Pugna entre delantales blancos: Colegio Médico y Minsal se enfrentan por "crisis sanitaria" en hospitales públicos

Una denuncia de escasez de insumos ha desatado un fuego cruzado: mientras Mañalich acusa un "conflicto de interés" de los médicos, ellos responden: "El conflicto de interés parte con él".

18 de Octubre de 2019 | 08:11 | Por Consuelo Ferrer, Emol

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se ha enfrentado verbalmente a la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches.

Emol
SANTIAGO.- Las versiones son contrapuestas. La primera, dada a conocer el lunes por el Colegio Médico, asegura que existe una "crisis sanitaria" en la salud pública, gatillada por una supuesta falta de insumos que ha dificultado el ejercicio de los profesionales.

"Tenemos quimioterapias suspendidas en algunos centros de Valparaíso, más de 300 cirugías suspendidas en Valdivia por distintas faltas de insumos. Son cosas que no recordábamos dentro del sector público desde hace bastantes años", dijo la presidenta de la asociación gremial, Izkia Siches a Cooperativa.

La razón, según el diagnóstico del organismo, estaría en un nuevo mecanismo de compra que impide que los centros médicos generen solicitudes de adquisición sin tener recursos disponibles: algo así como una "línea de crédito" que solían tener y con la que hoy, acusan, no cuentan.

"Se nos informó que iba a cambiar el sistema y que no se nos iba a entregar extensión presupuestaria sin mostrar primero cifras de producción", dijo a La Tercera el director del Hospital Carlos van Buren, Mauricio Cancino. Se trata de una medida que busca reducir el déficit en el presupuesto hospitalario nacional, que en 2018 superó los $385 mil millones en concepto de deuda a proveedores.

Pero todas esas denuncias han sido tajantemente negadas por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien ha desmentido que se trate de un problema a nivel nacional y solamente ha reconocido problemas financieros puntuales en el hospital de Valparaíso. El secretario de Estado atribuyó a la cercanía de las elecciones dentro de la asociación gremial el que "se levanten banderas a veces en formas desproporcionadas".

Con el paso de los días, la crisis no ha hecho otra cosa que agudizarse. El jueves, el ministro acusó además la existencia de un "conflicto de interés" y aseguró que el problema radica en una supuesta falta de eficiencia por parte de los servicios de salud.

"Nadie lo está inventando"


"Esto es una realidad", dice en conversación con Emol el secretario nacional del Colegio Médico (Colmed), José Miguel Bernucci. "No lo estamos inventando: lo viven los pacientes día a día. Hay imposibilidad para poder operar, tenemos que posponer procedimientos como las endoscopías, porque no hay sedantes, o postergar exámenes, porque no hay medios de contraste. Es una realidad que se está viviendo, nadie lo está inventando", asegura.

En el Colmed, la reacción del ministro ha causado molestia. "Que vaya el doctor Mañalich al Hospital Fricke a decirle a las personas que no están recibiendo su quimioterapia por qué no la están recibiendo, o que vaya al de Quillota a explicar a quienes tienen que tomarse un examen de orina con un frasco de plástico por qué ese frasco no está. Esto es algo que nosotros no hemos inventado", insiste.

"Hay imposibilidad para poder operar, tenemos que posponer procedimientos porque no hay sedantes, o exámenes porque no hay medios de contraste. Es una realidad que se está viviendo, nadie lo está inventando"

José Miguel Bernucci, Colmed
La crisis comenzó, recuerda Bernucci, en la ex Posta Central hace un par de meses. "Por el cambio en el sistema de compras, casi todo el hospital se quedó sin insumos ni medicamentos básicos", señala, "desde jeringas hasta insumos más avanzados que se usan en los pabellones".

"El ministro Mañalich argumentó que esto era un tema personal con él, que la Posta cada cierto tiempo hacía estas 'clásicas' denuncias y que estábamos en esa fecha. Sin embargo, lo que ha ido pasando es que, a medida de que ha avanzado el año y se han empezado a acabar los presupuestos, hay muchos centros hospitalarios que están cayendo en lo mismo", prosigue.

Cuando denunciaron que la situación afectaba al Van Buren, el ministro señaló que era un problema puntual. "Esto está lejos de ser un problema de gestión local", dice Bernucci, y apunta a lo que considera una "gestión económica del ministerio" que "ahorca y asfixia" a los servicios de salud.

Por eso, afirma, están perplejos ante la respuesta de la cartera. "Las declaraciones que ha hecho el ministro Mañalich nos dejan con un gran signo de interrogación, porque está desviando totalmente el foco de la conversación".

El rol de las sociedades médicas


Este jueves, mientras defendía la importancia de potenciar la "eficiencia" dentro del sistema público y destacaba el rol que juega en ese sentido la transparencia de los gastos, el ministro volvió a referirse al tema. "Hay hospitales que marcan una pauta muy positiva en el uso eficiente de sus recursos y otros que no son capaces de darnos cuenta de cómo los gastan, cuánto se pierde, cuántos se usaron, por qué tienen estas inexplicables listas de espera", comentó.

"¿Por qué ocurre tan curiosamente que pacientes que deberían haber sido atendidos en horario funcionario —vale decir, contratado con recursos públicos— son dejados de atender con explicaciones tales como 'no tenemos insumos para operar'?", se preguntó Mañalich. "Sin embargo, ese paciente es operado ese mismo día o dentro de los pocos días siguientes a través de las sociedades médicas, que significan un gasto de $250 mil millones en el Presupuesto de la nación".

"¿Por qué ocurre tan curiosamente que pacientes que deberían haber sido atendidos en horario funcionario son dejados de atender con explicaciones tales como 'no tenemos insumos para operar'? Sin embargo, ese paciente es operado ese mismo día o dentro de los pocos días siguientes a través de las sociedades médicas"

Ministro Mañalich
"A la hora que son operados por estas sociedades, ya no hay problemas de insumos, de esterilización, ni de ninguna naturaleza. Por milagro, el problema que existía en la mañana, en la tarde desapareció", deslizó el ministro. "Yo entiendo que haya servicios de salud y hospitales que en este momento están crujiendo producto de que les estamos diciendo: dinos en qué gastaste el dinero, ¿cómo es posible que te hayamos entregado miles de millones de pesos y tú no nos des cuenta de en qué se usaron?".

A lo que hizo referencia el titular del Minsal fue a la práctica que tienen los hospitales de contratar, a través de agrupaciones de especialistas que prestan servicios en la red pública, una serie de servicios médicos fuera de sus horarios hábiles o donde existe una falta de profesionales. Ya en 2018, el entonces ministro Emilio Santelices había advertido que las sociedades médicas se acabarían y no estarían contenidas en el erario nacional.

Para el médico de Colmed, los dichos del ministro son "inexplicables", primero porque "en el análisis preliminar del Presupuesto del próximo año, el ítem de compra a servicios externos aumenta por sobre todo el resto del presupuesto de salud". "El sistema de sociedades médicas lo impuso la misma autoridad, no lo impusimos ni los gremios ni los médicos", asegura ahora, y señala que son necesarios porque la capacidad del sistema público no da abasto para la demanda de pacientes.

"Él se ha mostrado dispuesto a cerrar el tema y nosotros le hemos dicho que estamos de acuerdo. El problema es que, para eso, él necesita aumentar la contratación pública", añade Bernucci. "Si quiere terminar con la sociedades médicas, nosotros estamos dispuestos; pero no estamos dispuestos a que se lleve los pacientes al mundo privado. Lo que nosotros sospechamos, y ojalá no sea así, es que al terminar las sociedades médicas sin aumentar la contratación pública, esos pacientes finalmente van a tener que operarse en las clínicas privadas".

¿Conflictos de interés?


Este jueves, Mañalich también pronunció una frase que fue particularmente resistida por el Colmed: según el secretario de Estado, "detrás de todo esto hay conflictos de intereses". "Este conflicto de interés se resuelve de una sola manera: primero están los pacientes", dijo.

"Nosotros somos un ministerio de las personas, de la salud. Nuestro partido político es el partido de los pacientes. En ese sentido yo quiero decirlo claramente: no vamos a aflojar ningún centímetro, cualquiera sea la presión que se nos haga, para favorecer a uno o a otros en esta discusión presupuestaria", añadió.

"El conflicto de interés parte con él", responde Bernucci, que trae a la conversación el hecho de que Mañalich haya sido director de la Clínica Las Condes antes de entrar al Minsal en el primer Gobierno de Sebastián Piñera, un puesto que retomó cuando salió del cargo y en el que se mantuvo hasta que la segunda administración lo llamó de vuelta a la cartera.

"El conflicto de interés parte con él (...) Sale del mundo privado al público, y del público al privado, en la misma clínica, que es la que más recursos públicos se llevó. Aquí hay un pecado original que supone un conflicto de interés"

José Miguel Bernucci
"Sale del mundo privado al público, y del público al privado, en la misma clínica, que es la que más recursos públicos se llevó. Aquí hay un pecado original que supone un conflicto de interés", señala el médico. "El doctor Mañalich, que es una persona que yo considero muy inteligente, en cuanto termine el Gobierno va a volver a su clínica y nosotros, los funcionarios, nos vamos a quedar con un sistema público acogotado y asfixiado", insiste.

La política del ministerio, acusa, está teniendo ese efecto. "Lo que nosotros creemos es que, finalmente, estas son medidas para asfixiar el sistema público que puedan lograr que la respuesta se dé en el mundo privado. Creemos que hay ese diseño, y nosotros no estamos dispuestos a prestarnos para ser parte de ese diseño", advierte.

"Él deja ver que esto sería algo político y no es así. Acá estamos todos en el partido de los pacientes: nosotros más que nadie estamos en el partido de los pacientes, porque lo vemos día a día, y lo que está haciendo con sus medidas es ahorcar y asfixiar a la salud pública de nuestro país", dice.

El Presupuesto en disputa


Además de la denuncia por falta de insumos, también enfrenta a ambos sectores el Presupuesto 2020. "Su aumento (5,7% en Salud) es el menor de los últimos cinco años, entendiendo que arrastramos una deuda en este crecimiento", dijo Izkia Siches el lunes. "Hay estudios de que históricamente el presupuesto hospitalario no alcanza a financiar entre el 60 o 70% de las prestaciones, y es un problema que este Presupuesto no va a resolver", añadió.

"Harían bien en contratar personas que supieran de economía", dijo Mañalich después respecto a las críticas, detrás de las cuales, aseguró, "no hay ningún raciocinio financiero o económico". "Lo que se está pidiendo es lo siguiente: que durante los próximos tres años, incluido el 2020, todo el aumento del Presupuesto de la nación vaya a Salud. Vale decir: que no se aumente el presupuesto en pensiones, que no se apueste en vivienda, que no se aumente en educación y que todo el presupuesto vaya solo a salud durante los próximos tres años", expuso el ministro, interpretando un comunicado del Colmed que llegó a sus manos.

"No vamos a permitir que haya hospitales que compren solamente el 35% de medicamentos a través de Cenabast, cuando hay otros que lo hacen al 85%. Eso es botar la plata a la basura. Se acabó el chipe libre"

Arturo Zúñiga, subsecretario
Su postura fue reafirmada por el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, quien señaló que "el presupuesto ha crecido en más de $500 mil millones". "Hace tres meses teníamos una deuda de $420 mil millones, y hoy es de $280 mil millones", dijo. "Los que tienen más recursos han pagado su deudas y, mejor aún, han aumentado su productividad: la cantidad de consultas médicas electivas que han realizado en este periodo, en comparación con el mismo periodo del año anterior, ha crecido un 9%".

Zúñiga también planteó otro punto: la compra de medicamentos. "No vamos a permitir que haya hospitales que compren solamente el 35% de medicamentos a través de Cenabast (Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud), cuando hay otros que lo hacen al 85%. Eso es botar la plata a la basura. Se acabó el chipe libre", aseguró. Para eso se harán valer de los compromisos de gestión que podrían repercutir en las remuneraciones de los directores de servicios y hospitales.

Bernucci busca responder al emplazamiento: "Los presupuestos de los hospitales, en general, se hacen sobre la base de presupuestos históricos, y cambiarlos cuesta mucho", explica a Emol. "Efectivamente hay hospitales donde la compra de fármacos se hace de forma anual. Por lo tanto, se piensa en cuánto necesitan para el próximo año y se pide a Cenabast anualmente para evitar hacer una compra directa que es mucho más cara. Nosotros aplaudimos esa mejora".

"El tema es que muchos hospitales —por falta de personal, o de inversión en gestión, o porque no pueden modificar sus presupuestos por la misma ley de la nación— hacen la compra como la han hecho históricamente: si el año pasado compraron un 35%, hacen copy-paste y vuelven a comprar lo mismo", señala. La disposición, asegura, no es negativa. "Nosotros vamos a ser los primeros en la fila para poder aumentar la eficiencia. Esta administración del Colmed está a favor de mantener la salud pública, por lo tanto no estamos dispuestos a ser cómplices", concluye.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores