EE.UU. ofrece a régimen Talibán participación en futuro gobierno

Colin Powell, secretario de Estado norteamericano, señaló que "en la medida en que estén dispuestos a participar en el desarrollo de un nuevo Afganistán, en que todos estén representados, tendríamos que escucharles o por lo menos tenerles en cuenta".

16 de Octubre de 2001 | 07:53 | EFE
ISLAMBAD.- El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, admitió hoy que representantes de los talibán podrían participar en un eventual nuevo gobierno de amplia base y multiétnico en Afganistán que sustituya al sitiado régimen actual.

En una rueda de prensa conjunta en Islamabad con el Presidente paquistaní, Pérvez Musharraf, Powell evitó indicar para cuándo se espera la caída del régimen talibán, pero insinuó que podría llegar pronto ya que el gobierno de Kabul "está sometido a enormes presiones", no sólo militares sino también políticas.

Musharraf aprovechó la rueda de prensa para insistir nuevamente en que terminen lo antes posible los bombardeos a Afganistán, que se intensificaron hoy y que han levantado las iras de la población paquistaní.

El Presidente paquistaní, que recibió ayer a los enviados del antiguo rey de Afganistán, Mohamed Zahir Shah, resaltó la importancia de evitar un vacío de poder en Afganistán y crear rápidamente un nuevo gobierno estable en país vecino.

Además, Powell se centró mucho más en la futura reconstrucción de Afganistán que en la guerra actual.

Preguntado sobre la posibilidad de que miembros "moderados" del movimiento talibán entren en un nuevo gobierno, Powell respondió: "en la medida en que estén dispuestos a participar en el desarrollo de un nuevo Afganistán, en que todos estén representados, tendríamos que escucharles o por lo menos tenerles en cuenta".

"Habrá que ver si los que apoyan al régimen actual tendrán la voluntad de colaborar con otro tipo distinto de gobierno, uno que respete los derechos humanos de todos y que sea aceptado por la comunidad internacional", agregó.

Powell resaltó que el nuevo gobierno que la "coalición global antiterrorista" pretende "ayudar al pueblo afgano a formar" debe incluir a representantes de todas las etnias y de todas las tendencias políticas.

Reconoció que el movimiento de los talibán tiene implantación en la sociedad afgana al señalar que, una vez derrocado el régimen actual, habrá que tratar con sus partidarios.

"No se les puede expulsar a otro país. No puede haber una limpieza étnica en Afganistán, después de que esto (la guerra) haya acabado, aunque desde luego se puede acabar con este régimen que ha causado tanta devastación en el país", explicó.

El Presidente Musharraf ya había asegurado, ante una pregunta, que "hay muchos talibán moderados".

Los talibán pertenecen a la etnia mayoritaria en Afganistán, la pastún, que también son una minoría importante en el norte de Pakistán, y son musulmanes suníes.

En cambio, la Alianza del Norte está compuesta principalmente por minorías étnicas y musulmanes chiíes.

A Pakistán, que patrocinó a los talibán en su guerra contra los grupos ahora agrupados en la Alianza del Norte, le interesa que los pastún tengan el máximo peso posible en el gobierno de Afganistán.

Pakistán ha sugerido que el ex rey Zahir Shah, que es pastún, encabece un futuro gobierno de amplia base. Al mismo tiempo, Islamabad quiere limitar el papel de la Alianza del Norte, que cuenta con el respaldo del gran enemigo de Pakistán, la India.

La visita a Islamabad de Powell, que viaja hoy a Nueva Delhi, coincidió con una nueva crisis en las relaciones entre Pakistán y la India por la región de Cachemira que ambas potencias nucleares se disputan.

Ayer se registraron combates en la línea divisoria en Cachemira, que produjeron víctimas civiles en el lado paquistaní, según Islamabad.

Sobre el papel de Washington en la solución de este conflicto, Powell evitó el empleo de la palabra "mediación", que ha sido rechazada por la India, pero dijo que Estados Unidos sí "fomentaría el diálogo bilateral".

Pakistán denunció ayer, a raíz de los nuevos enfrentamientos en la línea de división en Cachemira, que disponía de "informaciones de que la India prepara algo mucho más gordo que esto".

El Presidente indio, Atal Bihari Vajpayee, reconoció la semana pasada que su gobierno efectuaba "consultas" sobre una eventual intervención militar en la zona paquistaní de Cachemira.

Esta zona alberga presuntamente bases de la guerrilla islámica que a principios de este mes cometió un atentado con coche bomba en la zona india en que murieron unas 40 personas.

Powell sostuvo que el contencioso cachemir es "solucionable" mediante un diálogo bilateral que tenga en cuenta tanto la voluntad del pueblo de la región como la necesidad de luchar contra el terrorismo.

La India ha visto con malos ojos la súbita mejora en las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán, confirmada rotundamente hoy por Powell, tras los atentados en Nueva York y Washington el pasado 11 de septiembre.

A Estados Unidos le es imprescindible el uso del espacio aéreo de Pakistán para poder bombardear Afganistán con aviones que despegan desde portaaviones en el Mar Arábigo, frente a la costa paquistaní.

Musharraf, que reconoció el gran malestar que su colaboración con Estados Unidos está produciendo en la sociedad paquistaní, reafirmó su voluntad de continuar esta cooperación todo el tiempo que sea necesario.

Sin embargo, subrayó que se limitaría a lo ya acordado: el suministro de información por parte de sus servicios secretos, apoyo logístico y acceso al espacio aéreo paquistaní.
Ediciones especiales