Gobierno boliviano denuncia que buscan desestabilizarlo

Gobierno realizó estas denuncias luego de que en los últimos días se registraran varios atentados explosivos a dependencias estatales.

24 de Noviembre de 2004 | 11:12 | AP
LA PAZ.- El gobierno denunció que el estallido de un explosivo de mediana potencia que hoy en la madrugada destruyó los ventanales del ministerio de Defensa, es parte de un plan para desestabilizarlo.

"Este es un acto terrorista con tintes políticos que busca provocar a las fuerzas armadas y a la policía para desatar una reacción en un marco de desestabilización del gobierno", declaró el ministro de Gobierno (Interior), Saul Lara a la prensa poco después del atentado, que no ha sido reivindicado.

El explosivo, presumiblemente dinamita, fue colocado en una puerta lateral del ministerio ubicado en un barrio céntrico de La Paz y detonó l miércoles el subcomandante de bomberos, Humberto Echalar.

La explosión provocó la rotura de vidrios del edificio y daños en dos vehículos del servicio público, acotó Echalar.

El ataque se suma a otros que en los últimos días han inquietado al gobierno.

La semana pasada una dinamita de mediana potencia explotó en las puertas de una red de televisión cuyo principal accionista es el presidente Carlos Mesa. Hubo solo daños materiales.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque, pero la policía halló cerca del lugar un mensaje que decía: "pueblo oprimido, pueblo opresor".

La policía vinculó el atentado a la red PAT con otro ataque en contra del Círculo de Oficiales del Ejército, hace dos semanas, que provocó daños materiales menores en una zona exclusiva de La Paz.

Días antes, explosivos de mediana potencia fueron lanzados por desconocidos a la casa de los senadores Leopoldo Fernández y Filemón Escóbar en La Paz sin que la policía haya podido identificar a los atacantes. Tampoco hubo daños personales.

Entonces Lara admitió que el gobierno pudo desbaratar algunos grupos que pretendían crear inestabilidad, pero no proporcionó más detalles.

Estos ataques ocurren en momentos en que el debate de la nueva y polémica ley petrolera en el Congreso y el anuncio de protestas por parte de algunas ciudades han provocado tensión.

La ciudad de Potosí, al suroeste de La Paz, paralizó el martes reclamando atención del gobierno a sus reivindicaciones. El Alto, vecina de esta capital, amenaza con un paro indefinido desde el 29 por diversas reivindicaciones.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores