Comenzó la fiesta de la cerveza en Alemania

La "Fiesta de octubre", que es como se la conoce en Alemania, recibirá este año ocho millones de visitantes, muchos de ellos extranjeros, por lo que los anfitriones quieren dejar claro que, pese a la nueva ola de violencia racista, Münich sigue siendo tan acogedora como siempre.

16 de Septiembre de 2000 | 09:44 | EFE
MUNICH.- Con la apertura del primer barril quedó hoy sábado inaugurada en Münich la Fiesta de la Cerveza, que este año se sumará a la campaña germana contra la xenofobia y a las celebraciones del décimo aniversario de unificación alemana.

La "Fiesta de octubre", que es como se la conoce en Alemania, recibirá este año ocho millones de visitantes, muchos de ellos extranjeros.

Los anfitriones quieren dejar claro que, pese a la nueva ola de violencia racista, Münich sigue siendo tan acogedora como siempre.

A la entrada de todas las carpas de la feria se ha colocado un letrero luminoso que reza: "Aquí son bienvenidos los extranjeros como clientes, como conciudadanos y también como colaboradores".

El alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Christian Ude, ha advertido que "no se tolerará que por un imbécil o por un grupo de cabezas rapadas quede dañada la imagen de la Fiesta".

"El mensaje que debe emanar de la mayor fiesta popular del mundo es que Münich es acogedora y abierta al mundo", añadió.

En la fiesta de inauguración no se notó rastro de preocupación por posibles intentos de extremistas de perturbar la reunión y el alcalde abrió el primer barril con semblante radiante.

La satisfacción de Ude se debió, en parte, a que ganó la apuesta de que lograría abrir el primer barril de cerveza con tan sólo dos martillazos.

Cuando se estrenó como alcalde, hace siete años, Ude necesitó nada menos que siete martillazos para abrir el barril y el récord de hoy (el año pasado necesitó tres intentos) es un orgullo para un alcalde de Münich, donde la popularidad de un político depende mucho de su habilidad abriendo este tipo de recipientes.

Ude pronunció la palabras tradicionales "O'zapfs is", que en dialecto bávaro significa algo así como "el barril está picado", y la "Oktoberfest" (La fiesta de octubre) quedó oficialmente inaugurada.

La primera jarra de cerveza fue para el jefe del estado de Baviera, Edmund Stoibel, que es cristianosocial, pues, mientras la ciudad de Münich es una metrópoli liberal y socialdemócrata, Baviera es rural, católica y conservadora.

No obstante, a la hora de celebrar la Fiesta de Octubre todos observan escrupulosamente la tradición del traje regional, el dialecto y el consumo de cerveza.

La fiesta de este año durará 18 días, dos más de lo habitual, pues se ha decidido prolongarla hasta el 3 de octubre a fin de poder celebrar en la explanada muniquesa el décimo aniversario de unificación alemana.

El brebaje que se sirve en la Fiesta, en jarras de un litro, suele contener menos alcohol que la cerveza que se consume habitualmente en Baviera, a fin de que el visitante aguante mejor el enorme consumo que se exige durante estos días.

Los organizadores esperan que los visitantes se gasten 450 millones de marcos (unos 200 millones de dólares) en esta Fiesta y que la ciudad y sus alrededores ganen con el festejo 1.400 millones (unos 600 millones de dólares).

Este año la cerveza es casi un marco más cara, salvo para los numerosísimos visitantes de Estados Unidos y Japón que, gracias a la debilidad del euro frente al dólar y al yen, pagarán menos.

El origen de la fiesta se remonta a 1810, cuando el pueblo fue invitado a compartir las celebraciones de la boda del príncipe y más tarde rey Luis I de Baviera con Teresa de Sajonia-Hildburghause.

Este año se celebra la edición número 167 de la Fiesta pues en 24 ocasiones se suspendieron las celebraciones por guerras o epidemias.

Hoy día hay fiestas de las cerveza en muchos lugares fuera de Münich, en particular en EE.UU. donde la inmigración alemana en el siglo pasado fue tan grande que en ese país viven más personas de remoto origen germano que de cualquier otra etnia.

Este año, además, Baviera ha organizado por primera vez una Fiesta de la Cerveza en Berlín, en una de las plazas más bellas de la ciudad y bajo una enorme carpa abarrotada, como las de Münich, por miles de bebedores agarrados del brazo y moviéndose al compás de la música bávara.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores