EMOLTV

Astronautas norteamericanos realizan cuarta caminata espacial

"El Equipo de Plata", integrado por dos astronautas que son abuelos: Jerry Ross, de 54 años, y Lee Morin, de 49, habían dejado varias tareas inconclusas durante las tres caminatas espaciales anteriores y el martes no sólo las concluyeron, sino que hicieron otros trabajos para adelantar la construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI).

16 de Abril de 2002 | 21:47 | Reuters
CABO CAÑAVERAL, Estados Unidos.- Astronautas del transbordador estadounidense Atlantis efectuaron este martes su cuarta y última caminata espacial de la actual misión, en la cual prepararon a la Estación Espacial Internacional para más construcciones en el futuro.

"El Equipo de Plata", integrado por dos astronautas que son abuelos: Jerry Ross, de 54 años, y Lee Morin, de 49, habían dejado varias tareas inconclusas durante las tres caminatas espaciales anteriores y el martes no sólo las concluyeron, sino que hicieron otros trabajos para adelantar la construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI).

"¡Qué salida, muchachos!", dijo Ross, quien estuvo durante largo tiempo maniobrando cerca de un extremo del brazo robótico del transbordador, guiado por otros astronautas desde el interior del Atlantis.

Esta salida de seis horas y media fue la novena caminata espacial para Ross en su carrera de 22 años, otro récord además del que impuso con este séptimo viaje al espacio en el Atlantis. Morin realizó su segunda caminata espacial.

"Sabes Lee, fue hace poco más de 16 años que estaba junto a otro compañero aquí (en el espacio) haciendo una caminata con el Atlantis", dijo Ross al recordar su primera misión, en 1985, cuando fu acompañado por el astronauta Sherwood "Woody" Spring.

"Al final de la segunda caminata, le dije: 'Woody, vamos a construir una estación espacial'", agregó.

"Y aquí estamos", contestó Morin.

"Dieciséis años después estamos aquí tú y yo, haciendo eso mismo", exclamó Ross.

El transbordador tiene programado partir el miércoles desde la EEI y aterrizar el viernes en el Centro Espacial Kennedy, en el estado norteamericano de Florida.

El primer trabajo de los astronautas fue finalizar el ajuste de un segmento de una armazón instalada el jueves por otro dos miembros de la misión.

El segmento S-Zero, como es llamado, es un dispositivo de 13,4 metros de largo que tiene rieles y ayudará a otros astronautas a moverse entre la esclusa neumática de la estación espacial y una armazón -en construcción-, que sostendrá paneles solares para suministrar energía a los laboratorios de la estación orbital.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos dijo que el segmento S-Zero es uno de los componentes más complejos de la estación ya que tiene computadoras que ayudan a la navegación y conductos para llevar la energía eléctrica a diferentes partes de la estación.

También cuenta con un vagón de 2,7 metros que se moverá sobre un riel. El Transportador Móvil, nombre oficial del vagón. El sistema cuesta 190 millones de dólares.

La idea es que el vagón se traslade por más de 90 metros, por debajo de una estructura en construcción, sobre la estación espacial.

Su propósito es el de mover el brazo de la grúa gigante de la estación espacial, usado para la construcción mediante sistemas de computación, de modo que pueda trasladarse de un sitio a otro mientras prosigue la construcción en el laboratorio orbital.

El vagón espacial tiene una velocidad máxima de 2,5 centímetros por segundo, pero la NASA prefirió no llevarlo al máximo en una prueba del lunes.

Cuando esté terminada, la estructura será la mayor construida en el espacio, con una superficie de casi media hectárea de paneles solares que le permitirán a la EEI alimentarse de energía solar.

Otro carrito para los astronautas será agregado al sistema de rieles pronto para ayudar a los caminantes espaciales a llevar las herramientas y equipos necesarios para ajustar las piezas de cada sitio en la estructura.

La pieza central de la estructura, el segmento S-Zero, salió al espacio la semana pasada a bordo del Atlantis y fue instalada durante las caminatas espaciales.

Se espera que la estructura alcance 31 metros de largo para finales de año cuando se le agreguen otros dos segmentos por parte de nuevas misiones del programa de transbordadores de la NASA.

Los tres astronautas que viven actualmente a bordo de la EEI -los estadounidenses Carl Walz y Dan Bursch y el ruso Yury Onufrienko- llevan más de cuatro meses en el espacio y tienen previsto regresar a tierra en junio en uno de los vuelos del transbordador estadounidense.