El punto de encuentro de las Pymes chilenas

EMOLTV

El torneo Nada Nos Detiene: “De la Sostenibilidad a lo Regeneración” eligió a sus ganadores

El emprendimiento “Symbiotica”, dedicado a la regeneración ecológica del suelo a través de la reforestación de bosque nativo, se llevó el gran premio de $10.000.000.

27 de Octubre de 2022 | 17:13 | Por Laura Gatica | Portal Pyme
imagen
Shutterstock
El campeonato Nada Nos Detiene cerró una nueva edición, esta vez bajo el lema “De la Sostenibilidad a lo Regeneración”. En esta oportunidad, el gran ganador fue “Symbiotica”, quienes se adjudicaron $10.000.000; seguidos por los otros dos finalistas Tupuhenua María Chamorro y Ecogen, los cuales ganaron $1.000.000 cada uno. Los tres emprendimientos accederán a mentorías empresariales personalizadas para escalar sus negocios.

Más de 450 iniciativas respondieron a la convocatoria para participar del campeonato Nada Nos Detiene “De la Sostenibilidad a lo Regeneración” que buscó a emprendimientos que, en su modelo productivo, busquen ir un paso más allá de la sostenibilidad y apostaran por la economía regenerativa.

Lo anterior, fue lo propuesto por “Symbiotica” emprendimiento de la región Metropolitanaque que se coronó ganador de este torneo, en una gran final que lo llevó a encontrarse con los otros dos finalistas de esta edición; Tupuhenua María Chamorro irl de Isla de Pascua, dedicada a la elaboración de productos orgánicos mediante un proceso que regenera el suelo y le devuelve su riqueza genética, además de alimentar suelos desgastados; y Ecogen, del Biobío, laboratorio dedicado al monitoreo de biodiversidad y diagnósticos ambientales mediante metodologías basadas en herramientas genéticas de ADN ambiental (eDNA).

Cada iniciativa, con sus respectivos representantes, presentó su pitch de un minuto frente al jurado, que en esta ocasión estuvo compuesto por: Soledad Lama, gerente general de Comaco e integrante del G100; David Wurman, director ejecutivo de Fundación Kawoq; Sebastián Gatica, director ejecutivo CoLab UC y cofundador Chile Regenerativo y Macarena Troncoso, directora de fortalecimiento Comunitario en Simón de Cirene. En ese tiempo los participantes tenían que presentar su negocio y el impacto que generan.

Sobre el emprendimiento ganador


Symbiotica es un emprendimiento que, en palabras simples, se dedica a plantar bosques. Sus fundadores son Gabriel Orrego, Ingeniero Forestal; Diego Díaz, abogado y Nicolás Corral, Ingeniero Civil. El 2019 comenzaron a gestar la idea y a inicios del 2020 la materializaron, utilizando el método Miyawaki como punta de lanza de su negocio, el cual se basa en el aprovechamiento del principio de la “vegetación natural potencial” de cualquier ecosistema, que podría encontrarse en el supuesto de no haberse producido transformaciones artificiales en el método.

Al respecto, Nicolás Corral, director ejecutivo de Symbiotica, cuenta: “Todo parte con la intención de los tres de plantar bosques, de ahí surgió la idea de recuperar terrenos baldíos, que son perjudiciales para el medioambiente, así como también la intención de evitar el desperdicio de residuos orgánicos. Plantamos nuestro primer bosque nativo en un parque San Pedro de María Pinto”.

Islas nativas, bosques comestibles, caracterización ecosistémica del bosque, son algunos de los servicios que ofrecen, donde además de promover la reforestación de terrenos, trabajan involucrando a la comunidad en los espacios. “La idea es ayudar a nuestros clientes a vivir la inevitable expansión mundial de la urbe al campo, pero de manera armónica y coherente con el medio ambiente”, explica Corral.

Respecto de su participación en Nada Nos Detiene, Nicolás destaca los talleres, “participamos en una experiencia similar, pero ésta fue más express, más dinámica y desafiante. Nos encontramos con gente muy bacán que están haciendo regeneración no sólo en lo medioambiental, sino que en todo el sistema económico, y poder conocerlos fue muy gratificante”.

Respecto al premio, el director ejecutivo de Symbiotica asegura que lo utilizarán para implementar la segunda fase de un proyecto que iniciaron con CONAF “de protección de ciertas semillas en el cajón del maipo, que son resistentes al cambio climático. Queremos implementar un vivero del futuro, que nos permita producir plantas más resistentes a las condiciones ambientales que estamos experimentando”.