Ovaciones para "La Valquiria" en Bayreuth

El “Anillo” en los Festivales Wagnerianos de Bayreuth se redondea. Después del respetable comienzo con “El Oro del Rin”, “La Valquiria” supuso una mejora.

29 de Julio de 2004 | 15:57 | DPA
BAYREUTH, Alemania.- El público acogió con ovaciones el estreno de “La Valquiria” ofrecido en la noche del miércoles en Bayreuth por el director de escena alemán Jürgen Flimm.

En la segunda parte de la tetralogía de Richard Wagner “El Anillo del Nibelungo”, Flimm presenta en imágenes concentradas y palpitantes la historia de amor entre hermanos, asesinato y destierro. Una brillante actuación de los cantantes puso la guinda a la representación, que podría quedar como una de las más destacadas de la actual edición de los Festivales Wagnerianos.

Cuando compuso su ópera, hace 150 años, Wagner no conocía ningún tabú: la imponente escena de amor entre Siegmund y Sieglinde que cierra el primer acto no es más que incesto y adulterio. Los gemelos se encuentran en el suelo del salón mientras el tenebroso Hunding, interpretado fiablemente por Philip Kang, duerme drogado en la habitación de al lado. La “nueva” Sieglinde de Bayreuth, Eva Johansson, destacó con claros tonos como soprano.

Sin embargo, la alegría amorosa dura poco tiempo. Fricka, diosa del matrimonio, se da cuenta de lo ocurrido y acude a buscar a su marido, el dios supremo Wotan, en el monte Valhala. Aquí, Mihoko Fujimura, como una Fricka enferma, tiene su gran actuación con una voz brillante junto a Alan Titus, que representa enérgicamente al padre de los dioses. Finalmente, este último jura que Siegmund, su propio hijo, morirá.

Tampoco puede protegerlo Brünnhilde (Evelyn Herlitzius), su hija y valquiria favorita, pero se opone. Esto le cuesta el rechazo de su padre, quien la encierra en un monumental y frío cilindro de acero colocado en el escenario, a cargo del escenógrafo Erich Wonder. En una conmovedora escena, interpretada magistralmente por Herlitzius, Brünnhilde tan sólo consigue arrancarle una cosa del alma: no el mejor la tomará como mujer, sino sólo un héroe capaz de atravesar el fuego con el que la rodea Wotan.

Como ya lo ha demostrado en otras ocasiones en el foso de la orquesta en Bayreuth, Adam Fischer es más bien un director de los tonos suaves. Con la orquesta de los Festivales acompañó delicadamente a los cantantes y con ello contribuyó a una velada musicalmente fascinante.

El “Anillo” de Bayreuth se redondea. Después del respetable comienzo con “El Oro del Rin”, “La Valquiria” supuso una mejora.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores