EmolTV

El placer de un buen masaje

Consejos para eligir y animarse a probar… no se arrepentirá.

13 de Mayo de 2011 | 13:37 | Francisca Vargas V.
El Mercurio

Placer, relajación, una pausa, un regalo son sinónimos que invocan cuando se habla de masajes y reacciones como, ¡Ah, yo quiero uno!!


La masoterapeuta Claudia Martínez (yogayalma@gmail.com - 7 587.3254) recomienda que lo más importante antes de decidirse por uno, es fijarse en la impresión que te da la persona que va a realizar el masaje. “Hay que fijarse en las sensaciones que te provoca el masajista y el lugar donde te darán el masaje, distinguir la armonía, calidez y confianza que te trasmiten para poder entregarte sin reparos a la relajación y sanación que obtienes con un masaje”.


Porque el masaje es una de las terapias más eficientes que se puede tomar. La estimulación manual de la piel favorece la circulación sanguínea y el transporte del oxigeno en la sangre y en los centros linfáticos, se produce la eliminación de desechos y toxinas del cuerpo, logrando mantener la salud del cuerpo a nivel físico. Sin embargo, también trabaja nudos emocionales que han quedado grabados en el cuerpo.


“Los masajes también ayudan a sanar penas, angustias, rabias, traumas de infancia o sensaciones de abandono por carencias de toque o apego. Vas eliminado y metabolizado esas emociones de una manera más rápida”. En otras palabras, la energía que se entrega en el masaje es aplicada para que todos los sistemas del cuerpo se liberen de lo que estorba, duele o está obsoleto.


Por eso la indicación es asistir a un buen masaje por 30 a 60 minutos, al menos una vez al mes, pero si la vida se vive con estrés, insomnio o tensión muscular, lo mínimo será una vez a la semana para descargar, calmar y sentir bienestar. “Lo importante es darse un espacio para que otro te entregue placer y abrirse a sentir ese placer”, afirma Claudia Martínez.

La elección

La primera decisión que habrá que tomar es definir qué se quiere obtener con el masaje. Las alternativas son relajación, descontracturar, alongar, desintoxicar, terapéutico o energético. Hay varias ofertas disponibles con masoterapeutas a domicilio, en centros de estéticas y spa. Acá van las definiciones de los masajes más conocidos y disponibles:

Masaje Ayúrvedico: Ayurveda es la medicina holística de la India, que sana a las personas considerando su comportamiento humano, sicológico, nutricional y físico. El masaje dependerá del biotipo que se tenga Vata, Pitta, y Kapha. Se utilizan aceites que actúan como vehículos para masajear todo el cuerpo, estimular ciertos puntos energéticos y fortalecer el cabello en el masaje de la cabeza. También es posible que se manipulen semillas como el sésamo. El masaje proporciona un equilibrio entre el cuerpo y la mente. También revitaliza y purifica el cuerpo. Afirma la autoestima, la concentración y da claridad mental.

Masaje Descontracturante: Reduce la tensión muscular aunque para ello aumenta el dolor en la zona afectada, el alivio se siente después de recibir el masaje. Frecuentemente se efectúa en la zona del cuello, columna y piernas y dependiendo de los músculos se utiliza una técnica para descontracturar.



Masaje Linfático: Elimina toxinas al estimular el sistema linfático logrando una mejor circulación sanguínea y oxigenación para que el organismo pueda realizar fácilmente el drenaje de toxinas y la eliminación de células muertas. Resultan eficaces para combatir la celulitis, varices o hematomas, retención de líquidos y moviliza depósitos de grasas. Se recomienda en tratamientos pre y post operatorios ya que fortalecen la salud. También son buenos para los rostros con acné, rosáceas y estrés.

Masaje Sueco de relajación: Creado por Henrik Ling en Suecia por el años 1830 es una técnica antigua donde se manipula el tejido suave del cuerpo y consiste en cinco movimientos básicos: amasamiento, percusión, fricción, vibración y frotación suave. Su objetivo es proveer la máxima relajación y bienestar sin causar ningún tipo de dolor. Se utilizan aceites esenciales.

Masaje Shiatsu: Es un masaje terapéutico japonés que combina la fisiología y anatomía occidentales con la filosofía fisiológica de la medicina china. Shi significa dedos y Atsu, presión. Es decir, mediante presiones en el cuerpo en canales de energía o meridianos que están en todo el cuerpo, contribuye a subir las defensas naturales del cuerpo para propiciar la autosanación y paralelamente, produce una sensación de relajo. Trabaja la elasticidad de los músculos, liberando tensiones acumuladas y mejorando posturas corporales. Revitaliza la piel y mejora el funcionamiento de mayoría de los órganos y sistemas. Se recomienda para trastornos gastrointestinales, respiratorios, urogenitales, problemas de estrés, migrañas e insomnio, entre otros.



Masaje Tailandés: Es un masaje que longa el cuerpo desde todos los ángulos similar a una clase de yoga. Además presiona líneas de energía o puntos en el cuerpo donde fluye la energía vital o Chi del cuerpo, encargada de los procesos físicos, mentales y emocionales. Se utiliza para liberar bloqueos energéticos y balancea la flexibilidad natural del cuerpo al trabar con músculos y articulaciones. Es ideal para persona que no pueden relajarse, son irritables y sufren de insomnio.


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores