opinión es la menos tratada), y yogur natural Quillayes 0% azúcar y 0% grasa. Se comienza hirviendo la leche, para después dejarla enfriar hasta que llegue al menos a los 38°C.

Cuando haya alcanzado esa temperatura, hay que mezclar la leche con el yogur natural, que debe estar a temperatura ambiente, y luego verter todo en la yogurtera.

En el caso de tener cultivo láctico, no es necesario hervir la leche, sino que simplemente mezclar un sachet de cultivo con un litro de leche y meter todo en la yogurtera.

Una vez en la yogurtera, se deben dejar pasar 12 horas, si se hace con leche descremada (8 horas con leche entera y 10 horas con semi descremada).

Cuando la yogurtera termina, se deja enfriar alrededor de una hora. Posteriormente, la mezcla se deja colando alrededor de tres horas en el refrigerador para que bote todo el suero de leche. Hay yogurteras que traen colador, pero en su lugar se puede usar una gasa o paño fino de algodón. El resultado es un yogur griego de fácil digestión y con buenas proteínas.

Yogur de kefir o de pajaritos


Para prepararlo, lo primero que hay que hacer es conseguir los pajaritos, que son organismos vivos formados por levadura y bacterias lácticas. Tienen una forma similar a una pequeña coliflor y cada vez que se hace yogur se multiplican solos. Se pueden comprar por internet, pero la mejor opción es preguntar a familiares y amigos si es que alguien tiene y los comparta.

Para hacer yogur con pajaritos no se necesita ni horno ni yogurtera. Simplemente se mezcla la leche con estos pajaritos y se deja a temperatura ambiente en un mueble donde no le llegue la luz directa del sol. Lo que importa al momento de hacer este yogur, según Yasmin, es el tiempo que se dejan estos pajaritos, porque mientras más rato estén en la leche, más ácido y espeso quedará el yogur. La idea es ir jugando con los tiempos hasta que quede según el gusto de cada persona, comenta la bloguera.

Si se hace con leche descremada, como le gusta a Yasmin, nunca va a quedar tan espeso, pero aún así tendrá consistencia de yogur. La recomendación es poner los pajaritos en leche una mañana para que esté listo a la mañana siguiente. Una vez que esté listo se tiene que colar el yogur con un colador plástico (si es de fierro se rompen) y luego lavar los pajaritos Para ponerlos nuevamente en leche y así tener yogurt al día siguiente.

Uno de los beneficios del yogur de pajaritos es que tiene tantas bacterias vivas que recompone la flora intestinal, ayuda a tratar muchos problemas digestivos y además es una buena fuente de calcio, por lo que ayuda al cuidado de los huesos. También es un producto que pueden comerlo las personas medianamente intolerantes a la lactosa, porque lo que hacen los pajaritos es alimentarse de la lactosa, dejando solo pequeños trazas de ella en el yogur.

Si se meten los pajaritos al refrigerador trabajan de forma más lenta. También se pueden guardar en el congelador, una vez que hayan sido bien lavados. Para revivirlos, se los pone en leche entera, dos o tres veces y después de eso están como nuevos para seguir haciendo yogur.

Yogurt tradicional


Macarena Stuardo trabajó años como microbióloga y cuando renunció decidió hacer yogur a partir de una necesidad familiar de consumir un buen producto, pero sin aditivos sintéticos, azúcar o endulzantes. De ahí nace GOXO, un yogur que no es ni griego ni de pajaritos, sino que uno tradicional hecho de manera artesanal y descremado.

Sus productos son envasados en frascos de vidrio porque de esa forma se preserva mejor el yogur y no se altera su sabor. Estos yogures no son tan ácidos como otros, pero sí son cremosos y sirven para comer tanto en preparaciones dulces como saladas. Además, tienen una versión preparada con miel de abeja, lo suficiente para endulzarlo, pero también para que se mantenga dentro de los rangos saludables, sin tener un sello negro.

Se venden en tiendas especializadas del sector centro y oriente, y también se pueden comprar a través del sitio web de GOXO. El pedido mínimo para despacho a domicilio son $10.500, más $2.500 por el despacho.