EMOLTV

OPEP aumenta proyección de demanda de petróleo para 2022 en línea con la reactivación económica global tras pandemia

La Organización de Países Exportadores de Petróleo estima que el consumo de crudo crecerá, ante la disipación de los temores sobre el impacto de la variante Ómicron y el aumento de los riesgos geopolíticos.

10 de Febrero de 2022 | 18:07 | EFE, editado por I. Munita, Emol
imagen
El Mercurio
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) considera que existe margen para un crecimiento mayor de la demanda por crudo en 2022 debido a la fuerte reactivación económica, lo que ha llevado al combustible a cotizar por encima de los US$90.

Este es el análisis que organización expone en su informe mensual difundido en Viena, en el que mantiene su predicción de que la demanda aumentará este año en 4,2 millones de barriles diarios (mbd).

Ante esa robusta demanda y los llamados de países consumidores, como Estados Unidos, de que la OPEP abra más los grifos para aliviar los altos precios de petróleo, el propio grupo reconoce que no cumplió con el aumentó de producción que se impuso en enero.

Menor impacto de Ómicron

"Los precios del crudo están respaldados por sólidos fundamentos del mercado mundial de petróleo en medio de la disipación de los temores sobre el impacto de la variante Ómicron y el aumento de los riesgos geopolíticos", indican los analistas de la OPEP.

El barril de crudo de la OPEP cotizaba a US$91,84, lo que supone un alza de 51% al comparar con los US$60,47 a los que se vendía justo hace un año. Desde el 1 de diciembre el aumento ha sido del 28%.

Además de la fuerte recuperación, las tensiones entre Ucrania y Rusia, el segundo mayor productor del mundo con unos 10 mbd, han contribuido también a que suban los precios.

Los datos de una mayor actividad industrial y una recuperación de la movilidad, tanto a escala nacional como internacional, pueden traducirse en un potencial mayor consumo.

La OPEP también avisa de posibles riesgos para la recuperación, como la persistencia de cuellos de botella en las cadenas de suministro globales, la inflación y el gran endeudamiento en algunos países desarrollados.

Con todo, "prevalece el potencial alcista (de la demanda), basado en un fuerte crecimiento, con el PIB ya alcanzando niveles previos a la pandemia, respaldado por estímulos fiscales, y unos niveles de comercio mundial en máximos históricos en términos de volumen", resalta el documento.

Eso llevará a que el mundo queme en 2022 100,8 mbd, superando el nivel de consumo de 2019.

Problemas con la oferta

Ante esta situación, la OPEP y otros productores aliados, entre ellos Rusia, decidieron este mes mantener su calendario con aumentos mensuales de 400.000 barriles diarios, pese a la presión de los países consumidores para que abrieran más el grifo y así reducir los precios.

Pero incluso ese incremento supone un desafío para la OPEP, ya que algunos de sus socios -como Angola, Nigeria y República Democrática del Congo, entre otros- no logran cumplir con sus objetivos de producción, como reconoce el grupo.

En total, la OPEP, según los datos de fuentes secundarias que cita el propio informe, se quedó por debajo en enero, en unos 750.000 barriles diarios de sus propias metas de producción.

El acuerdo de bombeo para enero era de 24,55 mbd, pero por las espitas fluyeron 23,80 mbd. En esas cuotas y cálculos no se incluyen a tres países de la OPEP, Irán, Venezuela y Libia.

Y es precisamente Irán, que en enero bombeó 2,5 mbd, uno de los pocos productores -junto a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos- el que tiene capacidad para aumentar su producción a corto plazo.

Pero ese incremento depende de que lleguen a buen puerto las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán y se levanten las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Antes de que Washington volviera a imponer sanciones a la República Islámica la producción se situaba en 3,8 millones de b/d.

Sin embargo, las negociaciones en Viena sobre un acuerdo nuclear con Irán avanzan de forma lenta, lo que significa que ese petróleo adicional, tan necesario para reducir los actuales precios, seguirá bajo tierra.