Directora del "Hijitus de la Aurora": "Jamás vi ni hubo un gesto de abuso"

La madre del único imputado por supuestos abusos sexuales habló en exclusiva con Emol. Dice que su hijo es inocente, incapaz de hacer algo a un niño. Y también carga contra el abogado Mario Schilling, "es ignorante y falta a la verdad", dice.

04 de Febrero de 2013 | 15:11 | Por Catalina Le-Bert, Emol

SANTIAGO.- Desde junio de 2012 Juan Manuel Romeo Gómez permanece en prisión preventiva como único imputado por supuestos abusos sexuales en contra de menores del jardín infantil "Hijitus de la Aurora". Su madre, Ana María Gómez, quien era directora y sostenedora del establecimiento, se prepara para enfrentar la audiencia de formalización en su contra este martes 5 de febrero, por la participación que le cabría en los hechos, en calidad de cómplice.


Son las seis y media de la tarde y Ana María recibe a Emol en una oficina en pleno centro de Santiago. Viste una blusa y pantalón blanco. Se ve nerviosa. Es una mujer atractiva, pero sus ojos inyectados de rojo delatan cansancio. Es la cara de una persona que ha pasado por un infierno, como todos quienes han estado relacionado a este caso. Rehuye de las cámaras, desconfía de los medios de prensa, dice que durante un mes no fue capaz de ver televisión, que ha sido silenciada con agresividad por todas partes y que los medios no le han dado la oportunidad de decir la verdad. Sigue en shock por todo lo que ha pasado. Hoy ella quiere cambiar todo eso. Quiere contar su lado de esta historia que le ha cambiado la vida a tantas personas.


"Me van a formalizar porque a los querellantes no les conviene mi verdad", sostiene enfática.
 
Acompañada por dos  de sus hijos (una mujer y un hombre), la mujer luce cansada. Afirma estar triste, desilusionada, pero por sobre todo destrozada. Su vida cambió drásticamente la madrugada del 10 de junio de 2012, cuando efectivos de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI (Brisexme) detuvieron a su hijo, Juan Manuel, mientras ella y su marido eran agredidos e insultados por apoderados del jardín. Esta es su historia.


"Esto partió con una madre que yo no conocía, porque estuvo sólo 3 meses en el jardín. Ella fue la que dudó de Juan Manuel, la persona que ayuda y refuerza con la computación. Cuando lo conoció lo encontró raro. Después, comenzó a preguntarle a su hija sobre Juan Manuel, no una vez, sino que varias veces. Al final la niñita lo comprometió, porque claro cuando le haces la misma pregunta más de una vez a un niño éste termina diciéndo lo que temes que ocurrió -hay que acordarse que estamos hablando de niños chicos- Eso te lo pueden decir los sicólogos y psiquiatras expertos. Así empezó todo acá".


Y continúa, sin detenerse. "Luego el abogado querellante Mario Schilling reúne a los padres y los medios de comunicación para encender una alarma inescrupulosa y sin piedad, entregando información falsa. Aseguró a los padres que si todos no están abusados, al menos han sido expuestos y da un sinnúmero de cambios conductuales, como síntomas exclusivos de abuso. Eso comprensiblemente desata el pánico de los apoderados quienes comienzan a preguntar directamente a sus hijos, favoreciendo un proceso de inducción o falsa conciencia".
 
“Desde el primer día, cuando se llevaron a mi hijo, me agredieron, me insultaron. Le fracturaron el sacro a mi marido, lo dejaron inconsciente en el suelo dentro de mi casa. José Miguel Izquierdo (asesor de la presidencia) entró encapuchado, envuelto en una bufanda y golpeó a mi marido y lo levantó en el aire. Al ver las imágenes que fueron trasmitidas en la prensa, incluso se ve como Schilling es el que inicia los golpes al portón (...). Existe querella con una investigación en curso por éstas y otras agresiones".


Las imágenes del jardín infantil "Hijitus de la Aurora", su directora e hijo aparecían al día siguiente en todos los medios de comunicación y conmocionaban al país. Explotaba uno de los casos más bullados del sector oriente de la capital.
 
"Tengo 40 años de trayectoria en el jardín, he dedicado mi vida entera al cuidado y la integridad de los niños. En el Jardín tengo valores y principios que se les dan a la personas. Tratamos que salgan niños dueños de sí mismo y que sean libres en sus decisiones. Con esos valores ¿cómo voy a ser parte de algo tan aberrante? Jamás he visto ni hubo un gesto de abuso y no lo permitiría en mi Jardín, a nadie. Denunciaría inmediatamente a la persona y lo sacaría. Yo soy inocente".
 
La sala de computación, donde supuestamente ocurrieron los hechos, es descrita por Ana María como un espacio pequeño, donde solamente cabían 3 niños y un profesor. Afirma que al interior se reforzaban ciertos aprendizajes de las educadoras, todo en una habitación altamente transitada, completamente de vidrio y a vista de todo el mundo. Con respecto a la seguridad, sostiene que su hijo siempre estuvo vigilado y cuidado por la inspectora, para evitar que los niños presenciaran un ataque epiléptico que, recalca, nunca sucedió debido a la supervisión y el cuidado.
 
"Juan Manuel reforzaba los aprendizajes, que las educadoras le indicaban, con la computación. Él ponía distintos software, por ejemplo las figuras geométricas y dirigía los turnos de los niños, en el computador. Mi jardín es integrado y he aceptado durante 25 años a niños con discapacidad, ¿Cómo no le iba dar la oportunidad a mi propio hijo?".
 
Juan Manuel Romeo tiene 36 años y hasta junio de 2012 vivía con sus padres. Tiene epilepsia, pero además sufre de problemas neurológicos y una discapacidad cognitiva. Dificultades que, según la familia, lo limitan para planificar los supuestos abusos sin que nadie se diera cuenta. "Es imposible que él hubiese sido capaz de hacer algo tan elaborado como seducir y silenciar a un niño, como se ha dicho", sostiene Ana María.


"Él es apto para trabajar. Tiene sus limitaciones, pero uno lo ubica donde la capacidad le da. A muchas personas con discapacidad se les ha dado la posibilidad y eso lo conversamos con la neuróloga. Hace 25 años que este jardín es integrado por niños con discapacidades físicas o discapacidades cognitivas. Teníamos niños con síndrome de Down, autistas, con disfasia severa e incluso este año tuvimos un niño con espina bifida".
 
"Cuando acepté niños Down, hace 25 años, hubo gente que se fue del jardín, no lo toleró. Porque antes los Down los escondían en las casas", dice.


"He seguido mis principios y no los he cambiado. Mi ideal es integrar a personas de diferentes capacidades y no tener aquí una élite sin ningún problema, tampoco seres humanos perfectos, ni una raza única. Mi objetivo era integrar a mi hijo a la sociedad sin perjudicar a otros".
 
Las "mentiras" de Mario Schilling


El abogado Mario Schilling, ex apoderado del jardín y defensor de las familias de las supuestas víctimas, ha detallado en varias ocasiones cómo, según los antecedentes que ha podido recopilar, se efectuaban los abusos al interior del recinto. Ana María está decidida a demostrar la falsedad de estas acusaciones.


"Hay personas ignorantes  que faltan a la verdad, como el señor Mario Schilling. Él ha estado entregando mentiras a los medios. Tenemos un listado de todas sus falsedades y son realmente aberrantes", cuenta.


"Él decía que habían violaciones, una red de pedofilia, que los profesores se masturbaban delante de los niños en presencia de las educadoras, que todo el equipo de profesionales apoyaba los abusos y que yo sabía todo. También dijo que para permitir que ocurrieran los supuestos hechos, yo había cambiado al equipo de profesionales por educadoras parientes. Incluso dijo que familiares nuestros habrían sido abusados por mi hijo y que más encima fueron a pedirle ayuda a él como abogado".
 
"A él no le importan las personas. Está haciendo esto para promocionar su estudio de abogados. Todo el tiempo nombra su página web. Obviamente, también quiere dinero".
 
Según Ana María, Schilling se transformó en el líder de las familias que defiende, manipulándolos y ha llegado al extremo de dar instrucciones de cómo la tienen que linchar.
 
"Primero contamina, manipula y enferma la mente de las personas tocando lo más sagrado que tienen los padres: sus hijos. Con eso tiene a los pies a los padres para manejarlos y manipularlos. Tenemos ejemplos de esta manipulación".


"Esto provoca pánico en los padres, los hace infelices. No me explico cómo no existe un organismo que detenga la farándula de un abogado. Es una persona que ha actuado mal, sin escrúpulos, mintiendo y engañando".
 
Gómez no sólo reprocha la actitud del abogado, sino que además cuestiona el abuso de poder de otros implicados.


"En el jardín, el asesor pedagógico era el padre Gustavo Ferrari. Cuando él supo todo esto, conociendo el funcionamiento , fue a una radio para defenderme. Después de eso, José Miguel Izquierdo, el asesor de la Presidencia, llamó al Arzobispo Ezzati para que le informe sobre Ferrari. Esa es una de las formas que tiene Izquierdo de presionar. Me extraña que una persona que trabaja en la presidencia, falte tanto a la ley. Él se toma la justicia y se cree con el derecho de hacer justicia asaltando y amenazando a todo el mundo", cuestiona.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores