Astrónomo chileno que predijo terremoto de 1985 murió ayer

Carlos Muñoz Ferrada se especializó en predecir mediante cálculos astronómicos los epicentros y grados de intensidad de los sismos registrados en Chile. Falleció de una trombosis a la edad de 92 años.

18 de Octubre de 2001 | 13:07 | EFE
SANTIAGO.- El astrónomo chileno Carlos Muñoz Ferrada, quien predijo el terremoto que en marzo de 1985 devastó la zona Central de Chile, murió ayer de una trombosis, confirmaron hoy fuentes familiares.

Muñoz Ferrada, de 92 años, se especializó en predecir mediante cálculos astronómicos los epicentros y grados de intensidad de los sismos registrados en Chile.

Así, pronosticó con un margen de error muy pequeño el terremoto de 8,5 grados Richter registrado el 3 de marzo de 1985, que causó 277 muertos y un millón de damnificados y destruyó el 80 por ciento de las ciudades de Melipilla y San Antonio.

El científico, que tenía su observatorio en la localidad de Villa Alemana, calculó también en 1940 la aparición de un cometa que posteriormente descubrió la Royal Astronomic Society de Londres, entidad que recomendó el nombre del chileno para el cuerpo celeste.

Carlos Muñoz Ferrada fue piloto de la marina mercante, pero su obsesión por la astronomía lo llevó a estudiar Ingeniería y Física en la Universidad de Chile, que complementó con cursos en la Sociedad Astronómica de París y la Sociedad Astronómica de Milán.

Fue miembro de la Sociedad Astronómica de Dijon (Francia) y dirigió durante cinco años el Observatorio Astronómico de Panamá.

Controvertido por sus apreciaciones y teorías, Muñoz Ferrada se aferraba al principio de la geodinámica para explicar sus observaciones y predicciones sísmicas, calculadas sobre la base de las explosiones solares, las atracciones de los planetas y los ciclos de las perturbaciones geofísicas.

Pese a ser un desconocido para los más jóvenes, Muñoz Ferrada ya había sorprendido al mundo científico cuando, a fines de 1938, predijo con cuatro días de error el terremoto que el 20 de enero de 1939 destruyó a Chillán y otras ciudades del sur de Chile y causó más de 30 mil muertos.

Desde su observatorio de Villa Alemana, donde trabajaba con equipos de segunda mano y otros fabricados por él, Carlos Muñoz Ferrada predijo durante más de medio siglo terremotos, cambios de clima y erupciones volcánicas.

Sus familiares recuerdan que sus vaticinios siempre se escucharon con respeto, pero también provocaron en Chile y otros países mucho temor y controversias, al punto de que hace varias décadas llevaron al Gobierno de Nicaragua a expulsarle de ese país.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores