Escritor acude al crimen de la Catedral para que Cielo e Infierno se enfrenten en Santiago

Eduardo Güenante-Pozo publica "La última conspiración", una novela en que la capital de Chile es el escenario en que se ponen en juego desde las religiones hasta el futuro en pleno. El objetivo era darle "un poquito más de sabor al lugar en que vivimos", cuenta.

09 de Mayo de 2015 | 07:36 | Por Sebastián Cerda, Emol

SANTIAGO.- En julio de 2004 se produjo uno de los crímenes más impactantes y recordados de este siglo en Chile: El que protagonizó el joven Rodrigo Orias, quien en un momento de enajenación ingresó a la Catedral de Santiago y degolló al sacerdote Faustino Gazziero, en plena misa y ante decenas de fieles.


Desde entonces casi once años han pasado, Orias debió someterse a un extenso tratamiento para mantener a raya la esquizofrenia que lo llevó a cometer el homicidio, y hoy intenta rehacer su vida, incluso bajo otro nombre.


Sin embargo, el hecho siguió dando vueltas en la cabeza de Eduardo Güenante-Pozo. Tanto como para tomarlo como punto de partida de su primera novela: "La última conspiración" (Forja, $13.900).


"Me llamó la atención contarlo: Por qué fue en la Catedral, de esa forma, decía que todo había sido una orden del Diablo", cuenta. Claro que lo que sigue a partir de ahí es un relato que no ficciona únicamente con ese hecho, sino que desata una compleja trama en que éste se mezcla con la intriga religiosa, misterios milenarios y sucesos de índole sobrenatural.


"La mejor manera fue vincular el crimen a otras historias que tenían el mismo sentido. Por ejemplo, llegaron informaciones de sacerdotes suicidas. Yo quería contar una historia mágica, de fantasía, y todo caía como anillo al dedo", dice.


Así, en "La última conspiración" el protagonista es un periodista, Benjamín, quien investiga las muertes de sacerdotes, hasta que recibe de regalo una misteriosa caja, que guarda los secretos más fundamentales del universo. Todo conectado con el monitoreo de una cúpula eclesiástica sin escrúpulos, y fuerzas del mal que se lanzan a la caza del elegido.


¿El detalle? Que esto no ocurre en el Vaticano, ni en Tierra Santa ni en ningún otro lugar revestido de una atmósfera sacra o misteriosa. Ocurre en Santiago de Chile, con un Benjamín que vive frente a la Iglesia de los Sacramentinos (a la que ve explotar desde su ventana) y que trabaja con vista a La Moneda.


La construcción de ese escenario, era parte de los objetivos centrales de Güenante-Pozo, quien observaba que "el chileno no está acostumbrado a mirar su propia historia y darle un poquito de color. Es un poquito pacato y riguroso en cómo habla, cómo respira, lo que lee. Y aquí quería contar una historia que puede ser real o no, pero que puede servir a la gente para darle un poquito más de sabor al lugar en que vivimos".


El otro objetivo, en tanto, fue levantar desde lo local una historia fantástica, tipo de obra a la que el autor se siente más cercano, pese a que las primeras descripciones parezcan emparentarlo también con títulos como "El Código Da Vinci" (Dan Brown).


"Ésta es una ucronía, que mezcla la fantasía, la ciencia ficción. Es una historia de conspiración, que muestra un Santiago más vivo, más protagonista, un Santiago que afuera no se conoce", afirma.


Y tal como en otras novelas de este corte, la idea de Güenante-Pozo es avanzar hacia una saga, que ya está planificada al menos como una trilogía. El segundo tomo está en camino: " 'El sentimiento más antiguo' es un trabajo de corte histórico, ocurre en Santiago entre 1930 y 1950, y un pasaje de 'La última conspiración' se va a ver reflejado. No es tan conspirativo, pero está bajo el mismo alero de la fantasía, la intriga".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores