Gore aún no está dispuesto a reconocer derrota electoral

El vicepresidente dijo este jueves a través de sus abogados, que impugnará los resultados en el condado Miami-Dade de la Florida y no concederá la derrota en las elecciones presidenciales, incluso si George W. Bush sigue estando adelante en el escrutinio que sea certificado el domingo en la noche.

23 de Noviembre de 2000 | 20:36 | AP
WASHINGTON.- El vicepresidente Al Gore dijo este jueves a través de sus abogados, que impugnará los resultados en el condado Miami-Dade de la Florida y no concederá la derrota en las elecciones presidenciales, incluso si George W. Bush sigue estando adelante en el escrutinio que sea certificado el domingo en la noche.

El anuncio se produjo luego que la Corte Suprema del estado rehusara ordenar a las autoridades de ese condado la reanudación a mano de las boletas de las elecciones del 7 de noviembre. El escrutinio en el condado se suspendió el miércoles. Los abogados del vicepresidente dijeron que no intentarán una apelación más profunda en el caso de Miami-Dade pero presentarán un recurso de impugnación de las elecciones en ese condado a más tardar el lunes.

Preguntado si ello significada que Gore no aceptará la derrota aun cuando esté abajo en la votación el lunes, Jenny Backus, vocera de la oficina de campaña de Gore dijo que así será. "Queremos un escrutinio total, justo y preciso y la única forma posible de hacerlo es oponiéndonos a los resultados de Miami-Dade", dijo.

Hoy Gore tuvo un traspié ante la Corte Suprema del estado, en la cual el vicepresidente todavía se desenvuelve, en comparación con Bush, que ha llevado el caso ya a la Corte Suprema de la nación. "Yo creo que harán lo correcto", dijo el Presidente Bill Clinton refiriéndose a los procesos judiciales en marcha sobre los comicios.

"En algunos países, la gente habría salido ya en la calles, protestando", dijo Clinton mientras salía a jugar al golf cerca del retiro presidencial de Camp David, Maryland. "Estoy agradecido de vivir en un país con suficiente fe en su democracia". La contienda se ha extendido ahora desde Tallahassee a Washington. Bush ganó una ronda significativa cuando la Corte Suprema floridana se negó a ordenar a las autoridades del condado de Miami-Dade a reanudar los recuentos manuales, como había solicitado Gore.

"La solicitud es rechazada sin prejuicio. No se admitirá ninguna nueva moción sobre la demanda", dijo el tribunal en una opinión unánime leída por el portavoz Craig Waters. La decisión significa que los abogados pueden presentar la demanda sobre bases diferentes o llevarla a otro tribunal.

Mientras que las autoridades del condado Broward continuaban su recuento, los jueces debatieron el pedido de Gore de obligar a la reanudación del recuento en Miami-Dade, el mayor condado de Florida. Ese condado suspendió el conteo manual la víspera, diciendo que no podría concluirlo a tiempo para el plazo del domingo, fijado por el tribunal supremo estatal.

Gore argumentó que el recuento de boletas en Miami-Dade estaba siendo "frustrado por una campaña deliberada de demoras e intimidación de funcionarios locales", y sus abogados sugirieron que el plazo fuese extendido si el condado no concluía su recuento a tiempo.

La vocera de la campaña de Bush, Mindy Tucker, desestimó la apelación de Gore. "Parece que Al Gore desea que el tribunal siga extendiendo el plazo hasta que él pueda contar los votos las veces suficientes para cambiar el resultado", dijo. Los abogados del vicepresidente, mientras tanto, estaban preparando su respuesta a la apelación de Bush ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos. El candidato presidencial republicano pidió a la magna corte que revirtiera una decisión del tribunal supremo de Florida de permitir que continuasen los recuentos manuales en tres condados.

Florida representa el fiel de la balanza en la elección presidencial más estrecha en la historia reciente de Estados Unidos. El margen a favor de Bush es de apenas 713 votos, si los recuentos manuales son aceptados. La tabulación oficial de la secretaria de Estado Katherine Harris colocó a Bush con un margen de 930 votos.

Gore consiguió 76 votos adicionales hoy en el condado Broward. Los dos candidatos pasaron un día tranquilo junto a sus familias, Bush en Austin y Gore en la mansión vicepresidencial en Washington. "Le quiero desear a todos, a mi familia y amigos un feliz Día de Acción de Gracias", dijo Bush, quien salió a correr en medio de la llovizna en Austin.

Gore, en tanto, mantuvo una actitud discreta y no apareció en público. En otro elemento dentro de la intriga electoral, el candidato vicepresidencial republicano Dick Cheney se encontraba en mejor estado de salud en el hospital de Washington en el que fue internado tras padecer un "muy leve" ataque cardíaco, el cuarto que sufre.

Fue sometido a un procedimiento para ensancharle una arteria y sus médicos expresaron su esperanza de que pueda ser dado de alta mañana mismo. En los otros dos condados, el recuento continuaba en Broward, y se reanudará mañana en Palm Beach.

Los condados de Nassau y Duval tienen previsto efectuar mañana audiencias para dirimir una serie de divergencias con respecto a la votación presidencial. La disputa electoral llegó a las puertas de la Corte Suprema federal ayer cuando los representantes legales de Bush le pidieron a los magistrados ponerle freno al fallo del máximo tribunal en la Florida de permitir los recuentos manuales en tres condados de mayoría demócrata.

Según los argumentos legales en la apelación de Bush, las consecuencias del fallo en la Florida incluyen posible toma de posesión de un presidente con su "legitimidad en entredicho" o provocar una "crisis constitucional".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores