Nueva capilla lleva esperanza a villas de Puente Alto

La capilla San José será bendencida este sáabdo por el obispo auxiliar de Santiago.

20 de Agosto de 2004 | 18:25 | El Mercurio en Internet

La nueva capilla San José.
Cómo ayudar
Para Ayuda a la Iglesia que sufre, la falta de capillas es uno de los motivos de la crisis valórica que vive el país. Por esa causa la fundación lanzó en 2002 la campaña Capillas para Chile, que ya ha construido 6 capillas en el país.

Quienes estén interesados en colaborar con Ayuda a la Iglesia que sufre, lo pueden hacer inscribiéndose en el sitio web o aportando materiales de construcción (Contactarse al 235 0660). Otra manera de participar, es regalando a un ser querido una huella en una de las capillas: al llenar el formulario, su familiar recibirá una tarjeta para contarle que se depositó una huella a su nombre en una determinada capilla.
SANTIAGO.- Una casa de esperanza abre sus puertas en la Villa Teniente Merino, frente a la Villa Venezuela, uno de los sectores más conflictivos de Puente Alto.

El miedo y un 20 por ciento de cesantía son parte de este sector que recibe orgulloso la capilla San José, la séptima construida en el marco de la campaña Capillas para Chile, de la fundación Ayuda a la Iglesia que sufre.

En realidad la capilla ya existía. Hace años que los feligreses se juntan en Nuestra Señora de los Pobres, una casa que hacía las veces de templo, pero el lugar era muy chico y ahora pasó a ser salón parroquial. Ése –la existencia de una comunidad practicante- es el principal requisito para que la fundación se comprometa con la construcción de un lugar santo.

María Isabel Retamal no sabía las razones. Hace dos años que trabaja en un centro infanto juvenil de la población y mira con buenos ojos la noticia. "No sé cómo se planeó la construcción, ni quién la pidió. La de ahora es mucho más grande; tiene forma de iglesia. Se ve preciosa", cuenta.

Ella pasó por ahí esta tarde, donde se reunieron el párroco y los coordinadores mientras se hacían las terminaciones para recibir a las 16 horas de este sábado la bendición, de manos el obispo auxiliar de Santiago, Monseñor Andrés Arteaga.

Los católicos participantes están felices con la nueva construcción y lo ven como un logro. Esperan que la capacidad de 150 personas atraiga a nuevos fieles y confían en la atención social que la capilla les ofrezca.

Cecilia, una de las coordinadoras, dice que los vecinos lo han recibido muy bien "porque tienen una oportunidad para juntarse, rezar, ir a misa; es un templo acogedor, con una buena estructura" donde se celebrará la Eucaristía todos los sábado a las 20.00 horas.

El lugar

La Villa Venezuela tiene fama de peligrosa, de ser un lugar donde ni vendedores ambulantes ni desconocidos se atreven a entrar. Pero María Isabel no lo siente de esa forma. "Tal vez la gente no viene porque no la conoce, porque tiene miedo de que la asalten. Aquí vive gente pobre; hay gente buena y otros con antecedentes policiales, pero no es más peligroso que una población de alto riesgo, como puede ser La Legua, La Victoria o la José María Caro".

La comunidad ahora espera la llegada de religiosas que puedan atender las necesidades espirituales y sociales de quienes viven ahí. Dos hermanas de la Congregación San José, de México, están de visita para observar y llevar a sus superioras las necesidades que allí vieron. Luego decidirán si regresan.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores