Corte Suprema y ministros suspendidos: "Las instituciones tienen que saber que en algún momento van a tener crisis"

El ministro vocero del máximo tribunal, Lamberto Cisternas, aclaró que ni una intervención ni una reorganización interna son figuras contempladas en el código orgánico de los tribunales en este contexto.

05 de Abril de 2019 | 10:47 | Redactado por Consuelo Ferrer, Emol

El ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas.

Aton
SANTIAGO.- "De ser grave, es grave, y hay que decirlo en el lenguaje de los jueces: si se establecen efectivamente los hechos que se han denunciado, y así de irregulares, es muy grave", aseguró este viernes el ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, luego de que se conociera la suspensión de otros dos jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua por eventual tráfico de influencias. Con ellos, son tres en total: Emilio Elgueta, Marcelo Váquez y Marcelo Albornoz.

"El pleno fue informado de un par de denuncias a fines de noviembre o comienzos de diciembre del año pasado y de inmediato se dispuso una investigación. Se nombró a la ministra Rosa María Maggi en una visita extraordinaria", explicó Cisternas en conversación con Cooperativa. "A raíz de estas investigaciones, se produjo una suspensión de un ministro, luego ayer las otras dos suspensiones y se amplió la investigación, porque ella planteó que existían otros hechos y eventualmente otras personas".

A su juicio, el tribunal actuó "rápida y lo más enérgicamente" posible. Consultado sobre la posibilidad de tomar medidas más duras con respecto a la situación, el magistrado señaló que una eventual intervención o un reorganización de la estructura de la Corte no están contemplados dentro del Código Orgánico del Tribunal, que los rige.

"(Nos preguntan) por qué no hay intervención. Nosotros lo planteamos al revés: estamos enfrentando la situación de quienes se ven involucrados y se han suspendido, los demás gozan de toda la presunción de inocencia, incluso administrativa", manifestó. "Estamos muy limitados por el código, pero no me cabe duda de que el ministro visitador de la Corte Suprema, terminada esta investigación se va a constituir y va a sugerir todas las medidas posibles", añadió.

"Si los otros ministros funcionan bien y hacen sus cosas adecuadamente y el personal de apoyo también, no hablaría yo de una reorganización sino de un fortalecimiento y una recuperación de la confianza no solo de la ciudadanía, sino también del personal interno que se ha comportado bien", complementó.

"Toda crisis obliga a una reflexión"


Cisternas además planteó que "toda crisis obliga a una reflexión, simultánea y posterior, que lleve a mejorar todo lo que sea necesario". Consultado sobre si cree que los ciudadanos de Rancagua se sienten hoy confiados de su sistema judicial, el magistrado contestó que "probablemente no". "Pero también tenemos que enfocar las cosas desde otro punto de vista: las instituciones tienen que saber que en algún momento van a tener crisis, y esas crisis tienen que saber enfrentarlas y tienen que saber superarlas", aseguró.

"Si la persona por esta falta o por esta infracción fue sancionada, debería sacar de ahí la lección y mejorar su comportamiento. Cuando eso no ocurre pasamos al paso siguiente"

Lamberto Cisternas
Así, aseguró que los sistemas de control interno sí funcionan, a pesar de que "pueda haber casos" en que no lo hagan. En el caso de uno de los ministros suspendidos, ya había recibido amonestaciones y reclamos en dos oportunidades, ante lo que señaló que "si la persona por esta falta o por esta infracción fue sancionada, debería sacar de ahí la lección y mejorar su comportamiento. Cuando eso no ocurre pasamos al paso siguiente. Como en las cosas penales, ya tenemos un agravante, y va a llegar un momento en que vamos a subir la pena, y la pena va a ser la expulsión", finalizó.

Con respecto a los hallazgos en la oficina del juez Emilio Elgueta, que fueron asociados a prácticas de magia negra, señaló que se trata de "una cuestión anecdótica". "Es uno solo de ellos y es un cajón que él tenía cerrado, no sé si alguien le regaló esas cosas o le hizo esos 'tratamientos', o si él lo practicaba y en su casa a lo mejor no se los aguantaron y los tuvo ahí con llave", explicó.

"Claro, estando un cajón con llave, si se produce un allanamiento, obviamente hay que abrirlo y encontrarlo. Ahora, que los allanadores que cumplían una diligencia lo propaguen también es una cuestión curiosa", finalizó.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores