Osvaldo Romo, el hombre que consideraba a la tortura "una cosa buena"

Miembros de agrupaciones de Derechos Humanos aseguran que siempre fue un infiltrado.

04 de Julio de 2007 | 10:08 | El Mercurio Online

Osvaldo Romo se transformó en una figura polémica por sus acciones y sus dichos.

El Mercurio

SANTIAGO.- A las cinco y media de esta mañana falleció Osvaldo Romo Mena uno de los más cuestionados agentes civiles de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), quien cumplía condena por cuatro casos de violaciones a los Derechos Humanos y acumulaba varios otros proceso por diversos crímenes.


Sus orígenes activistas se remontan a 1971, cuando Romo era conocido en la toma de Lo Hermida como "Comandante Raúl" por sus radicales posturas izquierdistas.


Y aunque un año después fue candidato a regidor (actual alcalde) en Ñuñoa, 1973 sería un año decisivo para él, ya que tras ser candidato a diputado por la Unión Socialista Popular (Usopo) en Llanquihue, fue detenido después del 11 de septiembre de 1973, comenzando a operar como agente del Grupo Halcón de la DINA.


Sin embargo, miembros de agrupaciones de Derechos Humanos aseguran que Romo siempre fue un infiltrado y que formaba parte de los grupos represivos antes del 11 de septiembre.


En octubre de 1975 dejó a la DINA en circunstancias desconocidas y el 16 de ese mes salió a Brasil, donde se radicó en la localidad de Mogi Guacu, cerca de Sao Paulo, junto a su esposa, Raquel González Chandía.


"Salvaje" y "cruel" son dos calificativos que reiteran sus víctimas cuando describen al "guatón" Romo, quien se presume responsable de decenas de asesinatos y desapariciones.


Sin embargo, su estadía en Brasil duraría sólo hasta el 29 de julio de 1992, donde fue descubierto y detenido por la Interpol. Desde ese mismo año permanece detenido y procesado en el penal de Punta Peuco.


En declaraciones judiciales reconoce que detuvo al menos a un par de decenas de militantes del MIR, integrando el grupo Halcón de la DINA, destacando sus vinculaciones de alto nivel considerando que era civil.


En una entrevista de televisión a un canal de Miami en 1995, y ante la pregunta de ¿volvería a hacerlo?, respondió desafiante: "Lo haría igual y peor aún. Y no dejaría periquito vivo. Todo el mundo pa' la jaula. Ese fue un error de la DINA, yo se lo discutí hasta última hora a mi general: ¡No deje a estas personas vivas!".


Y sobre el epitafio en su lápida mortuoria dijo: "Podría decir... un torturador. Para mí eso es una cosa buena. Yo creo que lo que hice lo volvería a hacer".


Romo, quien tenía cuatro hijas y un hijo, estaba aquejado por una diabetes y se encontraba escribiendo sus "memorias", de las cuales ya había escrito tres cuadernos. En uno de ellos revela las torturas aplicadas a mujeres y siembra dudas sobre el destino de miles de dólares confiscados al MIR.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores