EMOLTV

Las estrategias y alianzas de los candidatos que lograron ganar la segunda vuelta y llegar a La Moneda

Este próximo 19 de diciembre, la ciudadanía deberá acudir por sexta vez a votar en un balotaje. El despliegue territorial, los mensajes dirigidos y los respaldos son clave para que una de las dos cartas se convierta en Presidente.

25 de Noviembre de 2021 | 08:12 | Por Daniela Toro, Emol

Piñera y Bachelet se impusieron en sus respectiva segunda vuelta.

Emol
Desde 1999, Chile ha atravesado por cinco balotajes y el sexto será protagonizado por José Antonio Kast y Gabriel Boric el próximo 19 de diciembre, quienes obtuvieron un 27,91% (1.961.122 votos) y un 25,83% (1.814.809 votos) respectivamente. Esto, según la decisión del 47% de votantes del padrón.

Por eso, la campaña para la segunda vuelta ya está en marcha: los candidatos han continuado con intensidad su despliegue en terreno, reforzando sus apoyos y buscando alianzas para conseguir atraer a aquellos votos más cercanos a su sector, todo eso, en medio de la duda por el destino que tendrán los que marcaron a Franco Parisi como alternativa presidencial, dándole el tercer lugar de esta elección.

Desde Apruebo Dignidad, Boric tuvo un traspié con el Partido Comunista al descartar a Daniel Jadue -su contendor en primarias- como una opción para ocupar un cargo en caso de llegar a La Moneda. Así, las críticas por la "no transversalidad" se instalaron contra el candidato, a sólo 24 horas de las elecciones. Sin embargo, han surgido otros eventuales apoyos: hoy, la presidenta de la DC, Carmen Frei, anunció que respaldará al candidato, idea que propondrá en una Junta Nacional de la tienda, que convocará en los próximos días.

En lo discursivo, Boric ha apuntado a endurecer algunas posiciones que históricamente no se han asociado a la centroizquierda. "Vamos a ser implacables con el narcotráfico (...) vamos a perseguir a los narcotraficantes, los vamos a meter tras las rejas y vamos a ir quitándoles el espacio que han tenido en la sociedad. Respecto a la delincuencia, lo mismo". Sin embargo, enfatizó en que "profundizar las recetas de Sebastián Piñera no va a dar resultados distintos", dijo ayer Boric a Tolerancia Cero de CNN Chile.

En tanto, en otro programa televisivo detalló que "vamos a hacer todas las revisiones que sean necesarias, entiendo que hay una preocupación por las angustias del presente que tenemos que ajustar y creo que nuestros proyectos son distintos con José Antonio", dijo a Chilevisión.

Por su parte, el candidato del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast ha apostado por buscar puntos de encuentro con dirigentes de partidos políticos más ligados a su sector, mostrando un tono más dispuesto a una flexibilización de sus propuestas. "La ciudadanía va a reconocer qué modelo de sociedad quiere; un modelo que quiere el totalitarismo que nos va a llevar al fracaso y otro que quiere la libertad", sostuvo durante su primera actividad con miras al balotaje, en Calera de Tango.

Mientras la UDI ya confirmó su apoyo, Kast aseguró haber tenido "una buena conversación" con el ex candidato de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, y ha destacado que si bien no conoce a los parlamentarios del Partido de la Gente -de Parisi-, destacó que "ellos también creen que el Estado no es suficiente, que el Estado hoy no cumple con los requerimientos para las personas. Tenemos puntos en común y también vamos a tener puntos de diferencia, pero busquemos los que nos une y no lo que nos divide".

Lagos y Lavín 1999-2000


Las elecciones de 1999 fueron las primeras en las que se realizó una segunda vuelta en Chile. Ricardo Lagos y Joaquín Lavín pasaron a esa instancia tras obtener una estrecha diferencia de 0,45% votos en los primeros comicios. Luego, Lagos se impuso con un 51,31% de las preferencias.

Para enfrentar el balotaje, Lagos hizo un puerta en distintas comunas del país, se reunió con dirigentes de la CUT y de la Confederación Nacional de la Pequeña y Mediana Empresa, ya también se desplegó en el norte. Además, como se acercaba la navidad, acudió a cenar con personas de distintas hospederías, visitó hospitales y hogares de ancianos. Además, sumó a su comando a Soledad Alvear, quien después fue la canciller de su administración.

