David Millar triunfa en una 12ª etapa tranquila para el líder Wiggins en el Tour

El escocés coronó una larga escapada que protagonizó con el francés Jean-Christophe Péraud y otros tres ciclistas.

13 de Julio de 2012 | 11:16 | EFE/Emol

ANNONAY, Francia.- El escocés David Millar, del equipo Garmin, ganó hoy la duodécima etapa del Tour de Francia 2012, tercera alpina, con salida de S.J. Maurienne y llegada a Annonay, de 226 kilómetros, al vencer en el sprint a Jean-Christophe Péraud (AG2R), en una etapa donde Bradley Wiggins (Sky) no pasó mayores zozobras para conservar el maillot amarillo de líder de la clasificación general.


Millar, que invirtió un tiempo de 5 horas y 42 minutos, entró desde el primer instante en la fuga importante de la jornada, consiguió derrotar a sus compañeros de escapada. A 2 km. de la sentencia, Millar y Péraud abrieron hueco para jugarse la etapa en el sprint. Tras ellos, llegó Egoi Martínez, Cyril Gautier y Robert Kiserlovski.


El gran grupo, donde se encontraba Wiggins, llegó a casi ocho minutos de Millar. Ahí también se ubicaban Christopher Froome, Vincenzo Nibali y Cadel Evans, los escoltas del británico en la lucha por llegar a la cima en París.


Wiggins mantiene 2:05 minutos de ventaja sobre su compañero de equipo Froome, mientras que Nibali está a 2:23 y Evans a 3:19. Más atrás se posicionan Jurgen Van Den Broeck, Haimar Zubeldia, Tejay Van Garderen, Janez Brajkovic, Pierre Rolland y Thibaut Pinot.


La etapa registró tres abandonos, los de Robert Gesink, Tom Veelers y David Moncoutié.


El sábado habrá una etapa llana


El viento mediterráneo puede ser el único factor que cambie la perspectiva de una etapa tranquila entre Saint-Paul-Trois-Châteaux y Le Cap d'Agde y que evite la llegada al sprint este sábado en la costa del Mare Nostrum.


Los organizadores han querido buscar una reedición de la etapa de La Grande-Motte de 2009, cuando los abanicos dejaron cortado al español Alberto Contador, que perdió tiempo en la meta, lo que le valió las críticas de su compañero de equipo Lance Armstrong.


Además del viento, la etapa cuenta con una cota de tercera categoría, el Mont Saint-Clair, apenas 1,6 kilómetros de ascenso con una pendiente media del 10,2 % cuya cima está a 16,5 kilómetros de la llegada, lo que puede desorganizar el trabajo de los equipos de los sprinters.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores