EMOLTV

Tras decisión de Super de Salud: La reacción de las Isapres por tope en alza de precios y las dudas de expertos sobre su futuro

Mientras las aseguradoras cuestionan el cálculo de fijar el aumento máximo en 7,6%, entendidos en la materia aseguran que el alza de costos es real y que la crisis podría crecer en el corto plazo, por lo que es "urgente" abordarla.

17 de Septiembre de 2022 | 15:34 | Por J. Riquelme, Emol.
imagen
El Mercurio (referencial)
Un tema que ha estado al centro del debate durante los últimos meses es la crisis que están atravesando las Isapres, marcada por la suspensión del alza de precios a los planes que hizo la Corte Suprema, lo que terminó desembocando en la decisión anunciada por la Superintendencia de Salud en la noche del jueves.

Allí, el organismo informó los resultados del proceso de verificación del porcentaje de adecuación del precio base de los planes, permitiendo que las aseguradoras incrementen sus valores desde el 1,4% al 7,6%.

Hay que recordar que el pasado 18 de agosto, la Corte Suprema dejó sin efecto el alza de los planes que habían informado las Isapres (un incremento de 7,6% aplicado por Colmena, Cruz Blanca, Vida Tres, Nueva Masvida, Banmédica y Consalud) e instruyendo que se realizara el método mencionado anteriormente para determinar de cuánto debía ser el incremento.

Según los resultados del proceso de verificación, las Isapres tuvieron una variación del costo operacional promedio de la siguiente manera: Colmena, un 6,6%; Cruz Blanca, un 4,3%; Vida Tres, un 1,4%; Nueva Masvida, un 7,8 %; Banmédica, un 5,6%; y Consalud, un 14,4%.

No obstante, la Superintendencia informó que el límite para el incremento es el Indicador de Costos de la Salud del Sistema de Isapres ICSA, el que fue establecido en 7,6% y que afectará principalmente a Nueva Masvida y Consalud.

Una explicación más profunda


Pablo Celhay, académico del Instituto de Economía de la Universidad Católica, abordó el actual panorama del sistema y aseguró a Emol que todo lo que ha pasado estos meses "es una alarma y hay que tomárselo en serio" porque, además, "esto genera una gran incertidumbre".

Aunque primero, el experto detalló qué es lo que sucede actualmente. Antes que todo, y para entender el conflicto, aclaró que las Isapres por ley tienen la posibilidad de ajustar los planes de todas sus carteras en cierto porcentaje, lo que se calcula proyectando el potencial crecimiento en los gastos que van a tener, y eso se presenta a la Superintendencia. Por ejemplo, el alza podría ser de 5% o 7%, lo que va a depender de cada Isapre.

En esa línea, precisó que "las Isapres pueden o podían ajustar el precio de sus planes en función de las tablas de factores de riesgo que cambiaban con la edad de la persona, y hasta hace dos años cambiaban con el sexo de las personas". Entonces, acotó que a distintas edades, las personas iban pagando más y, dependiendo de si se trataba de un hombre o mujer, pagaba más o menos según rango de edad.

Ahora bien, puntualizó que cuando se congelan esas tablas de factores de riesgos, las Isapres tienen un recurso adicional para hacer control de costos, que es el alza de las primas a toda la cartera. Estos mecanismos, dijo que "se ocupan en Chile para poder darle solvencia financiera a las Isapres que enfrentan, a diferencia de otros mercados de seguros, una notoria alza en gastos en salud, por varias razones".

"Lo que está pasando en estos meses es una alarma y hay que tomárselo en serio".

Pablo Celhay, académico UC
En primer lugar, sostuvo que "en Chile estamos en una crisis de enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, hipertensión, cáncer y obesidad, que están empujando el gasto en salud en los últimos años al alza, y esto tanto para Fonasa como Isapre". Aunque, afirmó que "en Fonasa no lo vemos porque se financia con impuestos generales, y las Isapres a través de lo que les ingresa en función del precio de los planes".

También, agregó que el costo para financiar la salud ha crecido de manera muy rápida "por un aumento en el uso de licencias médicas y, por una razón más mecánica, que la población está envejeciendo y a medida que envejece se enferma y tiene condiciones de salud más complejas que en promedio son más caras".

Así, concluyó definitivamente que "el alza en gastos es real". Ahora bien, acotó que "las Isapres la única forma que tienen, y eso es un poco el problema de la regulación que tenemos en Chile, para comparar los costos, parece ser que es el alza de los precios y ese es un problema, porque están enfrentando en verdad un alza en gastos y necesitan controlarlo, pero eso le da insolvencia financiera a las Isapres si es que el gasto está creciendo mucho más que los ingresos, pero carece de total legitimidad hacer alzas como lo hemos vistos meses, en los planes anuales, entonces están en un problema bien serio".

En cuanto las cifras en detalle, Celhay acotó que "la Superintendencia debe estar considerando la apelación de las Isapres y el porcentaje que se aprueba está dentro del rango que las mismas Isapres estaban discutiendo hace unas semanas".

No obstante, añadió que, a su juicio, "esto es una solución bien parche, porque va a pasar el otro año de nuevo, vamos a tener esta misma discusión. Es real que los gastos en salud van al alza de manera muy rápida, es real que todo el sistema que financia la salud en Chile está enfrentando un alza en los gastos por estas tres razones: envejecimiento, licencias médicas y enfermedades crónicas no transmisibles".

Entonces, "a largo plazo por supuesto esto es insostenible y yo creo que ya lo que está pasando en estos meses es una alarma y hay que tomárselo bien en serio para pensar en cómo vamos a hacer la reforma a la seguridad social de salud, porque aparte esto genera un montón de incertidumbre".

"Las clínicas están cerrando planes con Isapres, la Clínica Alemana acaba de armar un seguro propio y todas estas incertidumbres, tanto de si hay solvencia financiera en el sector privado o qué tan sostenible va a ser a largo plazo, mezclado con que se anuncie quizás un sistema nacional de salud -pero no sabemos todavía cuál es la hoja de ruta-, genera incertidumbre enorme. Hay que sentarse a hacer esa hoja de ruta y tirar directrices que den más seguridad a lo que va a pasar a las agentes del mercado, sino se generan problemas innecesarios", agregó.

Por lo mismo, recalcó que "como está el sistema hoy, es una clara señal de que a largo plazo esta ida y venida de las Isapres con la Superintendencia no se puede sostener".

Reacción de las aseguradoras


Por su parte, ayer la Asociación de Isapres de Chile, cuestionó el cálculo que limita las alzas de los planes, al mismo tiempo que aseguró que la decisión "socava el ya deteriorado funcionamiento del sistema" y "eleva la incertidumbre sobre su viabilidad".

Según precisó la entidad "las Isapres entregaron todos los antecedentes requeridos para la verificación, pero la autoridad estableció una nueva fórmula de cálculo que subvaloró la variación real de costos. Así, la Superintendencia de Salud resolvió que solo las Isapres Consalud y Nueva Masvida podrán aplicar el tope del 7,6%. Las restantes Isapres se ubicarán por debajo de ese indicador: Banmédica 5,6%; Colmena 6,6%; Cruz Blanca 4,3% y Vida Tres 1,4%".

Por ello, acotó que "lo anterior obedece a la aplicación de un método de cálculo anómalo por parte de la autoridad, que dificulta la correcta operación del sistema. Frente a esto, cada Isapre definirá los caminos a seguir".

Y, en la misma línea, puntualizó que con su decisión la Superintendencia "socava el ya deteriorado funcionamiento del sistema y eleva la incertidumbre sobre su viabilidad, al impedir que las Isapres apliquen el reajuste necesario para mantener sus operaciones".

De manera adicional, una de las aseguradoras afectadas se refirió en específico al tema, señalando que "la resolución viene a confirmar que los aumentos de costos que hemos tenido en los últimos años son una realidad. Este aumento está determinado por la variación de los costos de las prestaciones de salud y la frecuencia de uso de licencias médicas, prestaciones hospitalarias y ambulatorias entre los años 2018-2021".

"En Consalud, queremos hacer presente que los ajustes de precio base de los planes de salud son necesarios para continuar con nuestro compromiso de seguir brindando el servicio, orientación y acompañamiento que nuestros clientes necesitan, junto con una amplia oferta de productos que entregan acceso a la salud privada a más de 700.000 chilenos", añadieron.

La mirada de otros expertos


Otros expertos también se refirieron al tema. Cristian Echeverría, académico en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, por ejemplo, comentó en primer lugar que "el porcentaje de aumento autorizado por la Superintendencia de Salud de los planes de salud que fluctúa entre el 1,4% y el 7,6% como máximo, aparece como claramente muy por debajo de lo que ha variado el indicador de costo de la salud en todo el año 2021 promedio, en comparación con el año 2020 y sabemos que los planes de las Isapres han estado congelados básicamente a los precios que existieron y fueron fijados en 2019. Entonces, la percepción de este reajuste autorizado ahora es que es claramente muy por debajo del aumento de los costos de la provisión de los servicios de salud que tienen las Isapres".

Aquello, según precisó, "plantea una imposibilidad a las Isapres de generar una utilidad normal y, según los análisis incluso de la Superintendencia más los análisis financieros de las Isapres, la proyección indica que con este reajuste solo alcanzarían a cubrir sus costos de administración y no otros costos que también son importantes y ciertamente no tendrían una utilidad normal por el desempeño de sus funciones".

Por lo mismo, explicó que "en el fondo esta regulación está limitando la operación de un sector de actividad que es importante para la población y plantea dudas respecto a su sustentabilidad más adelante, porque toda operación económica por lo menos debe cubrir el costo de oportunidad del capital invertido, que sería liquidar los activos e invertir en otras actividades que ofrezcan por lo menos una rentabilidad del capital equivalente a la normalidad, cosa que en este caso no se estaría cumpliendo".

Por su parte, el economista jefe en Banco de Crédito e Inversiones (BCI), Sergio Lehman, abordó la situación destacando que "la situación financiera de las Isapres es muy compleja, arriesgando un escenario de presión difícil de manejar sobre la salud pública y prestadores privados. Abordar este tema es por tanto, como bien se sabe, urgente".

Agregó que "no es para nada claro que la propuesta que se ha entregado de parte de la Superintendencia cubra efectivamente el incremento que han experimentado los costos operacionales, al tiempo que no establece reglas ni un marco para estas definiciones. Es fundamental que se despeje la incertidumbre y se transparenten criterios técnicos que sostengan la viabilidad del sistema de forma de evitar una crisis mayor".