Por su parte, Joaquín Lavín se desplegó en terreno en La Serena y Coquimbo, asistió a un "Mujerazo", visitó distintas comunidades de La Araucanía y recorrió el centro de Temuco. Al igual que Lagos, se desplegó en el norte para encontrarse con trabajadores de la empresa Codelco y pobladores de Atacama. También realizó actividades en Santiago, buscó el voto de dirigentes de la Confederación de Transporte Colectivo y de los alcaldes de Renovación Nacional.

"Lagos tenía muchas más posibilidades de crecer con los votos de Tomás Hirsch, Gladys Marín y Sara Larraín. Él no tenía la necesidad de ir tanto hacia al centro, como ocurre en estos comicios. Esto, porque ambas candidaturas eran muy cercanas. Su estrategia fue finalmente: apertura, incorporación y remarcar que escuchó a la gente", comenta Miguel Ángel López, académico del Instituto de Asuntos Públicos y del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile.

Saludo protocolar de Joaquín Lavín a Ricardo Lagos, luego que éste último se convirtiera en el Presidente electo, con una ventaja sobre los 180 mil votos. Enero de 2000. Foto: El Mercurio.

Bachelet versus Piñera 2005-2006


En la primera vuelta, Michelle Bachelet obtuvo el 45,96% de los sufragios, mientras que Sebastián Piñera alcanzó el 25,41%. Más tarde, la candidata se convirtió en la primera presidenta mujer alcanzado el 53,5% de las preferencias.

La estrategia de Bachelet fue convocar a reconocidos parlamentarios de la ex Concertación para comprometerlos con su apoyo, como Soledad Alvear, Isabel Allende y Andrés Zaldívar. Realizó actividades en comunas de Santiago junto a Soledad Alvear, ex candidata oficialista que había perdido en primera vuelta, a modo de descartar conflictos internos. Remarcó las diferencias de opiniones de RN y la UDI respecto de la reforma al sistema electoral binominal y tuvo encuentros con empresarios y ejecutivos del sector privado.

Por su parte, Sebastián Piñera apostó por poner en duda el liderazgo de Bachelet y la gobernabilidad de la ahora ex Concertación. Desafió a su contrincante a debatir en regiones, se reunió con líderes de la entonces Alianza Por Chile y selló la incorporación de la UDI y de Joaquín Lavín a su nuevo comando presidencial, en una apuesta por dar señales de unidad con el gremialismo. Exhibió el apoyo que recibió por parte de los DC descontentos por el ateísmo de Bachelet y fue a buscar votos del centro.

"Bachelet necesitaba crecer cerca de un 4,1% para ganar la elección y obtener los votos de Tomás Hirsch, mientras que Piñera necesitaba atraer los votos de Lavín, juntando ambos, lograba más del 50%. Sin embargo, Lavín ya se había movido mucho hacia el centro en su candidatura anterior, sumado al desgaste de lo que había sido su permanente campaña desde el '99, lo que le costó la candidatura a Piñera", sostuvo López.

Sebastián Piñera y su esposa, Cecilia Morel llegan hasta el Hotel San Francisco, en la RM, para felicitar a Michelle Bachelet por su triunfo en segunda vuelta, el 15 de enero de 2006. Foto: El Mercurio.

Piñera versus Frei 2009-2010


En 2009 Sebastián Piñera y Eduardo Frei lograron pasar a segunda vuelta con un 44,06% y 29,6% de los votos respectivamente. Finalmente, Piñera obtuvo el sillón presidencial al obtener un 51,61% de los sufragios.

Frei se centró en captar a los votantes y a las figuras políticas que apoyaron a Marco Enríquez-Ominami y a Juntos Podemos (PC, PH, IC), coalición que respaldó a Jorge Arrate. Además, integró a su equipo al economista Luis Eduardo Escobar, mientras que Piñera incluyó a Paul Fontaine, ambos asesores claves del programa económico de ME-O.

"Piñera ya había logrado consolidar con fuerza su slogan de los tiempos de cambio, y Frei consiguió una votación muy baja, principalmente porque era un mal candidato y la campaña no fue muy buena", dice López. Además, ya con Bachelet se estaba iniciando un cambio en el votante chileno, "que querían esa sensación de cercanía y Frei era una especie de retroceso", expresó el académico.

Agregó que Piñera logró "atraer a un público que había votado por los otros candidatos pero que no estaba necesariamente ideologizado". Según las estimaciones matemáticas del propio académico, de todas las personas que votaron por Piñera en primera vuelta, "el 96,6% volvió a votar por él; por Frei volvió a votar el 92,6%; y los votantes de ME-O se fueron en un 68% a Frei y un 15,3% a Piñera; los de Arrate, se fueron en un 43,5% a Frei y el 17% a Piñera. El resto fue abstención, nulos o blancos", detalló.

En el Hotel Crown Plaza, centro de operaciones de la ex Coalición por el Cambio, Eduardo Frei se reúne con Sebastián Piñera para felicitarlo por su truinfo, en 2010. Foto: El Mercurio.

Matthei versus Bachelet 2013


En la primera elección, Michelle Bachelet captó al 46,7% del electorado, mientras que Evelyn Matthei alcanzó al 25,03% de los votos. Luego, la ex Presidenta obtuvo el 62,17% de las preferencias. En este caso, el porcentaje de votos que Bachelet debía conseguir era relativamente bajo, en tanto, Evelyn Matthei tenía que crecer mucho más.

La primera dama de ese entonces, Cecila Morel, jugó un rol clave en las actividades en terreno de Matthei y, Rodrigo Delgado (UDI), Felipe Kast (Evópoli) y Joaquín Lavín (UDI), fueron sus generalísimos de campaña. El mensaje estuvo enfocado en la "justicia social" y nuevos anuncios hacia las mujeres y la clase media. Además, privilegió las ciudades grandes de regiones para sus giras.

Michelle Bachelet integró a las líderes del movimiento estudiantil y diputadas comunistas electas, Camila Vallejo y Karol Cariola a su campaña. También, incorporó a los candidatos que triunfaron en el Congreso y a los que no lo hicieron, como Soledad Alvear. Además, profundizó en tres ejes fundamentales de su candidatura: reforma educacional, reforma tributaria y nueva Constitución.

Evelyn Mathei visita a Michelle Bachelet luego que se confirmara su victoria sobre la candidata de la ex Alianza Por Chile, en 2013. Foto: Ex comando Michelle Bachelet.

Piñera versus Guillier 2017


En la primera vuelta de las elecciones des 2017, compitieron ocho candidatos. Fue el actual Presidente Sebastián Piñera quien logró ir al balotaje con un 36,64% de los votos, junto a Alejandro Guillier, con un 22,7%. En segunda vuelta, el mandatario obtuvo el 54,57% de las preferencias.

"En ese momento la situación para Piñera era un poco más compleja, porque Beatriz Sánchez habría conseguido el tercer lugar de la votación, pero solamente podía crecer con los votos de Kast. Sin embargo, tenía una ventaja, que Guillier no era un muy buen candidato y eso le funcionó bastante bien al actual Presidente".

Por entonces, Beatriz Sánchez y la irrupción del Frente Amplio implicaban un levantamiento en contra de la política en general, "por lo tanto era complejo que ella llamara a votar por Guillier", dice López. De hecho, el 1 de diciembre de 2017, no entregaron un apoyo explícito a Guillier, pero lo emplazaron a acoger las demandas de su programa y convocaron a la gente a votar el 17 de diciembre.

Quien sí le entregó su respaldo fue Marco Enríquez-Ominami, quien pese a los enfrentamientos que tuvo con Guillier durante la campaña, hizo explícito su apoyo. "Gracias Marco, cuento contigo para que juntos sigamos transparentando las transformaciones progresistas que lleven a Chile a ser una sociedad más justa", escribió entonces Guillier en su cuenta de Twitter.

Según comenta López, la apuesta del actual Mandataro fuer aprovechar el contexto económico del momento, "bajo la promesa del crecimiento económico y se movió más hacia el centro, intentando obtener algunos de los votantes de Goic -quien obtuvo cerca de un 6% de los votos- pues tenía claro que los votantes de Kast tenía que apoyarlo".

Alejandro Guillier saluda al presidente electo de Chile Vamos, Sebastián Piñera, tras ganar en los comicios el domingo 17 de diciembre de 2017. Foto: Comando de Alejandro Guillier.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores