Rodrigo Wainraihgt: “Soy solo un sureño cariñoso”

Dice que no es machista, pero que es su deber pagar la cuenta, y que no busca actualmente esposa, pero se quiere ir casado dentro de un tiempo para el sur. El ‘loco Wainraihgt’ asegura ser solo un hombre que sueña con formar una familia, una vez que deje la tv. “Ojalá (tenga) puros hombres, porque si tengo mujeres, las voy a pagar todas”, dice, con el peso de su cariñosa conciencia.

26 de Febrero de 2013 | 16:38 | Por Ángela Tapia. F., Emol
Albertina Martínez, El Mercurio.
“Siempre he dicho que prefiero ser un gallo loco y feliz que normal y amargado”, es una de las frases que más repite Rodrigo Wainraihgt, para explicar qué lo llevó a hacer una pausa en sus trabajos como abogado, dejar de atender personalmente sus negocios en el sur, y lanzarse a lo que, asegura, no es más que un paso por la televisión.

Nunca digas de esta agua no beberé, debe ser otra frase que debe haber aprendido este puertovarino. Conocido mediáticamente como el pololo de Pamela Díaz, solía ser un rostro que evitaba las cámaras y del que más de una vez se dijo que no le interesaba la televisión.

Pero terminada la relación a fines de 2011, se tragó todas sus palabras y se aventuró con su amigo Vasco Moulian a ser su aliado en la conducción de “Sin Dios ni late”, donde todos vieron cómo el ex de ‘la Fiera’, ese abogado serio y distante, parecía ser más bien un tipo canchero, gracioso y que podía servir para la pantalla. “Yo siempre defino lo que me pasó con la tele como la compañera de curso que antes no te gustaba nada, y que de a poco le empiezas a encontrar cosas lindas hasta que te gusta y te quedas con ella”, dice hoy el sureño, a quien se le ve mientras conversa y mueve histriónicamente sus manos, dos letras orientales tatuadas en su brazo derecho.

Pero pasar de un programa de conversación a un reality como “Pareja perfecta”, fue un gran paso y una amplia apertura hacia la exposición, que gran parte de su familia y amigos trataron de evitar con sus consejos. Sin embargo, no les pareció del todo extraño su ingreso, dada la fama de apasionado del "loco Wainraihgt”.

Sentado en el comedor de su departamento de Santiago, parece satisfecho. Dice que su entorno hoy avala su decisión de haberse dado “permiso” para esta experiencia televisiva y, a días de partir como panelista de “SQP”, para cubrir el Festival de Viña, asegura que lo está pasando más que bien.

“Voy a estar acá hasta que me deje de divertir y puede ser que la próxima semana, después del festival, agarre mis cosas y me vaya a Puerto Varas”, advierte a quien lo entrevista, sin dejar de servirle jugo en el vaso cada vez que éste se vacía, demostrando parte de la fama de caballero que tiene entre sus conquistas (de las que se han conocido: Vale Roth, Nydian Fabregat y Angie Jibaja). Hoy, según la prensa de espectáculos, Mariana Alcalde, colega del espacio de farándula de Chilevisión, sería el objetivo de sus galanteos.

Con todo, aclara: “Si no me proyecto para siempre en televisión, es porque lo que más quiero  es formar mi familia y vivir en el sur, y lo que hago ahora no es compatible con eso. Se ven expuestos tus hijos,  tu familia y se presta para todo este juego que se da con mujeres”.

-¿Andas buscando esposa para llevártela al sur?
“No. El amor llega solo, no hay que buscarlo. Yo me quiero y me tengo que ir al sur. Tengo todo allá. Pero me gustaría hacerlo con una mujer que esté dispuesta a aperrar, porque no es fácil. En Puerto Varas llueve todo el año y hace frío, pero la verdad es que es un paraíso. Ves el paisaje, los lagos, los volcanes, la vida sana, el aire limpio… Para mí es lo máximo”.

-¿Crees que tu esposa aparecerá en Santiago?
“Es que en el sur están todas casadas. Así que estoy obligado a irme con alguien. Las mujeres con las que he estado saben que mis raíces están allá y que un día tendrán que agarrar sus cosas e irse conmigo”.

-¿Y 'el loco Wainraihgt' será capaz de dejar de ser tan cariñoso con sus amigas para ese entonces?
“Pero es que todo mi cariño se lo voy a entregar a mi mujer, ¡qué mejor! Además, hay una canción que dice: ‘para hacer bien el amor hay que venir al sur’, y eso es verdad, lo he comprobado. Debe ser por el aire, no sé. Yo le recomiendo a todas las mujeres irse con el marido o su pololo a hacer exclusivamente el amor allá. Y en mi caso,  cuando tenga mi señora me va a encontrar toda la razón de por qué hay que irse a Puerto Varas. Me lo va a agradecer”.

-¿Es importante para ti ser papá?
“Sí. Si me preguntan lo que más quiero, es eso. Ya tengo 34 años y siento un instinto paternal súper desarrollado. Me imagino haciendo deporte con mi hijo, esquiando en la nieve, en el agua. Me gustaría tener muchos hijos. Ojalá puros hombres, porque si tengo mujeres, las voy a pagar todas”.

-¿Cómo les contarás tu paso por la tele?
“Métete a YouTube y busca ‘Pareja pefecta’…”.

-¡Buena, papá!
“¡Eh, campeón! Bueno hijo, tienes que superarme (ríe a carcajadas)”.

Rodrigo dice tener claro que cuando ya no sirva, la tv lo desechará. “Después nadie se va a acordar de mí”, afirma, confiado de que por esos motivos, no le será difícil retomar su vida, una vez de vuelta a sus tierras. “Por ahora me planifico hasta marzo, después no sé qué voy a hacer”.

-¿No aspiras a tener un programa?
“No, para nada. No serviría para animar algo. Como panelista o complemento de un animador, está bien. Hoy estoy viendo la opción de hacer un docureality de viaje con Pedro Rivadeneira. Eso me tiene motivado. La idea es que él es el aventurero y yo el loco, y vamos a conocer la noche de las ciudades que vayamos visitando. El sería el gallo cuadrado, que está pololeando y se porta bien. Y yo, todo lo contrario. El soltero, desordenado…”.

-Y el que se porta mal. ¿Lo tuyo es ser fresco o solo disfrutar de tu soltería?
“No, soy solo un sureño cariñoso. Ese es mi concepto”.

-¿Y cómo es el sureño cariñoso?
“Es el que atiende bien. Te invita a comer, paga la cuenta, te lleva a algún viaje, te hace un regalito, te lleva al cine y te abraza. El fresco es el que anda por varios lados, pero yo no soy así, soy de una sola línea. O sea, termino con una y empiezo con otra, pero nunca ando con varias mujeres a la vez”.

-¿Tu concepto de ‘sureño cariñoso’ es también machista?
“No, soy cero machista. Me gusta invitar, pero si ella me invita, yo feliz. Aunque creo que hay ciertas cosas que el hombre siempre tiene que seguir haciendo, como por ejemplo, pagar la cuenta.
“Como sureño, amo los asados, las cervezas con los amigos, el campo, el contacto con el mar, el lago… Eso me suelta y me llaman al sur. Por eso lo extraño mucho. En febrero siempre me iba para allá todo el mes. Iba a trabajar en mis cosas y después me iba a andar a caballo. Extraño el olor del mar, del humo de la leña, trotar al lado del lago, mi familia, mis amigos”.

-¿Y qué haces con la nostalgia?
“Trabajo, voy al cine, llamo a una amiga (ríe)”.

-¿Cuál es tu vicio privado?
“Para mí, es un vicio y un hobby jugar póker, con mi vaso de champaña y mi puro. Me gusta el juego, la sensación de que puedes ganar o perder; fumarme mi puro tranquilo con mi trago, y que nadie me moleste.
"Una vez gané 4 millones, y le regalé la mitad a Vasco de paleteado que soy (dice, acercándose a la grabadora, para que quede claro). Teníamos un convenio de que si después él ganaba, me iba a dar un 50%, trato que obviamente, no ha respetado”.

-¿Qué hicieron con el dinero esa vez?
“Dicen que esa plata no se puede invertir y yo soy súper supersticioso. Si veo un gato negro, me persigno, así que esa plata me la tuve que gastar en mujeres (ríe). No, es una broma. La usamos en viajar, en hoteles. Me compré unos perros policiales que tuve que dejar en otra casa que era más grande… (la de Pamela Díaz)”.

-¿Sientes que ya dejaste de ser conocido solo como “el ex de”?
“Es que soy alguien muy simple, así que nunca fue tema, ni antes ni ahora. Lo que sí puedo decir es que, dentro de todas las cosas frías que puede tener un reality, ese programa me sirvió para cerrar esa relación. Le tengo mucho cariño y respeto a la Pamela, pero ya hay que ir cerrando etapas”.

-¿Qué significa tu tatuaje?
“Pasión y perseverancia, en japonés. En la vida uno tiene que criar personas con pasión. Y la perseverancia es importante en todo lo que se hace. Dicen que el éxito se logra fracaso tras fracaso, sin perder el entusiasmo”.

-¿Y hacia dónde va tu entusiasmo?
“A ser feliz. Yo lo soy siendo apasionado. Y el día que deje de serlo, se me va a apagar la llama y dejaré de ser Rodrigo Wainraihgt Galilea”.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores