Rousseff considera "inaceptable" que senador haya salido de Bolivia sin permiso

La salida de Roger Pinto de Bolivia, con clara complicidad brasileña, complicó las relaciones entre ambos países.

27 de Agosto de 2013 | 13:50 | EFE
EFE

BRASILIA.- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó hoy de "inaceptable" que el senador boliviano Roger Pinto haya salido de su país y llegado a Brasil sin un salvoconducto del Gobierno de Evo Morales, pues eso podría haber puesto en peligro su vida.


"Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física", señaló Rousseff, quien apuntó que "jamás" se podría haber aceptado" que Pinto abandonase su país sin un salvoconducto del Gobierno boliviano, pues "no se podía poner en riesgo su vida".


La salida de Pinto de Bolivia, con clara complicidad brasileña, ha estremecido las relaciones entre ambos países y este lunes causó la renuncia del ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota.


Según manifestó Rousseff, "no tiene ningún fundamento que un Gobierno de cualquier país del mundo acepte someter a una persona que está bajo asilo a algún riesgo".


"Si no pasó nada no es la cuestión. Pero podría haber pasado", aseguró la Mandataria sobre la salida de Pinto, facilitada por funcionarios de la embajada brasileña en La Paz, en la que estaba alojado desde el 28 de mayo de 2012.


Pinto fue trasladado hasta la ciudad brasileña de Corumbá por tierra, en un coche diplomático escoltado por soldados brasileños, en un viaje que demoró unas 22 horas, según ha revelado el senador brasileño Ricardo Ferraço, quien también colaboró con su salida.


Según Rousseff, "un Gobierno no negocia con la vida", sino que "protege vidas", y Brasil "no podía poner en riesgo la vida de una persona que está bajo su custodia".


La presidenta también dijo que el ministro de Defensa, Celso Amorim, "explicará" la participación en el hecho de dos fusileros navales brasileños que escoltaron a Pinto en su viaje hasta la ciudad de Corumbá.


La complicidad brasileña en la salida del senador Pinto, quien está acusado en Bolivia por diversos delitos de corrupción, ha sido confirmada por el encargado de negocios de la embajada, Eduardo Saboia, quien dijo que colaboró por "razones humanitarias".


Al justificar su actuación, Saboia dijo que había optado por proteger a una persona, a un "perseguido político", al que comparó con la propia Rousseff, de quien dijo que "fue perseguida" durante la última dictadura brasileña.


"Me sentía como si el DOI-Codi (sede de un órgano de represión de la dictadura brasileña en el que los detenidos eran torturados) estuviese al lado de mi sala de trabajo", dijo Saboia en alusión a la situación en que se encontraba Pinto en la embajada después de más de 450 días alojado en una oficina.


Rousseff, quien fue torturada durante la dictadura, reaccionó hoy frente a esa comparación con una absoluta indignación.


"Yo estuve en el DOI-Codi. Yo supe lo que era el DOI-Codi y puedo asegurar que es tan distante el DOI-Codi de la embajada brasileña en La Paz como es distante el cielo del infierno. Literalmente", afirmó la presidenta, visiblemente irritada.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores