Mercosur en jaque tras intento de golpe en Paraguay

Según especialistas, la llegada al poder de un gobierno de facto en Paraguay suspendería automáticamente todas las preferencias comerciales de ese país con el bloque, según las normas del Mercosur. Una de las premisas fundamentales del mercado común del cono sur es la estabilidad de los sistemas democráticos de sus miembros.

19 de Mayo de 2000 | 17:28 | Reuters
Noticias relacionadas
  • Congreso autoriza estado de excepción en Paraguay
  • Brasil, Argentina y Bolivia condenan intento de golpe en Paraguay
  • González Macchi afirma que triunfó la democracia en Paraguay
  • Reunión urgente de OEA para condenar intento de golpe
  • Lagos:"Los golpistas no pasarán"
  • Oviedo niega estar implicado en alzamiento
  • Cronología de los principales hechos en Paraguay

  • En El Mercurio de hoy
  • Tropas leales a Oviedo se amotinaron en Paraguay
  • BUENOS AIRES.- Un intento de golpe de estado en Paraguay le dio el viernes otro dolor de cabeza al Mercosur, en momentos en que el bloque apenas comienza a cicatrizar las heridas de la peor crisis de su historia.

    Uno de los requisitos de la tercera mayor unión aduanera del mundo, integrada por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, es que sus socios tengan sistemas políticos democráticos.

    La historia reciente de Paraguay y la frustrada asonada de la madrugada del viernes, durante la cual un grupo militar rebelde copó destacamentos y rodeó con tanquetas el Congreso, puso al país peligrosamente al filo de esa cláusula.

    "Esto hace perder la credibilidad en Mercosur, visto desde afuera, porque se asocia a todo el bloque con el problema. Perjudica la imagen, sin ninguna duda", dijo a Reuters un alto funcionario del Mercosur, quien prefirió el anonimato.

    El gobierno de Chile, por su parte, advirtió en un comunicado que la llegada al poder en Paraguay de un gobierno de facto podría excluir al país del Mercosur.

    "La cláusula democrática del Mercosur permite la marginación del proceso de integración de los países donde se produzcan golpes de Estado", dijo.

    La democracia en Paraguay ha sido amenazada tres veces en los últimos cuatro años.

    La nueva sublevación ocurrió en momentos en que el Mercosur, un mercado de 210 millones de habitantes que el año pasado produjeron bienes y servicios por más de un billón de dólares, recién comienza a superar una profunda crisis desatada en enero de 1999, cuando Brasil devaluó su moneda restándole competitividad a sus socios del bloque.

    "Frente a este hecho debemos reafirmar fervorosamente la defensa de la Constitución y las instituciones del Paraguay y la importancia que esto tiene para el Mercosur, porque en los acuerdos básicos prerrequisito de la participación e integración es la vigencia plena de la democracia", dijo el presidente argentino, Fernando de la Rúa, tras comunicarse con su par paraguayo, Luis González Macchi.

    "Esto significa que, además de los factores económicos, los factores políticos tienen importancia hacia adentro y hacia afuera del Mercosur", destacó.

    A la condena se sumó el presidente de Chile, Ricardo Lagos, quien se encuentra en Argentina en visita oficial.

    Chile es miembro asociado del Mercosur, al igual que Bolivia, pero Lagos busca avanzar en la incorporación de su país como miembro pleno del bloque.

    "Los que lo hacen el intento golpista no comprenden que comprometen a la región toda y a nuestros pueblos", sostuvo Lagos.

    Según especialistas, la llegada al poder de un gobierno de facto en Paraguay suspendería automáticamente todas las preferencias comerciales de ese país con el bloque, según las normas del Mercosur.

    "Todo este tipo de situaciones sin duda que perjudica a los pueblos, perjudica primero al pueblo en que sucede y luego a los pueblos de la región. Por eso nuestra preocupación y compromiso. Desgraciadamente nos perjudica", dijo a periodistas el canciller argentino, Adalberto Rodríguez Giavarini.

    "La calidad institucional de Mercosur es uno de los pilares fundamentales para alcanzar la integración, el comercio, la economía y la estrategia", agregó, aunque aclaró, no obstante, que Argentina no piensa excluir a Paraguay del bloque.

    En Brasil, el socio principal del bloque junto a Argentina, la administración del presidente Fernando Henrique Cardoso siguió de cerca el levantamiento con honda preocupación.

    "El gobierno de Brasil ve el intento de golpe en Paraguay con profunda preocupación", informó la cancillería brasileña en un comunicado de prensa, y agregó que el intento no contribuye para nada a consolidar la democracia paraguaya que el país se comprometió a mantener a su ingreso al Mercosur.

    Cardoso se comunicó con su colega paraguayo para manifestarle su respaldo y reiterarle que cualquier tentativa de golpe es totalmente inaceptable, sostuvieron portavoces de la presidencia de Brasil.
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores