EMOLTV

Concurso "Miss Bumbum" reabre debate sobre la mujer-objeto en Brasil

Activistas critican el culto al trasero del país, y cómo se esclaviza a las mujeres a una determinada imagen publicitaria. La edición 2016 del certamen también tuvo polémica por su afiche publicitario de la Última Cena.

10 de Noviembre de 2016 | 08:48 | EFE
imagen

El creador del concurso, Cacau Oliver, defendió la polémica publicidad, diciendo que religión y mujer son asuntos que interesan a los brasileños

Missbumbumbrasil.com.br
SAO PAULO.- El culto de los brasileños por los traseros quedó una vez más plasmado ayer en la edición 2016 del concurso de belleza "Miss Bumbum", en el que candidatas de los 27 estados del país disputaron el título a la "mejor cola" y se dejó de nuevo abierta la siempre polémica discusión sobre la "mujer-objeto".

La sexta edición del "Miss Bumbum" dejó como ganadora en la madrugada de este jueves a Érika Canela, una modelo que representó al estado de Bahía y quien ya fue electa como la "Musa" del club de fútbol Corinthians y reina de una de las escuelas paulistas de samba.

Detrás de Canela se situaron Danny Morais (Santa Catarina), sobrina de la voluptuosa modelo Sabrina Boing Boing, famosa por sus exuberantes pechos y las múltiples cirugías, y la cantante de "funk" MC Sexy (Río de Janeiro).

El concurso permite que las participantes hayan tenido cirugías plásticas en cualquier parte de su cuerpo menos en su trasero e incluso varias de las aspirantes han tenido que demostrar con radiografías que sus retaguardias son naturales.

En la categoría de "Miss Bumbum-Mejor edad" la vencedora fue Dona Geralda, de 63 años y ex participante de la edición brasileña del concurso de reality "Gran Hermano", mientras que entre las competidoras del concurso tradicional estuvieron madre e hija: Bruna Ferraz (Roraima) y Eduarda Moraes (Rondonia).

La última cena y los traseros


Pero más allá del resultado del concurso en el que más de diez millones de votos en internet escogieron a las quince finalistas y que fue realizado en una discoteque del acomodado barrio paulistano de Vila Olimpia, la presente edición había levantado ya la polémica desde la aparición del afiche con el que se promocionó.

Ahí, las finalistas recreaban la escena religiosa de la "Última cena" de Jesús con sus apóstoles con poses sensuales y repartiendo el pan, el agua y el vino.

El creador del concurso, Cacau Oliver, defendió la escena con el argumento de que religión y mujer son asuntos que interesan a los brasileños. "No estamos ofendiendo a la iglesia, esto es solo una escenificación" declaró.

Brasil, por más que desde sus instituciones ha querido desmitificar su rótulo de ser ante los ojos del mundo únicamente el país del fútbol y la samba, con playas en las que mujeres de todas las razas exhiben en diminutos biquinis todos sus atributos, no ha podido escapar a ese estigma.

"Somos las propias mujeres las que hemos permitido eso. Que se siga en una cultura machista de la 'mujer-objeto'", declaró la estudiante y activista Karen Vásquez.

Para Vásquez, la mujer brasileña tolera indirectamente este tipo de "etiqueta" por el que el país es conocido en otros lugares.

"No estamos en contra de que exista libertad y la mujer se exprese como quiera, incluso desnudándose, pero cuando esa libertad se convierte en prisión de la publicidad ahí sí el sentido de las cosas cambia y los 'pompis' de las brasileñas siguen siendo esclavos de ese dios publicitario", opinó.

En algunos países el calzón colaless se llega a denominar simplemente como "brasileño" y procedimientos estéticos toman nombres como "Brazilian Butt Lift" (BBL), que es la cirugía para sacar grasa no deseada de algunas partes del cuerpo y remoldear los glúteos.

En el país de Valeska Popozuda (Valeska Caderona) y de la Mujer Melancía (sandía), dos cantantes que primero conquistaron la fama por el meneo de sus traseros, pocas voces defienden abiertamente ese culto por los traseros.

"Ver y admirar un trasero es una cosa normal tanto de los hombres como de las mujeres, pero llevar eso como una bandera nacional no deja de ser vergonzoso para un país lleno de libertades y valores para mostrar", comentó el agente de turismo Diego Ortiz, especialista en temas relacionados sobre la imagen de Brasil.