Familia de Rodrigo Orias pide perdón a Iglesia Católica

Los padres de Rodrigo, quien se encuentra detenido en la Penitenciaría de Santiago, aprovecharon de desmentir "cualquier rumor que vincule a nuestro hijo con el padre Gazziero".

13 de Agosto de 2004 | 11:10 | Felipe Gálvez T, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- "Rodrigo era un niño normal y bueno. No tiene explicación lo que pasó". Con esas palabras y visiblemente afectada se expresó hoy María Gallardo, madre del joven Rodrigo Orias Gallardo quien asesinó al sacerdote Faustino Gazziero en la Catedral de Santiago.

A pesar de que no quería hablar con la prensa, la madre del joven esbozó breves palabras en las cuales manifestó que el joven se encuentra bien, pero que la familia está muy afectada.

Minutos antes de que María Gallardo se retirara con lágrimas en los ojos, junto a su marido Víctor Orias, la abogada del joven, Carmen Gloria Arroyo, leyó un comunicado a nombre de los padres en el cual piden "perdón a la Iglesia Católica y a los familiares del padre Faustino Gazziero", por los hechos acaecidos en la Catedral el día 24 de julio.

"Sentimos un profundo dolor por lo sucedido, pero entendemos que el actuar de nuestro hijo se debe a perturbaciones mentales, él es un joven enfermo y no una persona mala", se lee en el comunicado.

Los padres de Rodrigo, quien se encuentra detenido en el hospital de la Penitenciaría de Santiago, aprovecharon de desmentir "cualquier rumor que vincule a nuestro hijo con el padre Gazziero".

Además agradecieron el apoyo recibido por la Iglesia Católica, así como por la población de Coihaique, lugar donde residen.

También solicitaron a los periodistas comprensión por no querer dar entrevistas. "No hay nada en nuestras vidas que pueda explicarnos el actuar de nuestro hijo. Somos una familia tranquila, unida y católica, por lo que sólo podemos creer que él está muy enfermo".

Orias sigue sedado

La abogada Carmen Gloria Arroyo explicó que Rodrigo Orias aún se encuentra bajo tratamiento de medicamentos que lo mantienen sedado y que han impedido que vuelva a tener alucinaciones como las que lo afectaban desde diciembre de 2003.

La profesional sostuvo que esos desvaríos, imágenes e incluso voces lo habrían motivado a cometer el asesinato, descartando tajantemente la participación de Orias en algún tipo de secta o bajo mandato de terceros.

Arroyo sostuvo que la condición del joven es mejor y que incluso tiene permiso para movilizarse por la habitación donde permanece recluido aunque siempre bajo una fuerte custodia, ya que la abogada aún teme que el joven pueda atentar contra su vida.

La defensa de Orias pretende demostrar ante la jueza Verónica Sabaj que el joven sufre de enfermedades mentales que lo imposibilitan a enfrentar un juicio y que sería la única salida para evitar una condenada que podría variar entre los 15 años y la cadena perpetua.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores