Renunció presidente venezolano interino y juró vicepresidente de Chávez

Nueva jornada de anarquía en Venezuela culminó con la dimisión del recién asumido mandatario interino, el empresario Pedro Carmona, y la asunción momentánea de Diosdado Cabello, a la espera del retorno del depuesto Hugo Chávez.

14 de Abril de 2002 | 00:22 | AP
CARACAS.- El presidente interino Pedro Carmona anunció su renuncia el sabado, al día siguiente de haber asumido, frente a las protestas de miles de partidarios del depuesto presidente Hugo Chávez.

"Ante la nación, ante el pueblo venezolano, presento esta renuncia", dijo Carmona en declaraciones a Union Radio.


Partidarios de Hugo Chávez salieron a las calles a exigir la liberación y el regreso al poder del depuesto presidente. Mientras, altos mandos militares le quitaban el piso al nuevo gobierno.
Dijo que entregaba el poder a la Asamblea Nacional, pero el vicepresidente de Chávez, Diosdado Cabello, dijo a la emisora que será presidente en funciones hasta el regreso de Chávez.

Cabello juramentó al cargo, mientras partidarios de Chávez difundieron una carta en la que afirma que "no he renunciado".

"Yo, Hugo Chávez Frías, venezolano, presidente de la república Bolivariana de Venezuela, declaro: no he renunciado al poder legítimo que el pueblo me dio", dice el breve texto, enviado por fax a los medios de prensa desde el palacio de gobierno.

La breve nota está fechada en Turiamo, un poblado al sur de Caracas, a las 14:45 de la tarde.

El paradero de Chávez era incierto. Algunos de sus partidarios lo ubicaban en La Orchila, un islote al norte del pais.

Esta noche el general Rafael Arrieta, del comando del ejército, indicó que las fuerzas armadas desconocían a Carmona.

"Las fuerzas armadas deconocen al señor Carmona como Presidente de la República", dijo Arrieta desde el canal estatal Venezolana de Television, y que fue tomado desde hace varias horas por partidarios de Chávez.

"Estamos esperando que llegue el presidente Chavez, pronto estará acá" en Caracas. "Lo importante es que nos mantengamos en el hilo constitucional", indicó el oficial, asegurando que todas las guarniciones estaban en orden.

Horas antes, la ex ministra de Trabajo, Maria Cristina Iglesias, dijo que Chávez no quería abandonar el país.

Iglesias habló por la televisión estatal, que fue tomada por partidarios de Chávez. Por el mismo medio, el diputado chavista Juan Barreto dijo que "el tirano ha sido depuesto", en alusión a Carmona.

Fin de una jornada de violencia

La renuncia de Carmona coronó una jornada de anarquía, en la que el gobierno interino se diluyó y dejó a esta nación rica en petróleo sin cabeza visible.

Entretanto, Alfredo Peña, alcalde mayor de Caracas, reportó la muerte de al menos nueve personas y 40 heridas en distintos incidentes en la ciudad ocurridos este sábado.

Barreto llamó a los miembros de la Asamblea Nacional (parlamento) a sesionar en el canal estatal e invitó a los medios de comunicación a transmitir las imágenes de manifestaciones de simpatizantes de Chávez frente al palacio de gobierno.

Carmona, al renunciar, dijo que entregaría el poder a la Asamblea Nacional, pero el vicepresidente de Chávez, Diosdado Cabello, aseguró que el ejercería la presidencia hasta el regreso de Chávez.

"En este momento Diosdado Cabello asume la presidencia de la república hasta tanto aparezca el presidente Hugo Chavez Frias", dijo el propio Cabello a la radioemisora Union Radio.

Exhortó "al pueblo de Venezuela, a la fuerza armada de este noble pueblo a que reconozcan la institucionalidad".

Venezuela se encontraba así este sábado por la noche sin un gobierno en funciones, y en medio de un caos político sin precedentes en la historia democrática de este país, poseedor de las más ricas reservas petroleras del hemisferio.

Sin una cabeza visible e institucional en el gobierno, el país estaba virtualmente en la anarquia, con miles de personas en las calles del centro capitalino, y los simpatizantes y partidarios de Chávez en busca de retomar el control.

La jornada de este sábado es parte de la peor crisis política que conozca este país y que se desató con violentas manifestaciones callejeras el jueves y en las que murieron al menos 16 personas y decenas resultaron heridas.

En medio del desorden, los mandos militares -alegando que buscaban evitar un baño de sangre- presionaron por una salida de Chávez. La oficialidad informó entonces de una renuncia del presidente el viernes en la madrugada y el confinamiento del expresidente en el Fuerte Tiuna, o el mayor complejo castrense al suroeste de la capital.

De inmediato, el empresario Carmona asumió el poder con el respaldo de los militares, pero con el paso de las horas en medio de las manifestaciones y la decisión del presidente interino de disolver por decreto los poderes públicos, su autoridad pareció desvanecerse.

Carmona sólo hizo breves declaraciones a una televisora internacional, declinando revelar su paradero exacto, y sólo que se encontraba en reuniones con los mandos castrenses.

Ni Carmona ni los partidarios de Chávez han aclarado las versiones de al menos una unidad militar provincial sublevada, y rehusando reconocer al gobierno interino.

La confusión era tal que la señal del canal estatal aparecía y desaparecía del aire.

Llamado a la cordura

"Entremos en una etapa de cordura, de tranquilidad. Estos tres días han sido nefastos para el país. Le pido a todos los sectores: vamos a sumarnos para sacar este país adelante, no podemos seguir en esta lucha estéril", declaró Cabello, quien según imágenes televisivas.

Pidió a "los cuerpos de seguridad que entren en cordura" y a todos los "sectores a buscar un camino para transitarlo juntos".

"Hay que abrir un espacio al diálogo, para corregir los errores", agregó el nuevo presidente provisional de Venezuela.

Carmona, por su parte, dijo que "ante el vacío que se produjo el jueves, después de la masacre que provocó en ese momento el vacío de poder, y la renuncia que hiciera ante el Alto Mando el presidente de la República, asumí un gobierno transitorio por la solicitud formulada por varios sectores y teniendo como testigos a muchos de los oficiales que hoy nos acompañan".

"Pero en vista de la situación ya generada, de que la Asamblea Nacional ha sesionado y ha decido designar en el cargo de presidente al vicepresidente Ejecutivo, Diosdado Cabello, con toda responsabilidad presento ante el pueblo de Venezuela la renuncia al cargo de presidente del gobierno transitorio", declaró Carmona desde el Fuerte Tiuna, la principal guarnición militar de Caracas.

Agregó que "las circunstancias que generaron la transitoriedad estuvieron derivadas de un vacío que se generó de un anuncio de renuncia, de la ausencia de los órganos del Poder Público, pero en todo ello la restitución de la legitimidad de la Asamblea Nacional ha llevado a la decisión que a tomado, que acato con absoluta responsabilidad".

Carmona anunció hoy, sábado, la restitución de la AN, a cuyos diputados había destituido ayer, viernes, a través de un decreto.

La reacción de Carmona se produjo inmediatamente después de que el comandante general del Ejército, general Efraín Vásquez, dijese que el proceso de transición había cometido "errores" y anunciase que lo apoyará "sólo si se restituyen todos los poderes públicos legalmente constituidos en este país".
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores