Pablo Milanés y campos de concentración en Cuba: "Todavía espero que el Gobierno pida perdón"

El célebre cantautor, quien relató su experiencia como prisionero en los '60, consideró que la actual apertura en la isla en coincidencia con el deshielo de las relaciones con EE.UU. es sólo "un maquillaje".

14 de Febrero de 2015 | 02:23 | Emol

El cantante debió someterse el año pasado a una operación de trasplante de riñón.

LUN (archivo)

MADRID.- El cantautor cubano Pablo Milanés, una de las figuras más destacadas del movimiento de la Nueva Trova en su país, mostró escepticismo en torno a las reformas aperturistas emprendidas por el régimen que encabeza Raúl Castro, las que consideró como un "maquillaje".

El músico también rememoró la dura experiencia que vivió cuando permaneció detenido en campos de trabajo administrados por las llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) en la década de 1960.

Milanés recordó que permaneció allí junto a decenas de miles de personas sometidas a trabajos forzados.

"La prensa cubana no se atreve y la extranjera desconoce la nefasta trascendencia que tuvo esa medida represora de corte puramente estalinista", afirmó el cantante, en una entrevista concedida al diario "El País" de España.

"Allí estuvimos, entre 1965 y finales de 1967, más de 40.000 personas en campos de concentración aislados en la provincia de Camagüey, con trabajos forzados desde las cinco de la madrugada hasta el anochecer sin ninguna justificación ni explicaciones", relató.

"Yo tenía 23 años, me fugué de mi campamento -me siguieron 280 compañeros presos más de mi territorio- y fui a La Habana a denunciar la injusticia que estaban cometiendo", añadió.

"El resultado fue que me enviaron preso durante dos meses a la fortaleza de La Cabaña, y luego estuve en un campamento de castigo peor que las UMAP", rememoró.

Milanés dijo que desde entonces no ha recibido ninguna justificación ni explicaciones sobre su reclusión, "y mucho menos el perdón que estoy esperando que pida el Gobierno cubano".

Los campos de trabajo de la UMAP fueron utilizados por el régimen cubano para encerrar a miles de cubanos, entre ellos jóvenes que se negaban a hacer el servicio militar, sacerdotes, integrantes de los Testigos de Jehová, de los Adventistas del Séptimo Día y otras denominaciones religiosas, homosexuales y campesinos que se resistieron a las medidas de colectivización agraria.

Las protestas de organizaciones internacionales y de intelectuales derivaron en el cierre de las instalaciones a fines de los '60.

Dudas sobre acercamiento

Sobre el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana, el artista mostró su regocijo "por el regreso de los tres presos cubanos" que permanecían encarcelados en Estados Unidos tras ser acusados de espionaje, y por la "unificación definitiva" de muchas familias separadas.

No obstante, expresó dudas sobre las consecuencias que dicho acercamiento puede tener en la isla.

"¿A qué acuerdos llegaron los dos si ahora se contradicen? Esa es mi duda: que ninguno ceda y que otra vez el pueblo cubano siga en su agonía sin salida, como está hace 50 años", aseveró.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores