Lo mejor y lo peor que dejó la participación de Chile en el Mundial

Medel, Carmona y Beausejour aparecen como los puntos más altos del equipo. En la otra vereda están Sánchez, Jara y Estrada. Acá, un análisis de los 360 minutos de fútbol de la "Roja" en Sudáfrica.

28 de Junio de 2010 | 21:06 | Por José Pablo Harz, Emol

Villa fue uno de los que sufrió la fiereza de Medel en el Mundial.

EFE

JOHANNESBURGO.- La travesía de Chile en el Mundial de Sudáfrica duró doce días. En ese periodo el equipo dirigido por Marcelo Bielsa jugó cuatro partidos con un rendimiento de 50%. Dos y dos. Triunfos ante Honduras (1-0) y Suiza (1-0), y derrotas ante los dos primeros equipos del ránking FIFA: Brasil (0-3) y España (1-2).

En los 360 minutos que la "Roja" estuvo en cancha en la cita planetaria hay bastante que destacar. Partamos por los jugadores que aprobaron y destacaron en la selección nacional.

Sin duda la figura descollante del equipo fue Gary Medel. El "Pitbull" jugó los tres primeros partidos (se quedó fuera de los octavos de final por acumulación de tarjetas amarillas) en un nivel que sacó aplausos. Fiel en su estilo, estuvo fiero en la marca, ganó cabezazos a jugadores 30 centímetros más altos que él y como el mismo lo predijo no se "mandó ninguna cagada".

Otros que anduvieron muy bien fueron Carlos Carmona y Jean Beausejour . La ausencia del volante de la Reggina frente a España se notó demasiado; nadie más logra entregar tal despliegue físico en la mitad de la cancha.

Las grandes actuaciones del zurdo del América de México en los 4 partidos (ante Brasil no logró tanto protagonismo) se basaron en que, finalmente, logró quitarle un poco de verticalidad a su juego, que antes era excesiva. Ahora Beausejour se toma el tiempo para frenar, levantar la cabeza y elegir la mejor opción.

Mención honrosa para Arturo Vidal y Mauricio Isla. El jugador del Leverkusen demostró que su estadía en Alemania le ayudó a madurar su juego. En tanto, el "Huaso" logró adueñarse de la banda derecha, que hasta el Mundial costaba encontrarle un nombre.

Dejaron que desear en Sudáfrica

En la vereda contraria, donde se paran los que estuvieron por debajo de lo que se esperaba o simplemente no dieron con el tono requerido en Sudáfrica hay que nombrar a Alexis Sánchez, Gonzalo Jara y, por supuesto, Marco Estrada.

El tocopillano llegaba como la gran figura de la "Roja". Sus gambetas y cambios de ritmos eran, en la previa, lo más peligroso (individualmente) del equipo de Bielsa. El delantero del Udinese no logró en ninguno de los encuentros confirmar ese status y chocó constantemente contra defensores que se prepararon para frenarlo.

Lo de Jara va un poco más allá del error puntual que significó el segundo gol de España. El ex Colo Colo fue el más bajo de la zaga. Se notó la falta de velocidad cuando Chile enfrentó a las dos potencias y al jugar de lateral no tuvo el resto físico que requiere esa posición.

A Estrada cuesta analizarlo sin caer en adjetivos que describen su falta de preparación para un partido tan importante como el de España. Basta la media hora que estuvo en cancha para señalarlo como el peor jugador de Chile en el Mundial.  

¿Y Marcelo Bielsa?

Está claro que la labor del rosarino a cargo de la selección chilena ha sido exitosa y ha logrado marcar hitos que ningún otro seleccionador había conseguido. Pero si hay que analizar específicamente su trabajo en los cuatro partidos que dirigió en Sudáfrica, también se pueden dividir en puntos altos y bajos.

Dentro de lo positivo están los cambios que realizó el trasandino. Ante Honduras los cambios apuntaron claramente a intentar conservar la ventaja (entró Pablo Contreras y Jara); le funcionó.

Ante Suiza metió a Jorge Valdivia, Mark González y Esteban Paredes, y ellos brillaron. Entre los tres armaron la jugada del único tanto del partido. En los últimos dos, hizo ingresar a jugadores para darle mayor volumen ofensivo, pero los duelos ya estaban perdidos.

También hay que aplaudir la actitud de Chile en los cuatro partidos. La "Roja" no renunció nunca al ataque y se preocupó de presionar a los cuatro rivales que tuvo enfrente. Por esa propuesta se ganó los elogios de todo el planeta fútbol.

Aunque de esa virtud se desprende la primera arista que hay que discutirle a Bielsa. ¿Es posible ganarle a Brasil o a España jugando de esa forma? No es pecar de ingenuidad jugar así, sabiendo que atacando a los brasileños (y más al de Dunga) lo más probable es salir de la cancha como esta tarde en Johannesburgo: derrotado y goleado.

Otra de las críticas nace antes de que Chile viajara a Sudáfrica, cuando Marcelo Bielsa decide armar la nómina de 23 jugadores y no incluir a ningún reemplazante para Carlos Carmona. Porque ni Millar, ni Estrada ni Tello son contenciones netos. Por ahí, se echó de menos a un Claudio Maldonado o a un Felipe Seymour.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores