Los cánticos que adornaron la celebración del título en el camarín de la UC

Menciones especiales para Arruabarrena, Mirosevic y Ormeño, sendas dedicatorias a la U y un final bastante mojado fue parte del concierto que regalaron los cruzados tras levantar la copa.

06 de Diciembre de 2010 | 10:51 | Por José Pablo Harz, Emol

Mirosevic recibe los halagos de sus compañeros Pura felicidad en el camarín cruzado.

El Mercurio
SANTIAGO.- Una pequeña pared separaba a Juan Antonio Pizzi de sus dirgidos. A un lado, el DT de Universidad Católica atendía a la prensa y al otro los futbolistas descorchaban champaña y comenzaban a entonar cánticos de hinchada para celebrar el título que recién habían conseguido.

El técnico le pedía a la prensa que subieran el volumen de las preguntas; los golpes que Bottinelli, Toselli, Meneses y compañía le daban a la muralla -que servía de bombo- dificultaba la comunicación.

Cuando el argentino empezó la conferencia se escuchó el primer tema. El set list de los cruzados lo abrió una canción dedicada a Rodolfo Arruabarrena, quien anunció su retiro tras el duelo ante Everton. "Vasco, Vasco querido, los cruzados jamás te olvidarán", entonaban una y otra vez en el camarín. Minutos después Pizzi nombraba al lateral argentino como clave en la obtención de la décima estrella.

Luego vino la primera dedicatoria a Universidad de Chile: "La Cato ya salió campeón, se lo dedicamos al Chuncho la conch... que los reparió". Tras eso, se escuchó el primer Ceatoleí y un recurrente de la galería sur de San Carlos de Apoquindo.

"Vengan a ver como se mueve, esta temblando la galería, se mueve para acá, se mueve para allá, esta es la hinchada más loca que hay", exclamaban.

El siguiente cántico volvió a tener nombre y apellido. Sus compañeros le pidieron a gritos a Jorge Ormeño que no deje la UC; el volante declaró que aún no tiene la decisión tomada. Decía la letra: "Ohhh, Ormeño no se va, no se va, no se va, Ormeño no se va".

Mientras Pizzi le dedicaba el campeonato a su familia, en camarines se oía un tema clásico de la fanaticada cruzada. "Vamos, vamos los cruzados, yo te sigo a todos lados, porque es un sentimiento mi pasión. Somos pocos pero locos somos cruzados hasta los cocos; mi delirio, mi locura, mi pasión", vociferaban eufóricos los campeones.

Justo cuando el entrenador terminaba de hablar con los medios y debía aparecer ante las cámaras Milovan Mirosevic, desde vestidores lo introdujeron con tres canciones dedicadas a él. "Milovan, Milovan, dale Milovan"; "el goleador, el goleador, el goleador"; "capitán, capitán, dale capitán".

Los dos últimos cánticos fueron nuevamente para el archirrival. "Es para vos, es para vos, Chuncho put.. la put.. que te parió" y "El Chuncho no lo puede creer, el Chuncho no lo puede creer, Católica es lo más grandes y los cruzados los cul... otra vez" sonaron con ímpetu.

Además del concierto regalado, los jugadores de la UC al final, cuando era Bottinelli quien terminaba de declarar, pasaron del camarín hacia la sala de prensa y con baldes y botellas quisieron que los periodistas quedaran igual de mojados que ellos. Lo lograron.

Set list de los cruzados

1. "Vasco querido"
2. "Se mueve la galería"
3. "Se lo dedicamos al Chuncho"
4. "Ceatoleí"
5. "Ormeño no se va"
6. "Vamos los cruzados"
7. "Especial Milovan Mirosevic"
8. "Es para el Chuncho"
9. "El Chuncho no lo puede creer"

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores