EmolTV

Desde salir sin "guardián" hasta jugar con una Barbie: Lo que no pueden hacer las mujeres en Arabia Saudita

A pesar que desde ayer pueden conducir un auto, las sauditas viven día a día en un filo dibujado por la religión y la política. ¿Quiénes las "protegen" o por qué no pueden ir a un cementerio? Estas son siete de las prohibiciones que impone todavía una de las naciones del G20.

26 de Junio de 2018 | 12:24 | Por José Manuel Vilches, Emol
  • 1. Salir de casa sin un guardián


    Uno de los pronunciamientos legales del Islam —o fetuas— que más llaman la atención es el de la necesidad de un guardián para la mujer. Se les conoce como mahram y corresponden a hombres que por un parentesco sanguíneo se les tiene prohibido casarse y que deben acompañarlas obligatoriamente en la mayoría de los lugares públicos. En algunas ocasiones pueden representarlas legalmente y nacen de la idea de que el movimiento las hace “vulnerables al pecado”.

  • 2. Mostrar partes de su cuerpo


    Un término empleado en el Islam es el awrah, que alude a las partes del cuerpo humano que no deben estar expuestas en público. Si bien las mujeres no están obligadas por una ley secular, uno de los fetuas más controversiales indica que la cara es la parte “más tentadora de su cuerpo” por lo que visten niqabs: un velo de color negro con una ranura que deja entrever sus ojos. El uso de esta prenda no es un requisito para practicar su religión, pero sí se controla en algunas calles y centros comerciales.

    Actualmente, a los hombres sólo se les prohíbe enseñar desde el ombligo hasta las rodillas y Europa ha sido pionero en regular su impedimento con motivos de seguridad y de interacción social.

  • 3. Ejercitarse de forma libre


    En la sociedad saudí está prohibido que las mujeres compitan libremente en los deportes. De hecho, fueron las Olimpiadas de 2012 las primeras en recibir a representantes de su género: Sarah Attar (25) en atletismo y Wojdan Shaherkani (22) en judo. Lo que para ellas fue "un momento histórico", para las líneas más conservadoras fue una falta de respeto hacia las tradiciones y llegaron a llamarlas prostitutas en redes sociales.

    Tres años después, los mismos disidentes del país propusieron organizar Juegos Olímpicos sin mujeres.

  • 4. Interactuar con cualquier hombre


    Conocida es Arabia Saudita por ser una nación segregadora en cuanto a género. Un ejemplo específico es la indicación expresada en el artículo 160 de su Código Laboral, el cual señala que está prohibido que se mezclen "los hombres y las mujeres en el lugar de trabajo y en sus instalaciones". Esto también ocurre en los establecimientos educacionales, los parques, edificios públicos, que según el periódico británico Daily Telegraph, tienen entradas separadas. Por lo mismo existe la figura del mahram.

  • 5. Trabajar y estudiar lo que ellas quieran


    Según el artículo 152 de la Política Educativa saudí, es responsabilidad del Estado darle la adecuada instrucción islámica a una niña "que le permita ser en la vida una buena ama de casa, una esposa ejemplar y una buena madre”. Sin embargo, aunque necesitaran la autorización de un tutor para acceder a las universidades, el 55% de los titulados en 2008 eran mujeres.

    A pesar de que el príncipe heredero Mohamed Bin Salman esté impulsando un plan de modernización que promueve la participación femenina en el mundo laboral, todavía hay carreras y puestos en los cuales ellas no se podrían desempeñar: por ejemplo, algún cargo en el Ministerio de Comercio.

  • 6. Visitar el cementerio


    Otra de las prohibiciones o "haram" que pueden resultar más controversiales para el Occidente es la del acceso de las mujeres a las necrópolis. Ellas tienen categóricamente restringido entrar a los cementerios debido a una antigua creencia en la que una de ellas sollozaba sobre una tumba y no pudo ser capaz de reconocer al Profeta en ese instante. Por lo tanto, en el contexto del camposanto, una mujer no podría ser capaz de controlar sus sentimientos y puede caer en "acciones prohibidas" como gemir y entrar en pánico.

  • 7. Tener una Barbie


    Fue en 2012 cuando el Ministerio de Cultura y Orientación Islámica prohibió la reproducción de variados símbolos occidentales en el territorio local. Entre ellos, cayó la popular muñeca estadounidense Barbie, que fue tachada como provocadora. Las autoridades, en tanto, eligieron reemplazar estos productos con héroes y mártires del Islam.

Fuente: "Ser mujer en Arabia Saudita. Notas sobre el Derecho Islámico" de Enrique Bonavides, IslamQA, ABC, Reuters y HuffingtonPost.es
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores