Cómo es "The Newsroom", la esperada nueva serie del guionista Aaron Sorkin

El creador de "The West Wing" y ganador de un Oscar por "Red social", vuelve a la pantalla chica sumergiéndose en el mundo de las noticias para la cadena HBO.

10 de Junio de 2012 | 10:54 | AP / Emol

LOS ANGELES.- Si ha podido ser testigo de la obra de Aaron Sorkin, tanto en teatro, cine y televisión, sabrá que cuando antecede sus declaraciones sobre cualquier tema diciendo que no es un experto o no tiene conocimientos sobre éste, de todas formas entregará un discurso lleno de opinión en ese mismo asunto. Habrá una denuncia de por qué las cosas no deberían ser como son, un apasionado argumento de cómo podrían ser mejor y luego, quizás, una reconciliación en el final.

El tópico que Sorkin ha estado trabajando últimamente es el periodismo. "La mercantilización de las noticias ha creado un ambiente en que nos dicen que ciertas cosas son importantes pese a que simplemente no lo son", afirmó el guionista en el estudio que se ha transformado en su segundo hogar, mientras trabaja en su regreso televisivo bajo el alero de HBO, "The Newsroom".

Desde su oficina tenuemente iluminada, adornada con seis premios Emmy por su trabajo en "The West Wing" y un Oscar por su guión para "Red social", Sorkin recita los pecados que considera que existen en el negocio de la recopilación de noticias, ya sea realzando "lo que ocurrió anoche en 'Dancing with the Stars' o, más trágico y más dañino, convirtiendo el juicio de Casey Anthony en un reality show, lo que nos convierte en peores personas y más tontas".

Al notar que una institución crucial como el periodismo ha perdido su dirección, Sorkin respondió de la única forma que sabe: creando una serie de televisión.

"The Newsroom", su primer trabajo televisivo en casi seis años, le permite una vez más acogerse a su estilo -inteligente, verborréico e idealista- de forma semanal y por una hora. En el estreno del 24 de junio, el hombre ancla de un noticiario llamado Will McAvoy (interpretado por Jeff Daniels), conocido por su trabajo centrado y poco polémico, sufre de una crisis de conciencia y desata sus frustraciones frente a una audiencia de estudiantes universitarios en una charla.

Luego de un "período de recuperación" ordenado por la cadena donde trabaja, McAvoy retorna a su trabajo inspirado, con ganas de hacerlo mejor y, con un equipo de producción que incluye experiencia (Emily Mortimer) y varios novatos (Alison Pill, John Gallagher Jr., Olivia Munn y Dev Patel), se propone crear un programa de noticias que no duda en expresar opiniones o denunciar mentiras.

Tal como "The West Wing" le puso glamour a la presidencia de Estados Unidos, Sorkin, que acaba de cumplir 51 años, entiende que "The Newsroom" ofrece un retrato profundamente romántico de un mundo donde él no habita.

"Pensé que sería divertido escribir sobre un grupo de gente híper-competente", afirmó. "Y pienso que actualmente las noticias son vistas con el mismo desprecio que nuestros líderes de gobierno", añadió.

Una pausa y ya volvemos

Por muchos años, dicen ejecutivos de HBO, han intentado persuadir a Sorkin para que hiciese una serie con ellos, logrando amistosas conversaciones, pero sin resultados tangibles. Finalmente, en una pequeña conferencia telefónica con los principales jefes de la cadena, además del agente de Sorkin, Ari Emanuel, y su frecuente productor, Scott Rudin, Sorkin dijo que sí quería hacer un show en un canal de cable.

"Y ellos dijeron, 'Genial, tenemos un trato'", recordó Sorkin. "Lo único que ocurrió después es que seguían preguntando, '¿Cuándo vamos a tenerlo?'", añadió. No hubo una respuesta rápida.

Cuando entregó su guión para "Red social", el drama ganador del Oscar sobre la creación de Facebook, Sorkin fue contratado para reescribir la cinta biográfica de béisbol "El juego de la fortuna" ("Moneyball"), donde compartió créditos con Steve Zaillian. Lo que era un acuerdo de tres semanas, derivó en un año y medio de trabajo y otra nominación al Oscar.

Durante aquel período HBO intentó mantener su distancia. "Esperábamos que estuviese escribiendo algo", afirmó Michael Lombardo, presidente de programación del canal. "No asumí nada hasta que finalmente recibimos el llamado de que tenía un guión", añadió.

Sorkin además visitó cadenas de noticias reales y programas, y se sumergió en el show "Countdown With Keith Olbermann" de la MSNBC durante el derrame de crudo de BP el 2010. Ahí se dio cuenta que podía estructurar episodios en torno a eventos del pasado reciente (aquel desastre ambiental juega un rol prominente en el capítulo piloto).

Olbermann, un viejo amigo de Sorkin, dijo que hay paralelos entre su posición en MSNBC y los eventos del primer capítulo de "The Newsroom", cuando McAvoy retorna de su paréntesis para descubrir que su reemplazante había obtenido su propio show. Sorkin también contrató a Margaret Judson, una asistente de Olbermann, para que actuase en "The Newsroom".

"Este es el segundo show que ha hecho sobre mi vida", dijo Olbermann, quien también ve similitudes entre su carrera en ESPN y la antigua serie de Sorkin en ABC, "Sports Night". "Al menos en este caso, es algo que pude anticipar", añadió.

Mientras tanto, HBO construyó la réplica de un centro de noticias, con oficinas con paredes de vidrio, un estudio de grabación y una avanzada sala de control, todo antes de que confirmaran que la serie se transformaría en una realidad. Lombardo no quiso revelar el costo del set, pero dijo: "Estamos hablando de la cadena que produjo 'Boardwalk Empire', 'Game of Thrones' y 'Luck'. Este no fue nuestro capítulo piloto más caro".

Para los actores, grabar "The Newsroom" fue un curso en las maneras de Sorkin: diálogos de una página entregados en explosiones verbales, a máxima velocidad o volumen, y a veces sin el beneficio de una biografía del personaje que interpretan, que el autor siempre va llenando en el camino.

Mortimer, quien interpreta a una productora que acaba de retornar desde Afganistán, dijo que era como "ser inducida a un mundo donde todo es tan rápido que no hay tiempo para hacer una pregunta sobre lo que ocurrió hace tres años, ni menos de lo que está sucediendo en ese momento en la escena". "Después te llevas el placer enfermizo de ver a nuevos actores llegar al set y comenzar a preguntar sobre la historia de sus personajes", reveló.

Daniels dice que su interpretación fue usualmente motivada por el deseo de complacer a Sorkin. Al recordar su conversación antes de grabar la catársis que cambia la vida de McAvoy, sobre la pérdida del potencial de Estados Unidos, Daniels recuerda: "Él me dijo, 'el discurso, tan importante como es para ti, es el doble de importante para mí".

Los peligros de un show como "The Newsroom", que evoca algunos de los aspectos menos dulces del registro de Sorkin, son aparantes. Podría decirse que posee la carga que hundió a "Studio 60", su serie de corta duración en NBC que se sumergía en las oficinas de un show cómico televisivo, que se convertía en un inesperado escenario de debates sobre tolerancia religiosa y la moralidad de pagar rescates por secuestros. Sorkin dijo que este es el mayor riesgo en "The Newsroom", pero insiste que necesita mantener la dinámica de que sus personajes "choquen unos con otros y vivan en el mundo real".

Las mil manos de Sorkin

El calendario de producción de "The Newsroom" ocasionalmente debió modificarse para que Sorkin pudiese terminar los guiones. "De un momento a otro era... 'vamos a Nueva York a grabar exteriores'", recuerda Daniels.

Pero Sorkin afirma que su carga de trabajo no repetiría lo que fue un notorio incidente el 2001, cuando "The West Wing" estaba en lo más alto y él fue arrestado por posesión de varias drogas ilegales. Su mayor vicio por estos días con los cigarrillos. Ahora dice que es improbable que se aleje de "The Newsroom", como lo hizo tras cuatro temporadas de "The West Wing" (que duró tres más después de su partida).

"Ya sea esta serie, una película o una obra, realmente estoy en un switch de encendido y apagado", dijo Sorkin. "Si la escritura va bien, estoy feliz. Si la escritora no va bien, no hay nada que me vaya a hacer feliz", con la excepción de su hija de 11 años, Roxy.

El switch de Sorkin ha estado encendido bastante por estos días. Recientemente firmó para adaptar la biografía de Walter Isaacson sobre Steve Jobs para el cine, y está colaborando con Stephen Schwartz en un musical sobre Houdini. Además adquirió una opción por los derechos del libro "The Politician", de Andrew Young, sobre la caída de John Edwards, con la idea de una posible película. Y además está contemplando una obra sobre el juicio del "Chicago Seven".

"Cuando dejo pasar algo, se me retuercen las tripas", explicó Sorkin. Consultado cómo hace malabares con todos sus proyectos, responde que "el 100 por ciento de mi atención va para lo que sea esté al frente mío".

Lombardo de HBO dice que no está preocupado de que el interés de Sorkin se agote. "Sí, cualquier cosa puede ocurrir en dos o tres años más. Pero espero que la serie se mantenga para Aaron como una plataforma de vitalidad a la que quiera dedicarse una buena parte del año", añadió.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores