Principal partido reformista de Irán decide boicotear las elecciones

El presidente del partido reformista Frente de la Participación Islámica de Irán (FPII), Mohammed Reza Jatami, hermano además del presidente, Mohammad Jatami, dijo que su partido aprobó de manera unánime no participar en las elecciones.

02 de Febrero de 2004 | 14:36 | DPA
TEHERÁN.- El principal partido reformista de Irán decidió hoy boicotear las elecciones parlamentarias del 20 de febrero, en reacción a la nueva negativa del Consejo de Guardianes a aplazar los comicios, y llamó a realizar un referéndum para decidir el futuro político del país.

Tanto el gobierno como los diputados reformistas exigen un aplazamiento de las elecciones al considerar que éstas no son legales por la exclusión de numerosos candidatos decidido por el Consejo de Guardianes, con funciones similares a un Senado y compuesto por clérigos ultraconservadores y juristas.

El presidente del partido reformista Frente de la Participación Islámica de Irán (FPII), Mohammed Reza Jatami, hermano además del presidente, Mohammad Jatami, dijo que su partido aprobó de manera unánime no participar en las elecciones.

"No consideramos que estas elecciones sean libres, justas y legales, y por lo tanto no existe ningún motivo para participar en ellas", agregó.

"Cremos que eventualmente un referéndum y el voto de la gente decidirá el futuro político del país", continuó.

Es la primera vez que un partido legal iraní se niega a participar en unos comicios en los 25 años de historia de la República Islámica.

El Partido de la Participación evitó usar el término "boicot", ya que boicotear las elecciones podría tener consecuencias legales según las leyes iraníes.

El referéndum es actualmente uno de los principales temas de discusión en Irán, donde los reformistas y los estudiantes lo consideran una opción para sacar al país del estancamiento político en el que se encuentra.

Según el FPII, el referéndum debería decidir quién tiene la última palabra en cuestiones de Estado, si los organismos elegidos democráticamente como los poderes ejecutivo y legislativo o el consejo islámico, cuyos miembros son designados por el líder supremo, ayatolá Ali Jamenei.

El "establishment" político, incluido el presidente Jatami, ha rechazado hasta el momento esta idea por considerarla un intento de minar el sistema islámico a favor de otro secular.

Reza Jatami, que confirmó que el número de diputados que el domingo presentaron la dimisión asciende a 125 del total de 290 de los que está compuesto el Parlamento, advirtió de que mantener las elecciones el 20 de febrero sólo llevará a la formación de un Parlamento inútil que no represente al pueblo ni sus problemas.

Además, saludó el apoyo de la Unión Europea y dijo que la comunidad internacional tiene derecho a manifestar su preocupación por los acontecimientos en otros países, aunque agregó: "pese a ello, nosotros nos apoyaremos en nuestras propias fuentes populares en casa".

El Consejo de Guardianes volvió a rechazar hoy la demanda del gobierno de que se aplacen las elecciones legislativas programadas para el 20 de febrero.

"Según la ley iraní, los comicios sólo pueden postergarse en caso de guerra o si el país se encuentra bajo ocupación militar, y no se pueden aceptar otros motivos", dijo uno de los juristas del Consejo de Guardianes, Reza Zavarehi, al servicio noticioso Mehr.

Los conservadores de Irán argumentan que las elecciones incluso se llevaron a cabo cuando el país estaba en guerra con Irak, entre 1980 y 1988.

Zavarehi sostuvo que no existen motivos legales ni técnicos para aplazar las elecciones, ya que la nueva legislatura tiene que comenzar el 27 de mayo.

Tomando en cuenta además la posibilidad de que se tengan que organizar segundas vueltas y atender quejas, el tiempo para planear todo es muy estricto, señaló el jurista.

El ministro del Interior de Irán, Mussavi Lari, había insistido la noche del domingo, durante una reunión de emergencia del gabinete, en que los tiempos no son adecuados para celebrar elecciones.

Los demás miembros del gobierno iraní coincidieron en que la fecha del 20 de febrero sólo debe mantenerse si está garantizada la celebración de elecciones libres.

Según la prensa, la disputa por los comicios también ha afectado a la salud del presidente. Los médicos le han aconsejado a Jatami que permanezca en casa debido a un fuerte dolor de espalda, informaron los medios. Los dolores se deben a un fuerte estrés, agregaron.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores