Tras compromiso en cumbre del G20: El detalle del acuerdo para enfrentar el calentamiento global

Los jefes de Estado y Gobierno asistentes al foro pactaron alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. El único país que mantuvo su negativa a adherirse fue EE.UU.

02 de Diciembre de 2018 | 05:18 | Redactado Por Tamara Cerna/Agencias

Manifestaciones durante la conferencia de la ONU sobre el cambio climático de 2017.

EFE.
PARÍS.- Durante la cumbre del G20, los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la convocatoria celebrada en Buenos Aires Argentina, se comprometieron a alcanzar los objetivos indicados en el Acuerdo de París para enfrentar el calentamiento global.

El pacto fue adoptado en la ciudad francesa en 2015 y hasta ahora ha sido ratificado por 183 países. De los asistentes al foro, solo Estados Unidos mantuvo su negativa a adherirse nuevamente, Su presidente, Donald Trump, puso en duda el cambio climático y retiró al país de los acuerdos ambientales poco después de llegar a la Casa Blanca.

El objetivo del acuerdo es contener el aumento de la temperatura "bien por debajo de los 2ºC" respecto a la era preindustrial y "seguir esforzándose para limitar este aumento a 1,5ºC".

Los expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), en su informe publicado en octubre, advirtieron de que el impacto será muy diferente entre 1,5ºC y 2ºC, en todas las regiones del mundo. Dicha situación implica objetivos muy ambiciosos, dada la concentración récord de gases de efecto invernadero en la atmósfera y el nivel de emisiones, que se mantiene al alza.

Para permanecer por debajo de 1,5ºC, haría falta que las emisiones de dióxido de carbono declinaran mucho antes de 2030 y de forma significativa (-45% entre 2010 y 2030), según el IPCC.

El acuerdo no preconiza metas obligatorias a cada país, sino "frenar el alza de las emisiones cuanto antes" y seguidamente "reducirlas rápidamente". Así cada país se fija sus propios objetivos de reducción de emisiones para 2025 o 2030.

El calendario


Los planes de acción nacionales evitarían un cataclismo -es decir un aumento de cuatro o cinco grados previsible sin políticas climáticas-, pero colocarían al planeta en una situación sumamente peligrosa con tres grados celsius más.

De ahí la necesidad de revisar estos compromisos. En la conferencia de la ONU sobre el cambio climático de 2018 (COP24), que se inicia este domingo en Polonia y extenderá hasta el 14 de diciembre, los países están invitados a realizar un primer balance global.

El acuerdo prevé una primera revisión al alza de los compromisos nacionales cada cinco años, la primera de ellas en 2025, una fecha demasiado tardía para respetar la meta de los 2ºC. Por lo tanto, los estados están llamados a presentar planes reforzados en 2020, "última oportunidad" para emprender la trayectoria adecuada, según la ONU.

Compromisos


El acuerdo de París prevé que los países rindan cuentas de sus acciones programadas y de sus resultados. Se concede cierta flexibilidad a algunos países, en particular aquellos con menos recursos.

Dos temas a definir tiene que ver con la transparencia: qué informaciones deben incluirse en los planes nacionales y con qué grado de detalles; además de cuál será la ayuda financiera de los países ricos a los países en desarrollo. Estas reglas deben concretarse durante la COP24.

En 2009, los países ricos prometieron que su ayuda aumentaría hasta alcanzar los 100.000 millones de dólares anuales en 2020, para permitir a aquellos con menos recursos financiar infraestructuras energéticas limpias y adaptarse al impacto negativo del calentamiento global.

El texto de París establece que esta suma es un mínimo y que se fijará un nuevo objetivo para 2025.

Según la OCDE, la financiación climática pública del Norte hacia el Sur alcanzó 56.700 millones de dólares en 2017, frente a 48.500 millones en 2016, un aumento de 17%. Las proyecciones, basadas en los compromisos anunciados, estiman una ayuda pública de 67.000 millones en 2020.

En tanto, gracias a la inversión privada, los financiamientos podrían pasar de 77.000 a 133.000 millones de dólares en 2020.

La suma de 100.000 millones debe compararse con entre los 3 y 4 billones de dólares necesarios para asegurar la transición hacia una economía mundial de bajo nivel de carbono, lo cual solo podrá lograrse rápidamente reorientando de forma masiva las finanzas mundiales.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores