Estados Unidos preocupado por nueva ola de violencia en M.Oriente

El secretario de Estado Colin Powell expresó alarma sobre el más reciente estallido violento, al decir: "Es muy perturbador que el ciclo de violencia continúe cuesta arriba. Hablaremos claramente con ambas partes, estimulando a ambas a hacer todo lo posible para reducir el nivel de violencia".

14 de Mayo de 2001 | 17:01 | Reuters
JERUSALEN.- Tropas israelíes mataron este lunes a siete palestinos, entre ellos cinco miembros de la policía, en lo que Estados Unidos denominó un "recrudecimiento" de la violencia en vísperas de un día muy emotivo en el calendario palestino.

La muerte de los cinco policías en Cisjordania fue la cifra más alta de víctimas fatales en un solo incidente en los últimos dos meses y se produjo horas después de que helicópteros y embarcaciones israelíes armadas atacaron puestos palestinos de seguridad en Gaza. Soldados israelíes también mataron a tiros a dos palestinos después de un ataque con granada en Gaza, lo que elevó la cifra total de víctimas desde el inicio de la rebelión palestina en septiembre a 420 palestinos, 79 israelíes y 13 árabes israelíes.

En otros incidentes de violencia, palestinos abrieron fuego desde Cisjordania contra el asentamiento judío de Gilo, cerca de Jerusalén, hiriendo a cuatro civiles, dijeron la policía y testigos israelíes. Israel considera a Gilo un vecindario de Jerusalén.

El Presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat condenó de inmediato la muerte de los policías y afirmó que se trató de una acción "sucia e inmoral" por la que el estado judío debía ser responsabilizado. Las palabras de Arafat tuvieron una especial resonancia mientras los palestinos se preparaban para conmemorar el "Nakba", o "Gran Catástrofe", el desplazamiento masivo de áreas de Palestina controladas por los británicos, que fueron ocupadas por los judíos en la guerra árabe-israelí de 1948.

Arafat, hablando con periodistas después de reunirse en Gaza con el enviado de la Unión Europea al Oriente Medio, Miguel Angel Moratinos, afirmó que cuatro de los cinco policías muertos estaban durmiendo cuando fueron atacados. "Este grupo (de cinco policías) estaba operando en un punto de control, colaborando con los israelíes en todos los asuntos relacionados con el control de la zona, cuando fueron atacados por sorpresa mientras cuatro de ellos dormían y fueron asesinados" por soldados israelíes, dijo.

El chofer de una ambulancia palestina dijo que había encontrado los cuerpos de cinco miembros de la policía denominada Fuerza Nacional Palestina acribillados a balazos. Agregó que los cadáveres habían sido arrojados a una fosa junto a la carretera que conduce a la localidad de Beitunia, al oeste de la ciudad cisjordana de Ramallah.

El ejército israelí dijo que sus soldados habían disparado contra un grupo de "elementos sospechosos". Las fuerzas israelíes estarán en máxima alerta en ocasión del día de "Nakba". Los palestinos planean paralizar todas las actividades en Cisjordania y Gaza durante tres minutos el martes.

En Washington, el secretario de Estado Colin Powell expresó alarma sobre el más reciente estallido violento, al decir: "Es muy perturbador que el ciclo de violencia continúe cuesta arriba. Hablaremos claramente con ambas partes, estimulando a ambas a hacer todo lo posible para reducir el nivel de violencia", dijo a la cadena televisiva CNN.

Las más recientes muertes en Gaza ocurrieron cuando tropas israelíes dispararon contra un punto de control militar cerca del asentamiento judío de Gush Katif, después que palestinos lanzaron una granada de mano contra los soldados, dijeron testigos y fuentes militares.

Una fuente militar israelí dijo que el ejército tenía el cuerpo de una de las víctimas, que lanzó la granada, y que también tenía una bomba amarrada a su cuerpo, que los soldados estaban desactivando. Los palestinos dijeron que otras cinco personas que esperaban en por lo menos dos autos en el punto de control resultaron heridas en el incidente.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores