Ex párroco de Melipilla acusado de abuso sexual: "Dañé a personas que no debí"

En el último día del juicio en su contra, Ricardo Muñoz Quinteros dijo estar arrepentido y pidió que lo dejen educar a sus hijos. El veredicto será leído mañana.

04 de Mayo de 2011 | 16:55 | Por Francisco Águila V., Emol
Las Últimas Noticias

SANTIAGO.- "Estoy arrepentido. He dañado a personas que no debí dañar. Le pido al magistrado que me deje educar bien a mis hijos y ser un buen padre", dijo esta tarde el ex sacerdote de Melipilla, Ricardo Muñoz Quinteros (56), en el último día del juicio oral en contra de él y de su pareja, Pamela Ampuero Escobar (34), por abuso sexual de siete menores de edad, además de producción y almacenamiento de material pornográfico infantil.


Muñoz dijo estas palabras luego de que el presidente del Tribunal Oral en Lo Penal de Melipilla, Jorge Candia, le permitiera hablar tras los alegatos de clausura desarrollados por el fiscal Cristián Contreras, su defensor Julio Dissi y el de su pareja, Eduardo Libretti.


"He estado arrepentido hacia mis superiores, mi madre, mis hermanos y con los que me ayudaron y apoyaron. He perdido el sacerdocio que es el dolor más grande de mi vida. Pero amo a mis hijos y nunca he dañado a ninguno", agregó el ex sacerdote.


Para el fiscal Cáceres, el arrepentimiento de Muñoz "es tardío, porque durante el juicio  nunca se arrepintió. Las disculpas las tiene que hacer a las víctimas y no al tribunal. A ella tampoco la he visto arrepentida".


Cáceres sostuvo que la culpabilidad de ambos imputados está dada porque en las escuchas telefónicas ella lo amenazaba con denunciarlo. Además, el sacerdote confesó que pagaba los servicios sexuales de las adolescentes.


Durante su alegato de clausura, el persecutor dijo que "el imputado robaba plata de la iglesia (Santa Teresa de Los Andes) para pagar a las menores y sacaba cosas de un colegio para dárselas a Pamela Ampuero".


Por su parte, el defensor jefe de Melipilla y representante de Ampuero dijo que ésta debería ser absuelta de los delitos que se le imputan, porque una cosa era llevar a las menores para que se reunieran con el sacerdote y otra, lo que Muñoz hacía con ellas en los moteles de la zona occidente de la capital.


La fiscalía pidió 15 años de cárcel para cada uno. Muñoz fue acusado de los delitos de explotación sexual, abuso sexual de menor de 14 años y almacenamiento y producción de material pornográfico infantil.


Mientras que Ampuero está acusada de promoción y facilitación de la prostitución, abuso sexual de menor de 14 años y producción y almacenamiento de material pornográfico infantil.


El veredicto será leído mañana a las 10 horas en el Tribunal Oral en Lo Penal de Melipilla. 

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores