¿Efecto del 10% en la inflación?: Analistas debaten sobre las posibles presiones en el IPC de agosto y septiembre

Considerando que "ha habido un fuerte aumento de la demanda desde que el proyecto fue promulgado", distintos expertos abordaron si la inyección de recursos provocará un alza de los precios en el corto plazo.

18 de Agosto de 2020 | 08:03 | Por Patricia Marchetti Michels, Emol
Aton
SANTIAGO.- Atrás parecieran haber quedado los meses donde la inflación anotó variaciones negativas en Chile producto de las restricciones sanitarias y las cuarentenas. Es que tras el positivo 0,1% de julio, el mercado prevé que las alzas deberían continuar por al menos agosto y septiembre, impulsadas por una serie de factores: uno de ellos, el retiro del 10% de los ahorros previsionales.

El mismo ministro de Economía, Lucas Palacios, decía la semana pasada que si bien el reparto de los fondos perjudica a las pensiones de los trabajadores, "está comenzando a reactivar la economía y también las expectativas (...) efectivamente tiene un impacto positivo, porque tiene una inyección de liquidez que activa el consumo doméstico".


Y si bien aún no hay cifras oficiales al respecto, "la percepción es que ha habido un fuerte aumento de la demanda desde que el proyecto fue promulgado. La inyección de recursos es enorme y la mayor parte se irá a gasto en consumo", dijo a Emol el gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever.

De todas formas, agregó, se trata de un shock transitorio donde en 3 ó 4 meses se habrá extinguido gran parte de dicha liquidez. Pero ¿cómo podría afectar a la inflación en corto plazo? ¿subirán los precios ante la mayor demanda generada por el retiro del 10%?

¿Presiones inflacionarias?

"Una fracción relevante del retiro de los fondos previsionales está yendo a financiar consumo, lo que nos llevó a incrementar nuestra proyección base del precio de algunos alimentos, bebidas alcohólicas y bienes durables en agosto y septiembre", comentó a Emol el analista de precios de Pacífico Research, Francisco Sepúlveda.

Lo anterior, "generaría efectos multiplicadores hacia el mediano plazo, en la medida que el dinero siga circulando. Además, una parte de los retiros serán usados por algunas personas para reducir deudas, con lo que se convierten en mejores consumidores futuros. En todo caso, los efectos son relativamente acotados".

"Si tú como tienda o supermercado vendiste todos tus televisores, por ejemplo, pides más. El hecho de que se duplique o triplique la venta de ese producto, en este caso, no va a hacer que el precio suba (...) De hecho, en el rubro de los bienes importables es más relevante para la inflación el aumento del valor del dólar que estamos viendo"

Tomás Flores

Tomás Flores, economista y ex subsecretario de Economía, coincide con Sepúlveda y prevé que las presiones inflacionarias que se verán en agosto y septiembre serán "muy moderadas". En su análisis, el académico explica que gran parte del dinero se está gastando en bienes importables o transables, como tecnología, donde "el efecto de mayor demanda sobre el precio es bastante baja".

"Habitualmente en ese tipo de bienes la mayor demanda se traduce en mayor oferta, sin que exista una presión de precio. De hecho, yo creo que en ese rubro, de los bienes importables, es más relevante para la inflación el aumento del valor del dólar que estamos viendo. Eso sí que podría generar presión sobre los bienes transables, no por el mayor consumo, sino porque un mayor valor del dólar si va a presionar al alza el precio de esos productos, como lo es por ejemplo la bencina", expuso considerando que la divisa superó nuevamente los $800 este lunes.

Respecto al aumento de la demanda por alimentos, Flores dice que "hay varios de ellos que son importados, pero en el caso de los que no lo fueran o bienes producidos solo en Chile, yo diría que es tanta la oferta disponible frente a la caída que tuvo la demanda por la pandemia, que existe lo que se denomina como capacidad instalada ociosa. O sea, existe la posibilidad de aumentar la producción sin que tenga que subir el precio".

Consultado por sus proyecciones para el octavo y noveno mes del año, el economista anticipa que "no deberíamos tener un número muy distinto al que teníamos presupuestado antes, de 0,1%, a lo más 0,2%. En este caso, la mayor demanda transitoria se va a ir al efecto cantidad, no al efecto precio".

De todas formas, puntualiza que "si hubiéramos estado en una situación normal y se hubiera producido este retiro del 10%, ahí sí que hubiese existido presión inflacionaria, sobre todo en los bienes que son producidos solo en Chile".

Proyecciones IPC de agosto y septiembre

Según la última Encuesta de Expectativas Económicas realizada por el Banco Central -y dada a conocer la semana pasada-, los agentes de mercado pronostican que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) anotará una variación de 0,1% en agosto y de 0,2% en septiembre. A diciembre de 2020, la inflación se ubicaría en 2,1% (en lo que va de este año el dato alcanza una subida de 1,3% y de 2,5% a doce meses).

"En los próximos meses, podrían observarse algunos repuntes debido a la fuerte expansión del consumo. Aun así, proyectamos que la inflación cerrará el año en torno a 2%, en la parte baja del rango de tolerancia del Banco Central"

Panorama Económico Santander

Se trata de los mismos números que prevén desde Bice Inversiones (0,1% para agosto y 0,2% para septiembre), aunque destacan que, junto al inicio del desconfinamiento, "hay que considerar un posible efecto positivo para la inflación vinculado a un mayor consumo de las personas por el retiro de fondos de las AFP".

En la misma línea están las proyecciones de Santander, los que ven una "acotada" presión adicional sobre la canasta del IPC y un cierre anual de la inflación "algo por sobre el 2%". De todas formas, los expertos de la entidad consideran la opción de que haya "cierta aceleración en los precios debido al fuerte estímulo a la demanda que significa el retiro de fondos de las AFP".

Guillermo Araya, gerente general de Renta 4 ve que "el retiro del 10% va a impactar positivamente la demanda en agosto y septiembre principalmente. Si antes del retiro del 10% y del dato de julio se esperaba 0,0% para agosto y 0,2% para septiembre, ahora podríamos esperar perfectamente alzas de entre 0,2% a 0,3% tanto para agosto como para septiembre".


Mauricio Carrasco, subgerente de Estudios de Econsult, si bien ve que la tónica de mediano plazo seguirá siendo la tendencia deflacionaria y que los registros a doce meses continúen retrocediendo hacia final de año, proyecta que dicha baja "sería compensada parcialmente por el impacto del retiro del 10%, cuyo efecto estimamos entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales". Así, pronostica una inflación cerrando el año entre 1,8% y 2%.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores