Las señales de Roma en medio de las críticas al Papa por no reunirse con víctimas de abuso sexual

En los últimos días el Vaticano anunció que Francisco que se reunirá con víctimas de la dictadura, se comunicó la intervención de una comunidad cuestionada en Perú y se reveló que consideró sacar de su puesto al obispo Juan Barros, acusado de encubrir a Karadima.

12 de Enero de 2018 | 15:12 | Emol
EFE
SANTIAGO.- “¿Por qué frente a la denuncia leal y confiada de víctimas ya debilitadas por el sufrimiento y la edad, a través de las vías establecidas por ustedes mismos, la respuesta ha sido casi invariablemente la misma: negación, indiferencia, silencio y frialdad? (...) Señor Francisco, ¿por qué no nos recibes? ¿No nos crees? ¿O a pesar de creernos, la consanguinidad de la curia prevalece?”.

Con esas palabras, el cirujano James Hamilton, una de las víctimas del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, emplazó al papa Francisco a que aprovechara su visita en Chile para reunirse con personas que sufrieron abusos sexuales de parte de la curia, en medio del duro momento que atraviesa la Iglesia Católica por el mismo motivo.

Su petición ha sido respaldada por figuras como la ex candidata presidencial de la DC, Carolina Goic, y el sacerdote jesuita Felipe Berríos, quien afirmó que "se podría haber hecho un gesto pequeño".

El jueves, la reconocida organización internacional Bishop Accountability liberó un banco de datos sobre las denuncias de abuso sexual existentes contra sacerdotes, religiosas y otras personas ligadas a la Iglesia Católica chilena, que reunió 78 casos.

A tres días de la llegada del Pontífice, el Vaticano, aunque no ha confirmado si se reunirá con las víctimas de abuso sexual, ha enviado gestos que respaldan la política de "tolerancia cero" que el Papa ha afirmado tener.

Reunión con víctimas, pero de las dictadura


Este jueves, el portavoz del Vaticano, Greg Burke, adelantó que el Papa se reunirá con "dos víctimas de la represión de los años setenta" el próximo jueves, durante su último día en el país, aunque sin revelar más detalles.

Consultado sobre una reunión con las víctimas de abuso, aseguró que no había una reunión planeada, "pero eso no significa que sea imposible", agregando que "claramente es un tema importante".

El encuentro del jueves, que no estaba contemplado inicialmente, será con "dos familiares de víctimas de la represión de los años 70", y no se tratará propiamente tal de una reunión sino más bien de un saludo.

Los nombres de los dos invitados no serán revelados oficialmente, a no ser que ellos mismos decidan hacerlo.

Intervención en Perú


Un día antes del anuncio, se reveló que Francisco ordenó la intervención por parte del Vaticano del movimiento católico peruano de elite, Sodalicio de Vida Cristiana, cuyo fundador está acusado de abusar sexual y físicamente de niños y ex miembros del grupo.

El Papa nombró como administrador al obispo colombiano Noel Antonio Londoño Buitrago para que dirija el Sodalicio, cuyo fundador, el laico Luis Fernando Figari será juzgado este año por abusos sexuales a menores, cargos que ha negado.

Un reporte interno del grupo concluyó el año pasado que Figari y otros tres ex integrantes destacados de la comunidad abusaron de 10 menores y diez adultos entre los años 70 y 2000.

La decisión fue anunciada a una semana de la llegada del Pontífice al país peruano, hacia donde se dirigirá tras dejar Chile.

La carta filtrada


Finalmente, a cuatro días del inicio de su visita por Chile, se reveló una carta confidencial escrita por el Pontífice a fines de enero de 2015, que dio a conocer parte de un plan del Vaticano que buscaba pedir la renuncia del obispo de Osorno, Juan Barros, señalado como encubridor de Fernando Karadima.

El texto está dirigido al Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile y da cuenta de que Francisco estaba al tanto de la preocupación de los obispos por la designación de Barros, a quienes les agradeció por "manifestar abiertamente la inquietud" por su nombramiento.

"Comprendo lo que me dicen y soy consciente de que la situación de la Iglesia de Chile es difícil debido a todas las pruebas que han tenido que soportar", dice el Papa en la misiva filtrada por The Associated Press, que también revela que el nuncio apostólico, Ivo Scapolo, había planeado pedir la renuncia a Barros el año anterior.

La estrategia, que era pedir un "periodo sabático", también se pensaba para otros dos obispos formados por Karadima, pero el plan se frustró cuando Scapolo habló sobre el plan con Barros.

"Como ustedes podrán comprender, este comentario del Sr. Nuncio complicó y bloqueó todo eventual camino ulterior en el sentido de ofrecer un año sabático", relató también el Pontífice.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores