Muere famoso símbolo del pueblo vasco en Guernica

El árbol pudo sobrevivir al bombardeo alemán durante la Guerra Civil española, pero perdió su batalla contra los parásitos.

21 de Abril de 2004 | 18:09 | Ansa
MADRID.- La encina de Guernica, símbolo del pueblo vasco y que por 146 años fue testimonio de grandes sucesos vividos por esa ciudad -entre ellos el bombardeo alemán durante la Guerra Civil (1936-1939) y que inspiró el célebre cuadro de Pablo Picasso- fue declarada oficialmente muerta, informaron hoy las autoridades locales.

Situado ante la "Casa de las Juntas" (sede del consejo comunal), el árbol sobrevivió al terrible bombardeo de los Stuka, que el 26 de abril de 1937 arrasaron con la ciudad, causando centenares de muertos, pero no con la canícula del verano pasado que le dio el "golpe de gracia" luego de años de lucha contra los parásitos.

El bombardeo de la Luftwaffe -durante la Guerra Civil Española con Alemania, aliada de los nacionalistas del general Francisco Franco- inspiró a Picasso para pintar su alegoría sobre los horrores de ese episodio.

Y fue ante la encina de Guernica que los reyes de España se comprometieron a respetar los "privilegios" del pueblo vasco; y más recientemente, cada nuevo ’Lehendakari’ (presidente regional vasco) prestaba juramento ante ella.

En realidad, lo que hoy fue anunciado fue el fin de la tercera encina de Guernica.

La primera, y más longeva, llamada "el padre", fue plantada en el año 1300 y resistió cuatro siglos. La segunda vivió entre 1700 y 1800.

El árbol actual, de 12 metros de altura, no crecía desde hace dos años, debilitado por la edad y los hongos, y fue afectado por el calor de 2003. Al igual que las dos encinas que le precedieron, será conservada en el jardín de la "Casa de Juntas".

La funcionaria local Ana Madariaga, quien dio la noticia, no quiso usar la palabra "muerte". "Quisiera ser fiel a la idea de un árbol eterno. Un ciclo terminó, pero estamos comenzando otro", declaró.

Una nueva encina será plantada, en el mismo lugar, el invierno próximo, luego de que el terreno sea despejado de hongos y parásitos.

Desde 1936, los "Lehendakari" juraron ante la histórica encina pronunciando la fórmula: "Humillado ante Dios, en pie sobre tierra vasca, en memoria de nuestros antepasados, bajo la encina de Guernica, ante vosotros, representantes del pueblo, juro cumplir fielmente mi encargo".
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores