Andrés Rillón: Al “Rey de San Gregorio” le aporté mi extraordinario talento

El actor debuta en el cine con la historia de un discapacitado y su lucha por el amor.

14 de Septiembre de 2006 | 05:45 | Alejandro Herrero S., El Mercurio Online
Trailer


Fotos: Bazuca Films.
SANTIAGO.- El tono de voz es el mismo, los gestos tampoco lo delatan, la "gran" diferencia es que Andrés Rillón ahora está sentado en el sillón de su casa y no en el set de "La Manivela", "Medio Mundo" o "La Oficina" del Jappenning con Já.

Su carrera en TV ha sido larga y exitosa, pero recién ahora este actor se decidió a debutar en el cine. El proyecto se llama "El rey de San Gregorio", la opera prima del director Alfonso Gazitúa, está basada en la historia de Pedro y Cati, dos jóvenes discapacitados de la población San Gregorio.

Un detalle importante del largometraje es que su protagonista es el mismo Pedro, a quien Rillón no duda en destacar: "No es actor, pero es muy despierto, vivaz, talentoso, un ‘curquito’ (jorobado) muy agradable, de un poder de comunicación enorme", comenta.

El actor dice que su llegada a la pantalla grande no fue difícil, "porque se trabajó con mucha soltura de improvisación", algo que facilitó su labor.

Niega que Julio Jung, su gran dupla por años, le haya dado algún consejo para su papel porque en esa época estaba en España y, además, "yo me ubiqué bien en el grupo, me sentí como si hubiera estado grabando una "Manivela", un "Medio Mundo", me sentí con mucha libertad de texto, de improvisación".

"No había un texto riguroso y si aparecía uno, yo lo hacía a mi pinta", agrega.

El actor interpreta a "Juan", a quien define, usando el humor que lo caracteriza, como "el ‘gurú’ del protagonista, soy su presencia ‘abuelal’, tenemos una relación de respeto y cariño".

"Yo lo apoyo en su invalidez y él en la mía, porque yo también soy discapacitado, ando en silla de ruedas", agrega. Moverse arriba de una dice que no fue difícil: "Es lo más fácil que hay, es como andar en bicicleta, pero sin pedal. Incluso en la película hay carrera con las sillas de rueda", la que "obviamente gané yo".

La sana convivencia con el humor

El humor ha sido el mundo en que ha destacado Andrés Rillón, pero no le preocupó el desafío de asumir un personaje con rasgos más dramáticos.

"Yo no soy un tony. Además, humorismo y seriedad son cosas que van juntas siempre. Puedo estar en la situación más seria y no por eso carecer de humor, es lo que menos me preocupó del personaje", explica.

El actor confía en que la película tendrá una buena recepción: "Es valiosa bajo varios puntos de vista, primero está hecha en un estilo semejante al neo realismo italiano, porque la ambientación y la escenografía son reales, está filmada en la misma población San Gregorio, entonces la mayoría de los personajes son auténticos habitantes del lugar".

Esta opción del director provocó algunas anécdotas, como el robo que sufrieron en medio del rodaje. Les sustrajeron todos los equipos y después los ladrones les revendieron algunos de ellos.

Otro elemento que destaca Rillón es la seriedad de Gazitúa, "es bastante sensible, es buen director de actores y lo hizo con mucha responsabilidad y seriedad".

En su caso, vuelve a utilizar su particular sentido del humor para explicar cuál fue su contribución al largometraje: "Yo aporté mi extraordinario talento".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores