EMOLTV

Qatar busca ser el primer Mundial "carbono neutral": Cómo opera el mercado de compensación que usará

El país organizador pretende comprar compensaciones de forma voluntaria para cancelar los efectos negativos que genera el campeonato y que implicó la construcción de siete nuevos estadios, entre otra infraestructura.

08 de Noviembre de 2022 | 17:21 | AP / Equipo Multimedia Emol
Qatar ha anunciado que la próxima Copa del Mundo será la primera en ser "carbono neutral". En teoría, eso significa que el torneo organizado por la pequeña nación árabe del Golfo tendrá un efecto trivial en el clima. Es un compromiso audaz para un país que dedicó los últimos 12 años a construir siete nuevos estadios, hoteles, rascacielos y carreteras para el evento.

La clave del plan de Qatar son las compensaciones de carbono destinadas a cancelar los gases de efecto invernadero emitidos antes y durante el torneo.

Esta es una mirada a cómo funcionan los acuerdos de créditos de carbono.

  • ¿Qué son las compensaciones de carbono?

    Trabajos del estadio Lusail en Qatar. | AP

    Las empresas, los gobiernos y las personas compran compensaciones o derechos de emisión para reducir su huella de carbono. La idea básica detrás del mercado multimillonario es que las emisiones de las actividades humanas contaminantes pueden contrarrestarse en otros lugares, utilizando prácticas agrícolas que almacenan carbono, plantando árboles o evitando la fuga de gases que afectan el clima desde distintos tipo de equipamientos.

    Las asignaciones, los créditos y las compensaciones se refieren a lo mismo. Una compensación corresponde a una tonelada métrica de dióxido de carbono que se evita, elimina o absorbe.

    Las compensaciones han crecido rápidamente en popularidad con los gobiernos que las utilizan para alcanzar los objetivos climáticos, las empresas las incorporan en planes de "cero neto" y las personas las compran para cancelar la contaminación climática de los viajes aéreos.

    Hay dos tipos de mercados de compensación: voluntarios y obligatorios, o de cumplimiento. Los individuos y las empresas compran créditos en el mercado voluntario, mientras que los gobiernos utilizan esquemas de cumplimiento o límites máximos y comercio para establecer límites legalmente vinculantes sobre las emisiones de carbono para industrias como la petrolera, el transporte, la electricidad y los vertederos. Las empresas u otras entidades tienen una opción: pueden contaminar menos o pueden gastar dinero y comprar créditos en los mercados de cumplimiento, como el Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea, para mantenerse por debajo de los límites de emisiones.

    Para la Copa del Mundo de este año, Qatar se comprometió a comprar créditos voluntariamente para compensar todas las emisiones que se generen por el certamen.

  • ¿Quiénes emiten estos créditos?

    Paneles solares fuera del estadio Khalifa en Doha, Qatar. | AP

    En el mercado voluntario, varios registros emiten créditos con base en criterios verificados por terceros que se supone que son rigurosos y neutrales. Pero los expertos dicen que el mercado sigue sin estar regulado en gran medida.

    Los esquemas obligatorios de tope y comercio funcionan de manera un poco diferente. Los gobiernos suelen decirle a las industrias cuál será el límite de sus emisiones. Suelen regalar una cierta cantidad de derechos de emisión a las empresas de forma gratuita, autorizándolas a contaminar, y subastan el resto, o pueden subastarlos todos, obligando a las empresas a pagar por cada tonelada de dióxido de carbono que emiten. A menudo, el precio por crédito es bastante bajo. Si una empresa logra estar por debajo de su límite de contaminación, puede ganar dinero generando sus propios créditos. El sistema de límite e intercambio es una solución de libre mercado para la contaminación, porque las empresas deciden los lugares más eficientes para invertir en equipos más limpios.

  • ¿Cómo operan las compensaciones?

    Bomba de bencina en Doha. | AP

    Hay que pensar en ellos como certificados que las entidades compran y venden para contrarrestar la contaminación en un lugar, al reducir, absorber, capturar o destruir las emisiones en otra ubicación.

    Para que un crédito sea viable, debe ofrecer un beneficio al medio ambiente que de otro modo no ocurriría, concepto conocido como "adicionalidad".

    Por ejemplo, si una empresa compra compensaciones que financian la reforestación, los créditos son válidos solo si los árboles no se hubieran plantado de otro modo. Si los árboles hubieran sido plantados igualmente, las compensaciones no tendrían sentido.

  • ¿Qué problemas existen con las compensaciones?

    Garantizar que las compensaciones sean adicionales suele ser complicado. Si bien los defensores ven las compensaciones como una herramienta importante para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones a corto y mediano plazo, los críticos dicen que con frecuencia prometen más de lo que cumplen.

    Algunos expertos creen que las compensaciones permiten a las empresas y, en menor medida, a las personas, seguir contaminando y no cambiar su comportamiento mientras parecen satisfacer los objetivos climáticos.

    "No se puede pagar a otras personas para que reduzcan las emisiones y hacer que todos adopten esa estrategia y lleguen a emisiones globales cercanas a cero", dice Danny Cullenward, economista de energía y abogado de California que estudia las emisiones de carbono.