EMOLTV

En el sur de Brasil fue capturado el prófugo "Zakarach"

Rafael Maureira Trujillo desapareció el 17 de marzo, antes de ser notificado de una condena a 20 años de cárcel por abusos sexuales contra menores

21 de Junio de 2007 | 22:24 | El Mercurio Online
imagen

Las fotos tomadas a Maureira tras su detención.

El Mercurio.

SANTIAGO.- El Ministerio del Interior confirmó que el prófugo Rafael Maureira, "Zakarach" fue capturado esta noche al sur de Brasil, a donde se había fugado a través de un paso no habilitado, pasando por Bolivia.


Rafael Maureira Trujillo desapareció el 17 de marzo, antes de ser notificado de una condena a 20 años de cárcel por abusos sexuales contra menores, delitos que cometió mientras oficiaba de conductor de un bus escolar. También se le comprobó su participación en la red de pedófilos "Paidos".


La captura del pedófilo fue confirmada por el subsecretario del Interior, Felipe Harboe y la justicia chilena iniciará desde mañana los trámites para la extradición del detenido.


El prefecto general de Investigaciones René Castellón dijo que la ciudadanía y especialmente los familiares de las víctimas del pedófilo Maureira podían estar tranquilos porque se había cumplido el objetivo policial de la captura. Explicó que ahora se debe ver qué trámite se usará para traerlo de vuelta al país, lo que puede ser por la vía de la extradición o simplemente que sea expulsado por las autoridades del Brasil.


Castellón dijo que Zakarach fue hallado en la localidad de Criciuma, a 140 kilómetros al sur de la ciudad de Florianápolis, en el Estado de Santa Catarina. Zakarach estaba con el pelo teñido, crecida barba y más gordo. En su habitación tenía un notebook para comunicarse.


La desaparición de Maureira provocó conmoción al descubrirse que en marzo abandonó la casa de acogida de la Fundación Carlos Oviedo, en Santiago, con al menos $1,5 millón en sus bolsillos producto de la venta de un terreno al director del hogar.


Durante las pésquisas, la policia legó al convencimiento que Maureira había salido del país, probablemente hacia Bolivia. En estos meses, dos personas aseguraron haberlo visto en Calama y el paso fronterizo Los Andes.


Perfil del pedófilo


El narcisismo, la peligrosidad y la posibilidad cierta de que Rafael Maureira Trujillo, conocido como "Zakarach", vuelva a cometer los mismos delitos por los cuales está procesado -violación y abuso de menores- son las principales conclusiones del informe psicológico practicado a Maureira por el Servicio Médico Legal (SML), en abril de 2004.


"Zakarach", quien abandonó en abril de 2006 la ex Penitenciaría luego que la Corte de Apelaciones le diera la libertad bajo fianza, fue evaluado a solicitud de la jueza (s) del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Verónica Sabaj.


El informe al que tuvo acceso "El Mercurio" concluyó que Maureira presenta rasgos de tipo narcisista. Además, observa "que no reprime sus pulsiones sexuales, por lo que su identificación psicosexual la establece con menores de edad (sin mostrar un control racional sobre sus impulsos). En este aspecto cobra real importancia el criterio de peligrosidad, por lo que existe una franca posibilidad de que vuelva a cometer otro delito de iguales características, ya que se encuentra latente la disponibilidad de las víctimas idóneas".


El documento elaborado por la psicóloga forense Edith Pradenas planteó que la actitud de Maureira responde a una personalidad psicopática para la cual no existe tratamiento.


"Esto no es un trastorno en sí, sino un actuar funcional del sujeto que la presenta, por lo que no existe un tratamiento efectivo desde la psiquiatría o psicología; a lo sumo, un tratamiento con fármacos permite manejar su impulsividad en alguna medida, pero no lo contiene ni reprime del todo", apunta el documento.


Cómo actuaba


El informe da cuenta además del modus operandi de "Zakarach" para cumplir su cometido con las víctimas. "Muestra capacidad para comprender lo punible de su acto, además de dirigir su acción, escoge los menores víctimas, quienes muestran carencias sociales graves, los motiva a participar en actividades que él costea y que resultan del todo 'entretenidas' para esos niños", añade el texto.


El propio "Zakarach" reconoce en la entrevista con la psicóloga que "buscaba a los niños" y que les suministraba pastillas (diazepam) para adormecerlos y abusar de ellos, cuando los llevaba de paseo con el grupo de scout.


"Zakarach" cuenta además una serie de hechos que marcaron su vida. La muerte de su padre cuando tenía 5 años; su infancia, viviendo con "unas tías solteronas que me castigaban", y los reiterados abusos sexuales de parte de un tío con el que vivía, lo que despertó en él un temprano acercamiento a las relaciones homosexuales.


Había pedido que lo castraran


La defensa de Rafael Maureira solicitó al Tercer Juzgado del Crimen que someta al imputado a una castración química, y que los fármacos para ese fin sean suministrados por el Servicio Médico Legal. Junto con ello, el abogado Gustavo Menares requirió que se oficie al Servicio Nacional de Salud para que informe la posibilidad de proporcionar a su cliente un tratamiento de psicoterapia que refuerce la castración.